Niño de 5 años mordió una batería y ahora tiene parálisis cerebral

Su mamá pensó que su hijo jugaba con juguetes, sin ver lo que realmente estaba pasando

Un niño de 5 años de Torreón, Coahuila, en México, llamado Iker Fuentes, un accidente casero le ha cambiado por completo la vida.

Resulta ser que, según el Diario de Chihuahua, el pequeño estaba en su casa jugando cuando de repente, su madre se dio cuenta que el niño estaba mordiendo una pila de uno de los juguetes.

De inmediato lo llevó a un hospital y aunque Iker llegó a este por su propio pie y sin ningún síntoma, conforme pasaron los minutos y mientras los médicos lo tenían bajo observación, su cuadro empeoró. El pequeño se quedó internado pues se había intoxicado con los metales que trae la pila y esta avanzó a tal grado que en unos cuantos días, dejó de caminar.

El niño tuvo que ser intervenido quirúrgicamente de emergencia, pero la cirugía al ser de alto riesgo le dejó secuelas irreversibles al sufrir hidrocefalia, derivando así en una parálisis cerebral que le impide el movimiento de todo su cuerpo.

El pequeño salió hace un mes del hospital pero su condición no ha mejorado. Sus padres han lanzado una campaña en Facebook para recaudar fondos para poder costear su tratamiento médico.