1,000 años de trabajo para ganar lo que el presidente de la empresa en uno

Las desigualdades en salarios afectan a empresas de todos los sectores, entre ellas las de tecnología
1,000 años de trabajo para ganar lo que el presidente de la empresa en uno
La brecha se empezó a abrir a finales de los setenta./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Tesla, Gap, Universal, Sckechers, McDonalds y Foot Locker son algunas de las 50 empresas estadounidenses en las que el empleado medio tendría que trabajar 1,000 años, todo un milenio, para ganar lo mismo que el CEO que la dirige en 2018.

Es una relación que está a años luz de lo que propuso Peter Drucker, uno de los más reconocidos teóricos de gestión de empresa y que proponía una brecha que no fuera de más de 20 o 25 veces el salario del trabajador para no perjudicar la dinámica interna de una corporación.

Según el estudio anual de Institute for Policy Studies, IPS, la mediana del pago en 2018 de quienes están en la cúpula de estas empresas es de $15.9 millones anuales cuando la mediana de lo que cobra el trabajador (el resultado que queda en la mitad cuando se computa los que más y menos ganan) es de $10,027.

Desde hace dos años las corporaciones que cotizan en los mercados han tenido la obligación legal de revelar la diferencia entre lo que gana el CEO y la mediana de los trabajadores y en este caso es revelador que no solo se trata de empresas cuya actividad principal sea el comercio al por menor, con salarios mínimos, sino también empresas manufactureras y de tecnología que tienen a una buena parte de sus trabajadores en países de bajos ingresos en Asia y América Latina.

El caso más claro es el de Align Technology una empresa que produce frenillos para los dientes en México. El CEO ganó el año pasado 3,168 veces lo que el trabajador medio, lo que llevó a esta empresa (que tiene la marca Invisalign) a los primeros puestos en el ranking de quienes tienen la mayor diferencia de salarios en el S&P 500.

En la cabeza de este ranking está Tesla a mucha diferencia del resto. Su CEO, Elon Musk, ganó 40,668 veces lo que la mediana de sus empleados que cobran unos $56,163 anuales.

El informe asume que Musk, que es una anomalía estadística, recibirá opciones sobre acciones valoradas en miles de millones si en 10 años a partir de 2018 Tesla llega a ciertas metas.

De acuerdo con el mismo informe, entre las firmas del S&P 500, el 80% pagaron al primer ejecutivo de la empresa más de 100 veces que al trabajador que gana la mediana de los salarios. Es más, 10% de estas empresas, 49 en total, abonan salarios que dejan por debajo del umbral de la pobreza en EEUU a familias de cuatro personas cuando el salario mediano de los CEOs se eleva a $12.3 millones anuales. Entre ellas Aptiv, Mattel (empresa que fabrica Barbie), Dollar Tree, McDonalds, Gap, Chipotle, Nike y Home Depot.

Estas cifras llegan en un momento en el que las desigualdades sociales llegan a serios extremos desde que empezaron a ser notables a mediados y finales de los años setenta. El informe recoge que estas diferencias salariales son el principal motor de estas desigualdades, rebajan la moral de los trabajadores y reducen la productividad además de animar a los CEO a tomar riesgos excesivos para hacerse acreedores de bonus.

El IPS también apunta a que la brecha de compensaciones pone en peligro la democracia y la economía en su conjunto, dado el poder que tienen los más acaudalados para donar dinero a candidatos de su gusto.

En esta organización se sugiere una fiscalidad que penalice la brecha extrema animará a las mayores corporaciones a rebajarla.”En 2018 hasta 323 firmas del S&P 500 tenían CEOs que tenían una paga de por encima de 100 veces lo que cobraban los empleados. Si hubieran tenido que pagar una penalidad fiscal el Gobierno federal habría recaudado unos $17,200 millones adicionales”.