¿Sufres de mal olor en las axilas?

La Dra. Alicia Barba explica las razones y comparte algunas soluciones
¿Sufres de mal olor en las axilas?
Foto: Shutterstock

El ingrediente número uno del mal olor de las axilas es el sudor, así de simple.

El sudor corporal es una reacción normal de las glándulas sudoríparas, pero cuando éste se junta con algunas bacterias produce esos aromas no deseados que tanto nos incomodan.

“El mal olor es genético, lo tienes o no lo tienes”, asegura la Dra. Alicia Barba, dermatóloga certificada, quien es además vocera de Dove.

“Cuando las personas llegan a mi consultorio chequeo las razones del mal olor, ya que hay condiciones más serias, como la bromhidrosis”, explica la dermatóloga certificada./Cortesía

Existen dos tipos de glándulas sudoríparas, relacionadas con la secreción del sudor en nuestro cuerpo:

Las glándulas ecrinas, que se encuentran por toda la piel y se encargan de dejar salir el sudor que se compone de agua y sales. Además, tienen la tarea de facilitar la evaporación del sudor para regular la temperatura  del cuerpo.

Mientras que las glándulas apocrinas están ubicadas en partes específicas del cuerpo, como los pezones, la ingle y las axilas. Ellas aparecen entre los 8 y 14 años de edad, y producen un sudor más grasiento, que no se evapora.

“Ese sudor crea un ambiente donde llegan las bacterias que luego producen el mal olor”, explica la especialista.

Los estudios han demostrado que las personas que padecen de mal olor corporal y no lo pueden controlar, son aquellas que tienen un mayor número de glándulas apocrinas.

Pero además del factor genético, hay otros que pueden ayudar al problema, tales como una mala higiene personal, la obesidad, algunas enfermedades, el consumo excesivo de ciertos alimentos, como la cebolla, o el ajo, entre otras.

“Cuando las personas llegan a mi consultorio chequeo las razones del mal olor, ya que hay condiciones más serias, como la bromhidrosis, que es un problema que va más allá de la sudoración”, explica la Dra. Barba. “Pero en general, es muy importante utilizar un antitranspirante, preferiblemente con sales de aluminio, que ayudan a bloquear temporalmente el poro que está produciendo el sudor de la axila”.

La especialista recomienda cuidar la piel de esa zona, con productos como la línea Dove Advanced Care, que además de desodorantes y antitranspirantes, ofrece las toallas desodorantes (deodorants wipes), que son una buena herramienta para quienes batallan contra el mal olor en esa zona.

Barba recomienda los productos de la línea Advanced Care de Dove./Cortesía

“Las puedes usar durante el día, para refrescar las axilas y eliminar el sudor, y luego reaplicas el desodorante”, indica.

Barba además recomienda utilizar un jabón antibacteriano, para eliminar la colonización de las bacterias.

“El Hibiclens, usado por los doctores para las cirugías, es una buena opción para lavar axilas, siempre cuidando las mucosas y la piel del rostro, porque puede quemar”, dice.

Luego al salir de la ducha, hay que secarse bien la zona y colocar inmediatamente el antitranspirante con sales de aluminio. Si se tiene la piel sensible, la doctora recomienda rasurarse en la noche, dejar que la piel se reponga, y colocarse el desodorante luego del baño en la mañana.

Mantener las axilas libre de vellos, usar ropa de algodón y telas que permitan una mejor transpiración y evitar el consumo en exceso de ciertas especies también es recomendable.

“Y finalmente, si la persona está sufriendo y ve afectada su calidad de vida por el mal olor de las axilas, debe ir al dermatólogo ya que hay tratamientos médicos permanentes o semipermatentes disponibles”, concluye la Dra. Barba.