Se une en oración la congresista Rashida Tlaib a musulmanes, cristianos y budistas en Tijuana

La demócrata elogió que se unieran diferentes grupos religiosos para orar por un cambio en el sistema migratorio

Se une en oración la congresista Rashida Tlaib a musulmanes, cristianos y budistas en Tijuana
Feligreses de diferentes denominaciones se unen en oración en la frontera. (Manuel Ocaño)
Foto: Impremedia

La congresista Rashida Tlaib se unió este domingo con un mensaje desde Michigan a musulmanes, cristianos, budistas y brahmanes reunidos en una “oración sin fronteras” entre Tijuana y California.

La legisladora dijo en mensaje de audio “a quienes enfrentan la retórica y la separación de familias, no solo en la frontera (con México) sino en todo el país, que la oración puede hacer cambios”.

La demócrata elogió que por primera vez se reunieron en la frontera “iglesias, mezquitas, sinagogas y de todos los centros de oración, para orar por un cambio en el sistema legal de migración” de Estados Unidos.

La jornada sin precedentes incluyó a docenas de cristianos que cada domingo celebran la “iglesia fronteriza”, y esta vez llegaron unos doce musulmanes del lado de San Diego y por lo menos 50 del lado de Tijuana.

Pastor Guillermo Navarrete.

Llegaron representantes de la Asociación Brahama Kumaris de Tijuana y por lo menos una guía budista, Tarina Yasmoothr,  quien luego de graduarse en leyes en San Francisco decidió venir a vivir a Tijuana.

El imam –encargado de liderar la oración- Zaid Shakir, de Los Ángeles, encabezó la oración por parte de la comunidad musulmana.

Shakir, inmigrante sirio ahora estadunidense, dijo que la comunidad musulmana en la frontera tiene especial interés en abrir un refugio para migrantes, y, mientras lo consigue, apoya los refugios establecidos.

El religioso explicó que “queremos un refugio que ayuda a todas las personas, no solamente a musulmanes, porque todos somos parte de la humanidad”.

De acuerdo con el imám, la comunidad musulmana crece constantemente en la frontera. “Hace unos 15 años vine a Tijuana y me parece que había cinco o seis musulmanes, hoy hay más de 300, quizás 400, y con los inmigrantes aumenta cada vez más”.

El Imán del Centro Musulmán en San Diego, Taha Hassane, dijo que grupos de feligreses han cruzado la frontera para traer ayuda a La Pequeña Haití, el albergue que se fundara en la periferia de Tijuana con la llegada de miles de haitianos en el 2016.

Entre los feligreses había una gran presencia musulmana. (Manuel Ocaño)

“En Tijuana tenemos algunos refugiados musulmanes, pero son una minoría; queremos por lo tanto ayudar a todos los migrantes en los refugios de Tijuana”, dijo Hassane.

En su oración, Hassane enfatizó que la frontera no debería ser “una frontera de violencia y problemas, sino de oración y unidad, pues todos somos seres humanos, independientemente de nuestras religiones y culturas”.

En el Parque de la Amistad, donde se celebra la misa cada domingo, el reverendo John Fanestil pidió desde el lado estadunidense a feligreses de todas las creencias reunidos en ambos lados, acercarse al muro fronterizo y que cada persona orara simultáneamente, según sus creencias pro la unidad sin fronteras.

La joven budista Tarina Yasmoothr exhortó por su parte a los presentes a guiarse con “moral, paciencia, verdad y compasión” para cualquier cambio social que ayuda a la comunidad inmigrante en la frontera.

El imán Taha Hassane,

Faustina Ahuatzi, quien sigue la región Brahama pidió que todos los presentes experimentaran “un momento de paz, de dicha, de tranquilidad, de fortaleza”, independientemente de sus creencias religiosas.

El pastor Guillermo Navarrete, quien dirige desde hace una década la Iglesia Fronteriza desde el lado de Tijuana –con Fanestil al lado estadunidense–, declaró que esta ya es otra versión de la iglesia de los fronterizos, una más afín con la naturaleza inmigrante de Tijuana y San Diego.