Cómo hacer salsa mole casera

Al preparar el mole se debe buscar el equilibrio, entre lo picante, dulce y espaciado
Cómo hacer salsa mole casera
Foto: Alan / Flickr

El mole es considerado el platillo mexicano por excelencia. Una salsa de origen prehispánico, su nombre en náhuatlmulli”, salsa o guiso.

En México se preparan una diversidad de moles, con colores, sabores y texturas diferentes. Algunos de ellos son el mole de boda, el mole de Xico, siendo el mole poblano el más conocido.

En esta ocasión te enseñamos a preparar un mole tradicional. Al mezclar el chile, con el chocolate, cacahuate y la canela, obtendrás una preparación dulce y especiada.

Con el mole se bañan piezas de pollo o pavo, acompañado con arroz blanco o a la mexicana. Con la salsa también puedes preparar unas deliciosas enmoladas con tortillas de maíz rellenas de carne.

Crédito: Jeff Kramer/Flickr

INGREDIENTES

  • 9 chiles secos
  • 5 tazas de caldo de pollo
  • 80 gramos de chocolate mexicano
  • ¼ de taza: cacahuetes sin sal, almendras sin sal y pasas, respectivamente
  • ¼ de taza de manteca
  • 8 granos de pimienta negra
  • 1 ramita de canela
  • 1 cucharadita de comino en grano
  • 1 cucharadita de pimienta roja
  • 1 cucharadita de hinojo
  • 2 cucharaditas de semillas de sésamo (ajonjolí)
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cebolla mediana
  • 3 tomates
  • 4 cucharaditas de sal

PREPARACIÓN

  1. Coloca un sartén al fuego y agrega la manteca, espera que se derrita y agrega los cacahuetes, las almendras y las pasas. Saltea por un minuto y apaga el fuego.
  2. En una licuadora o procesador de alimentos pon los frutos secos que acabas de saltear, junto con 1 taza de caldo de pollo. Reserva esta mezcla.
  3. En otro sartén al fuego y coloca la rama de canela, el comino en grano, el hinojo, la pimienta roja y las semillas de sésamo. Déjalo tostar hasta que estas suelten su aroma, 5 minutos aproximadamente.
  4. Poner la canela y los demás ingredientes recién tostados a la licuadora para procesarlas hasta que se vuelvan un polvo fino y resérvalo.
  5. Precalienta el horno a 170 ºC. Lava los chiles y colócalos en la bandeja del horno sin agregar aceite y mételos al horno por 10 minutos. Una vez listos ponlos en un bol y agrega dos tazas de agua caliente para que se pongan blandos y realcen su sabor, déjalos por 30 minutos.
  6. Haz un corte transversal sobre el chile y elimina las semillas, vuélvelos a colocar en el bol con el agua. Cuando hayas hecho esto con todos los chiles ponlos en la licuadora junto con el agua y tritúralos hasta que sea una pasta. Esto también deberás reservarlo para luego unir todos los ingredientes.
  7. Como el horno ya está caliente solo necesitas lavar y cortar el tomate en trozos grandes, igual con la cebolla. Pela el ajo y colócalo en la bandeja junto con las otras verduras. Hornea por 15 minutos o hasta que estén blandas.
  8. Llévalas a la licuadora y procesa junto con otra taza de caldo de pollo y pon la mezcla resultante en una olla grande a fuego medio – bajo y agrega las últimas tres tazas de caldo.
  9. Coloca el resto de las mezclas que habías reservado en la misma olla, que son los frutos secos, el chile y la especias y sigue cocinando. Por último agrega la sal y el chocolate.
  10. La salsa mole deberás cocinarla a fuego lento por 2 horas removiendo frecuentemente y ve rectificando la sal.

La consistencia óptima del mole es cuando cubre por completo el dorso de una cuchara, y al pasar un dedo por encima de ella quede un surco sin que la salsa se corra.

Consejo: Al recalentar, espere a que esté totalmente caliente y, si estuviera muy espeso, añada más caldo.

Fuentes:

Larousse Cocina

Un Cómo