El poder sanador del caldo de huesos: Remedio perfecto para el dolor en articulaciones

El caldo de huesos es un alimento que destaca por su altísimo contenido en colágeno, es por ello un eficaz remedio casero para la salud de las articulaciones. Debido a su poder antiinflamatorio también se le atribuyen beneficios para combatir problemas digestivos y respiratorios

El caldo de huesos es uno de los alimentos naturales con mayor poder antiinflamatorio y es una fuente importante de aminoácidos.
El caldo de huesos es uno de los alimentos naturales con mayor poder antiinflamatorio y es una fuente importante de aminoácidos.
Foto: Shutterstock

A pesar de que el caldo de huesos nos evoca a épocas medievales, actualmente es uno de los mejores remedios naturales más tendencia al que se le atribuyen grandes beneficios curativos, principalmente por su riqueza en minerales y su gran poder antiinflamatorio. 

Independientemente del tipo de dieta que siga cualquier persona, el caldo de huesos es uno de los mejores aliados para tratar ciertas condiciones de salud y es un alimento que fortalece el sistema inmunológico y aumenta las defensas del organismo. 

Como antes mencionamos una de las más grandes bondades del caldo de huesos se debe a su alto contenido en minerales como el calcio, magnesio, fósforo, silicio, azufre y oligoelementos. El caldo contiene compuestos importantes como sulfatos de condroitina y glucosamina, los cuales provienen del cartílago y los tendones. Actualmente ambos son utilizados como ingrediente base de suplementos para artritis y dolor en articulaciones.

Conoce todo lo que una taza de caldo de hueso al día puede hacer por ti. ¡Sus beneficios son asombrosos! 

1. El mejor amigo de las articulaciones

El caldo de huesos es denso en nutrientes y su principal bondad radica en su alto contenido en colágeno, es la proteína principal que se usa para desarrollar los tejidos conectivos y los cartílagos; su presencia en el organismo es indispensable para llevar una vida sana y un buen proceso de envejecimiento. Es normal que los tejidos conectivos sufran daños sobretodo con el ejercicio, es por ello que necesitan de un proceso de recuperación, al igual que los músculos; el caldo de huesos acelera e impulsa esta sanación.

Dolor de articulaciones
Dolor en articulaciones. /Foto: Pixabay

2. Contra el envejecimiento

El consumo de caldo de huesos es una maravilla para la apariencia de la piel, esto se debe a que el envejecimiento se da como resultado de la disminución de los niveles de colágeno lo que se deriva en una piel sin elasticidad y plenitud. Una taza de caldo de huesos al día, le devolverá brillo y vida a tu piel.

Piel radiante./Foto: Shutterstock

3. Buen remedio para problemas digestivos

Probablemente no lo sabías pero el colágeno es una proteína clave pata mantener el funcionamiento del sistema digestivo saludable. Su presencia es indispensable para mantener la salud de los intestinos y la elasticidad en el estómago. Actúa positivamente facilitando la digestión ya que atrae jugos gástricos al estómago, al ser rico en colágeno y gelatina es un buen aliado para tratar las úlceras. Esta recomedado para tratar padecimientos como gastritis, colitis, enfermedad de Crohn y diarrea, incluidas las infantiles, entre otros. También se dice que tiene beneficios probióticos.

dolor de estómago
Dolor de estómago. /Foto: Shutterstock

4. Gran fuente de aminoácidos

Esto se debe a su gran contenido en aminoácidos esenciales como la arginina, glicina y prolina. Agentes que contribuyen en el proceso de desintoxicación del organismo y en concreto la arginina es utilizada por el cuerpo para la síntesis de la hemoglobina, sales biliares entre otros. También es un buen aliado para combatir el estrés e insomnio. 

insomnio
Insomnio. /Foto: Shutterstock

Entre otros de sus extraordinarios beneficios se le atribuyen cualidades para combatir todo tipo de gripes, infecciones respiratorias y tos, enfermedades que deriven de procesos inflamatorios y condiciones en la piel como los eczemas, irritaciones y sobretodo la celulitis.