Sobrevivientes de asalto sexual entrenarán a conserjes en la prevención contra la violencia

Celebran una nueva ley en California que entrará en vigor en el 2021
Sobrevivientes de asalto sexual entrenarán a conserjes en la prevención contra la violencia
(De izq. a der.) Las conserjes Verónica Lagunas, Anabella Aguirre y Carmen Sánchez hablaron sobre el acoso./foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Anabella Aguirre, una conserje que fue víctima de violación y acoso sexual en el lugar de trabajo hace ocho años, se convertirá en entrenadora para educar a sus compañeras conserjes en la prevención de este tipo de abusos bajo una nueva ley estatal en California.

La AB 547 (Acta de Empoderamiento de las Conserjes Sobrevivientes) de la asambleísta de San Diego, Lorena González obliga a los contratistas de las conserjes de California a proporcionar educación de compañera a compañera sobre acoso y asalto sexual en el trabajo. Se espera que llegue a ser un modelo para otros industrias en la prevención de la violencia contra los trabajadores más vulnerables.

“Esta ley es excelente porque nos va a dar el derecho de dar entrenamiento en el lugar de trabajo. Algo que yo no recibí cuando fui abusada por un supervisor”, dice Anabella, una inmigrante de Guatemala que lleva 19 años de trabajar como conserje en Los Ángeles.

Anabella Aguirre, sobreviviente de violencia sexual. (Aurelia Ventura/La Opinión)

“Muchas veces no denunciamos porque no hablamos bien inglés, por nuestro estatus migratorio o porque necesitamos el trabajo”, comenta.

Anabella luchó porque la ley AB 547 fuera aprobada en Sacramento participando en marchas y huelgas de hambre. “Ya no queremos que nadie se quede callada como yo lo hice sino que hablen y rompan el silencio“, enfatiza.

Bajo la nueva ley que entrará en vigor en el 2021, ella será una de las entrenadoras que hablarán a mujeres y hombres conserjes sobre la importancia de que denuncien, no se callen y no tengan miedo.

“No importa el idioma y el estatus, deben saber que hay leyes que las protegen para que trabajen en lugares limpios y seguros de abuso y asalto sexual”, dice Anabella emocionada.

“Hay miles de Anabellas que tienen miedo a denunciar, pero ya no más”, remarca.

La asambleísta Lorena Gonzalez celebró con las conserjes la aprobación de una ley de su autoría que les da armas para pelear contra el asalto sexual en el lugar de trabajo. (Aurelia Ventura/La Opinión)

La nueva ley es considerada un triunfo histórico en el país y para las mujeres de color que constituyen la principal fuerza de trabajo en la limpieza de edificios y oficinas.

“Esta ley es para que las conserjes puedan pelear contra el abuso sexual, y enseñarnos unas a otras”, dice la asambleísta Gonzalez.

En su mayoría, las conserjes son indocumentadas. Por eso es importante que los entrenadores sea gente como ellos para que sepan sus protecciones contra el acoso sexual en el trabajo”, afirma.

Por lo general, las y los conserjes laboran turnos de noche y en aislamiento, lo que las pone en un estado vulnerable ante los depredadores sexuales.

El modelo de entrenamiento de colega a colega establecido por la ley, es considerado el método más efectivo para romper el temor a las represalias, la culpa de la víctima, las barreras culturales y jerárquicas que ponen a las conserjes en riesgo y les impiden reportar los abusos en el trabajo.

Veronica Lagunas celebra que las conserjes como ella vayan a tener más protecciones contra el abuso sexual en sus centros de trabajo. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Verónica Lagunas quien desde hace 15 años trabaja como conserje, dice que hace como cinco años vivió una situación de acoso.

“En unas oficinas que me tocaba limpiar, había un señor muy amable, pero después empecé a notar que se escondía para tomarme fotos. Me sentí incómoda, pero no le di mucha importancia”, recuerda.

Sin embargo, cuando en una ocasión el hombre le dejó en el recogedor de basura, una hoja con su foto rodeada de billetes escaneados, se asustó.

“Le comenté a mi supervisora y me dijo que no podía hacer nada porque era una cuenta muy grande. Yo traté de llegar a diferentes horas a limpiar, pero el hombre siempre estaba ahí”, comenta.

Cuando Verónica no aguantó el acoso, volvió a quejarse con su supervisora, y ésta lo único que hizo fue cambiarla de piso. “Ya no volví a encontrarme con mi acosador, pero yo sentí como si fuera mi culpa lo que había pasado”, sostiene.

Verónica dice que mucha gente no sabe que tomar fotos sin consentimiento es acecho y acoso.

“Este entrenamiento va a decirle a los conserjes lo que es ilegal en el lugar de trabajo.También es responsabilidad del empleador prevenir el acoso y abuso sexual, y establecer políticas de prevención”, señala.

Bajo la nueva legislación, promotoras acreditadas enseñarán a sus compañeras consejeres sus derechos legales.

La conserje Carmen Sánchez dice que muchas mujeres tienen miedo de hacer público que han sido acosadas y violentadas sexualmente en el lugar de trabajo. (Aurelia Ventura/La Opinión)

Carmen Sánchez, una conserje de origen salvadoreño que hace como dos años sufrió acoso, comenta que estos abusos pueden ser perpetrados hasta por sus compañeros de trabajo no solo por quienes tienen poder sobre ellas como supervisores o inquilinos de los edificios. “Es un problema grave, pero estamos felices porque esta ley nos da armas suficientes para protegernos”, expone.

Actualmente el Centro Ya Basta en la única entidad establecida y calificada para proveer educación de colega a colega bajo la ley AB 547.

Yamileex Rustrian, organizadora del Centro Ya Basta, dice que el entrenamiento tiene que ser en persona y al menos de dos horas. “Serán las mismas conserjes que han pasado por el acoso quienes darán el entrenamiento”, completa.