Wells Fargo financia el mayor fondo de préstamos para empresarios latinos

El objetivo es que más empresarios latinos crezcan y puedan superar la barrera del millón en ingresos
Wells Fargo financia el mayor fondo de préstamos para empresarios latinos
Una de las oficinas del banco Wells Fargo en la ciudad de Garden Grove, en California.
Foto: La Opinión - Archivo

Los latinos son emprendedores y las cifras lo avalan. Lo que también certifican las cifras es que no emprenden con muchos recursos. Una fundación de Wells Fargo y la organización NACALB quieren cambiar eso.

Según la Latino Entrepreneurship Initiative de Stanford Graduate School of Business son el 17% de  la población y el 24% de los nuevos empresarios.  Ahora bien, una vez que se ponen al frente de un negocio les cuesta hacerlo crecer ya que solo el 5% de las empresas con empleados remunerados consiguen ingresos anuales de más de un millón de dólares.

El principal escollo con el que se topan es la falta de financiación que permita el salto a una mayor capacidad de producción y ventas. Para eliminar este escollo que resta potencial a la comunidad latina, y a la economía en su conjunto, la Fundación Wells Fargo ha concedido una subvención de $10 millones a la organización sin ánimo de lucro NALCAB (National Association for Latino Community Asset Builders) para respaldar préstamos que permitan el crecimiento de empresas minoritarias en el país.

NALCAB, que está registrado como Institución Financiera de Desarrollo Comunitario (CDFI) compartirá este fondo llamado Acceso con otras CDFI socias en su red para llevar el potencial de esta subvención a 10 estados del país.

Noel Poyo, director ejecutivo de NALCAB, explicaba a este periódico que esos $10 millones se pueden apalancar de tal manera que se pueda multiplicar el dinero y tener entre $27 y $30 millones en préstamos en los próximos tres años.

“Vamos a empezar a hacer préstamos y demostrar lo que podemos hacer, una vez que tengamos un récord, quizá en seis meses, podemos empezar a captar dinero de más inversores para hacer crecer el fondo”, explica Poyo. Para este ejecutivo, el tamaño del fondo de inicio con la subvención de Wells Fargo permite tener un historial que ofrezca garantías y confianza a los inversionistas.

Ese dinero es parte del programa de este banco llamado Diverse Community Capital (DCC) y es una iniciativa de cinco años para ayudar al crecimiento de las empresas en segmentos diversos. Esta es, de momento, la mayor subvención del programa desde que se fundó en 2015 hasta la fecha.

“Hemos visto que muchos empresarios tienen dificultades para conseguir capital y que muchos de ellos tienen que cumplir condiciones casi predatorias con tasas de interés muy elevada”, explicaba Poyo. El fondo de préstamos Acceso proporcionará préstamos para pequeñas empresas que variarán entre $50,000 y $500,000.

Poyo quiere dejar claro que este dinero no se va a destinar no se trata de microcréditos de altos intereses y que la expectativa es que se aporte colateral. La expectativa es que con el dinero que se pueda prestar a unas 186 empresas y que se puedan crear con el rendimiento de ese capital más de 500 empleos para como dice Connie Smith, directora de DCC de Wells Fargo, “se eleven los ingresos por ventas o prestaciones de servicios por encima del millón de dólares.

El fondo, por un lado otorgará préstamos directamente a pequeñas empresas que hayan sido recomendadas por los miembros de la re de NACALB, que son proveedores de servicios de desarrollo para pequeñas empresas, con un monto promedio de préstamo de $160,000. Se estima que más del 60% de los prestatarios sean empresas con menos del millón de dólares de ingresos anuales.

Por otro lado este fondo adquirirá cartera de préstamos para pequeñas empresas que don del tamaño y tipo similares a los de los prestamistas de la red, facilitando así que se concedan estos préstamos.

Aunque el objetivo principal es conceder capital a las empresas latinas otras empresas minoritarias se beneficiarán de este fondo.

La red de NACALB, que es en sí mismo un CDFI, es de 45 organizaciones, diez de ellas además de LiftFund de Texas participarán como accionista de este fondo para llevar el dinero a California, Maryland, Filadelfia, Arizona, Nuevo México, Washington, Colorado, áreas de Chicago, Kansas y Missouri.