YouTuber adicta al sexo a cambio de dinero se pasa al celibato

La joven lamenta que nuestra sociedad esté tan obsesionada con el sexo
YouTuber adicta al sexo a cambio de dinero se pasa al celibato
Imagen ilustrativa.
Foto: Shutterstock

Una YouTuber transgénero, se declaró adicta al sexo y confesó que lo llegó a practicar hasta 10 veces al día. Lo hacía para crear contenido para su canal en internet, pero después de ser agredida decidió cambiar de vida por completo.

Jolene Dawson, de 24 años, se cambió de sexo cuando tenía 19 años. El año pasado decidió comenzar a hacer videos de YouTube para compartir historias sobre sus “relaciones como mujer transgénero”.

Al principio, los videos de esta YouTuber eran principalmente algo de lo que ella y sus amigas se reían, pero en poco tiempo las publicaciones de Jolene comenzaron a obtener miles de visitas. Su canal ganó 2.000 suscriptores y, como resultado, la vlogger se sintió presionada para crear más contenido y así mantener entretenidos a sus espectadores.

La joven, originaria de Australia, “comenzó a buscar nuevas historias sexuales interesantes” y, a su vez, comenzó a tener relaciones sexuales con más frecuencia. Sus encuentros sexuales iban en aumento, hasta llegar a practicar sexo una gran cantidad de vece al día, pero estos encuentros ya no eran únicamente para su canal de YouTube.

https://www.youtube.com/channel/UCZH7koyPsfhGxit0_WfhoAg

Su adicción afectó su trabajo .

“Ya no iba trabajar para poder tener sexo. Tenía sexo con al menos cuatro hombres por noche”, le contó a Unilad.

La preocupante tendencia continuó durante cuatro meses, tiempo durante el cual perdió su trabajo. Fue en ese momento que supo que “tenía un problema”.

Una noche, la YouTuber salió con unos amigos y se dio cuenta de que ella no sabía cómo comunicarse con los hombres a menos que fuera mediante el sexo. Dos de sus amigos eran célibes, lo que hizo plantearse la idea de alejarse del sexo por completo.

Sin embargo, esa misma noche su adicción la venció y en el camino a casa invitó a su conductor de Uber a su habitación. Jolene explicó cómo se arrepintió al poco y cuando le dijo a “su invitado” que se marchara, el hombre no lo hizo y se puso furioso. Jolene tuvo que llamar a seguridad.

Ese fue el punto de inflexión para ella.

“En ese momento me quebré. Llamé a mi amigo y lloré durante una hora”, declaró al mencionado medio.

Aunque Jolene estaba lista para cambiar, dijo que superar su adicción no era tan fácil, y sus malas experiencias continuaron cuando invitó a otro hombre a pasar la noche con ella y terminó robándole $1,000 dólares.

En un intento desesperado por recuperar su vida, la YouTuber se registró en un centro de rehabilitación privado, donde se sometió a terapia grupal y a sesiones individuales con un terapeuta para ayudarla a encontrar formas de superar su adicción.

Mientras estuvo en el centro, Jolene vivió junto a otros adictos al sexo. El personal realizaba patrullas nocturnas para asegurarse de que los pacientes no se colaran en las habitaciones de otros adictos al sexo.

Sin embargo, la vigilancia no era tan exhaustiva lo que derivó en encuentros entre pacientes. Esto hizo, según dice, que su adicción “10 veces peor”. El programa había sido el primero de este tipo que realizaba el centro y su falta de éxito dio como resultado el reembolso de, dinero a los pacientes.

Después de regresar a su ciudad natal de Gold Coast, Jolene acudió a una fiesta con sus amigos con la esperanza de pasar una velada divertida. Trágicamente, sucedió lo “inimaginable”.

Fui agredida sexualmente y sentí que me lo merecía después de cómo había estado viviendo”, recuerda con dolor.

Jolene temía que nadie creyera que había sido atacada, pero sus amigos y familiares la apoyaron y la ayudaron a sobrellevar la situación.

Decidió no emprender acciones legales ya que no estaba “emocionalmente preparada” en ese momento, aunque ahora Jolene lamenta no haber reportado el incidente de inmediato.

Como resultado del presunto asalto, Jolene decidió que tenía que cambiar completamente su vida y se pasó al celibato.

Jolene lleva dos meses célibe y ha logrado conseguir cierta estabilidad financiera; un logro que la animó a donar $ 5,000 dólares a una clínica local de salud sexual..