Una cerveza que llegó como regalo de Navidad

Luis "Pops" Brignoni y su hijo del mismo nombre convirtieron un hobby en una pasión y crearon una cervecera, Wynwood, que en 2018 vendieron a Craft Brew Alliance
Una cerveza que llegó como regalo de Navidad
Luis Pops Brignoni y su hijo Luis Brignoni, con la cerveza de su creación, La Rubia./Daysla Cancel
Foto: El Diario

Luis “Pops” Brignoni tuvo una feliz idea en las Navidades de 2008. Ese año tenía claro qué quería para su hijo. Además del nombre, padre e hijo, comparten el gusto por la cerveza, una bebida que nunca falta en las celebraciones familiares, así que le regaló un kit para hacer la suya propia.

“Pensé que era una broma de regalo”, dice este puertorriqueño a quien todos conocen como Pops, “pero Luis se convirtió con ello en un especialista en la cerveza”.

No lo sabían entonces pero ese kit fue el primer paso de una aventura empresarial que empezó en Miami y que ahora está llegando a los mercados de Puerto Rico, Nueva York y Connecticut con su producto estrella. Se trata de La Rubia, la cerveza creada por la empresa de los Brignoni, Wynwood Brewing Company en Miami.

Luis estaba acabando la universidad cuando empezó a hacer experimentos con su kit de cervecero. Recetas de Youtube y una vibrante comunidad de cerveceros caseros le ayudó a sacar adelante varias fórmulas. “La primera no estuvo mal”, dice de su iniciación como cervecero amateur, “la segunda fue para botarla, horrible”.

Pero no se desanimó y siguió intentando. “Al principio me pareció cool, un hobby, y luego me apasionó”, dice antes de comentar enfáticamente que su trabajo de investigador de mercado en una empresa no le gustaba.

Pops, se había jubilado hacía unos años de su trabajo en Pfizer, y ambos pensaron que aquella pasión podía tener una salida. Tanto es así que en 2011 y con la receta de La Rubia ya perfeccionada empezaron a hablar con los bancos para enseñarles su plan de negocios.

Como suele ocurrir en estos casos, las ideas no abrieron las líneas de crédito. “No nos dieron nada, los 30 bancos que vimos”, lamenta Pops.

El plan B es el de casi todos los empresarios: ahorros propios y familiares. Conseguir juntar la plata para la cervecera y el taproom, los permisos e invertir les costó dos años más. En 2013 comenzaron. “Empezamos con un planteamiento muy sencillo, con cuatro fermentadores, dos de 15 barriles y dos de 30, con La Rubia”.

Con el producto en el barril fueron de bar en bar, conociendo a gente, abriendo cuentas, hablando con los potenciales clientes en Miami. “Eramos la primera cerveza artesanal de Miami”, dice Pops.

Y funcionó bien pero se encontraron pronto con el problema de no tener dinero para mantener la producción. Consiguieron crédito de su distribuidora y de sus proveedores para mantener la producción y el primer año, desde que empezaron en agosto, hicieron unos 400 barriles. En 2014 llegaron a 1,200 y fueron duplicando esa cifra hasta que en 2016 llegaron a lo máximo que podían producir. El techo.

Por el camino del aumento de la producción y las ventas consiguieron un préstamo de la ciudad de Miami, que ya ha sido devuelto, para seguir adelante. Pops dice que fueron muy ilusos cuando empezaron porque aunque tenían una buena demanda no tenían dinero para invertir. “No estábamos en break even, estábamos cerca pero solo sobreviviendo”, recuerda Luis. “En aquellos momentos no teníamos salarios”, dice.

El año que llegaron al techo vendieron un cuarto de la empresa a Craft Brewing Alliance (CBA), una distribuidora de Portland que estaba buscando expandirse en la Costa Este.

Wynwood tiene ahora 22 empleados y puede acabar este año con 15,000 barriles producidos de cervezas como Pops Porter, Laces IPA, Wynwood o Father Francisco, además de La Rubia.

El año pasado vendieron el 100% de la empresa a CBA, una distribuidora que esta misma semana ha sido anunciado va a ser adquirida a su vez por la gigante Anheuser-Busch.

“Necesitabamos crear y hacer más cerveza y CBA era el socio ideal para ello”, explica Pops quien dice que vendieron por una cantidad que califica como “razonable”. “Cuando las cosas crecen hay que traer a gente que se sepa que puede seguir con ello”, dice.

CBA está gestionando las ventas de La Rubia que quiere expandir más allá de Miami. Wynwood y los Bignoni se mantienen en la empresa y de hecho son ellos los que están dando a conocer a La Rubia en los mercados de Puerto Rico y el Sur de la Florida. También se han acercado a  Nueva York y Connecticut donde la empresa está gestionando esta marca. La estrategia para el resto de las cervezas las gestionan directamente el padre y el hijo desde Miami.

Ingredientes

Los Bignoni hablan de cerveza en familia solo para decidir cuál abrir, pero normalmente dejan fuera de la casa los negocios. Dicen que se repartieron los papeles para no pisarse y enfrentarse el uno al otro. Y por el camino han aprendido que una empresa tiene cuatro ingredientes básicos

Según Pops se necesita perseverancia con un toque de locura, pasión y hambre de ser exitoso. Luis dice que también se necesita ser consciente de que se es ignorante de muchas cosas y estar abierto a aprender. “No hay que tenerle miedo al miedo porque te pone los pies en el suelo, pero hay que tratarle con respeto”.