¿Qué pasa si no me inscribo en un seguro de salud?

Un seguro de salud puede ser costoso, pero no tenerlo puede costar mucho más.
¿Qué pasa si no me inscribo en un seguro de salud?
HolaDoctor | Foto: GETTY IMAGES
Foto: HolaDoctor | Foto: GETTY IMAGES

La ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, popularmente conocida como Obamacare) estableció que todas las personas debían tener seguro de salud a riesgo de tener que pagar una multa.

Aunque este requisito conocido como mandato individual se derogó a partir de enero de 2019 en la mayoría de los estados, tener seguro de salud sigue siendo muy importante. El riesgo médico y financiero de no tener cobertura es enorme.

Porque las cuentas médicas son muchos más altas, imposibles de pagar. Y cuando un paciente no puede pagar las facturas médicas se genera un efecto dominó negativo en el sistema de salud: los médicos y el personal del hospital no reciben sus pagos, no se pueden comprar suministros y los servicios disminuyen. Esto hace que los costos suban.

Inscribirse en un plan de salud es una decisión correcta para individuos y familias. Puede mantener bajos los costos para todos, y garantizar que cada uno reciba atención médica cada vez que la necesite. Si eres menor de edad por supuesto tus padres te inscribirán en un seguro, y, hasta los 26 años, puedes permanecer en esa cobertura.

Si eres un adulto, soltero o con familia, puedes inscribirte ahora, durante el período abierto de inscripción para adquirir un seguro de salud. Y es muy posible que consigas subsidios que te ayudarán a pagar las primas (lo que te cuesta al mes la cobertura).

Y estarás listo para que tu y tu familia tengan una vida más saludable.

¿Qué puede pasar si no tienes seguro?

Aunque la multa por no tener cobertura fue derogada, algunos estados han decidido establecerla. En esos casos deberás pagar una penalidad (salvo algunas excepciones) si no te inscribes en un plan médico.

Sin un seguro de salud, cualquier situación médica que tengas que enfrentar implica un 100% de gastos de tu propio bolsillo, y, dependiendo del caso, enormes riesgos financieros.

Por eso debes comprender que un seguro de salud es una necesidad, no un lujo.

Por qué debes tener cobertura de salud

Un seguro de salud puede ser costoso, pero no tenerlo puede costar mucho más. Un accidente, una fractura, el diagnóstico de una condición cardíaca, colesterol alto, hipertensión, una erupción en la piel, una crisis asmática, la caída de tu niño andando en bicicleta, pueden desencadenar visitas inesperadas al doctor y una catarata de cuentas médicas difíciles de pagar.

Según cuidadodesalud.gov, el tratamiento de una pierna rota puede costar $7,500. El costo de una estadía en el hospital de apenas tres días puede llegar a $30,000.

Ni pensar en el tratamiento de condiciones crónicas o de largo plazo como el cáncer. Miles de miles de dólares es una estimación moderada.

Uno de los principales problemas de la comunidad latina en los Estados Unidos es que tardan en tratar un problema médico porque no tienen dinero. Por eso hay diagnósticos tardíos de condiciones que amenazan la vida.

Cuando todos los miembros de la familia tienen seguro médico, tienden a recibir más atención preventiva, hacerse los chequeos anuales, recibir las vacunas obligatorias y las de la gripe. Puedes tratar de inmediato esa pequeña infección en el oído que tiene tu niño, evitando que se complique.

Cuando tienes seguro de salud, por ley puedes tener vacunas y chequeos preventivos sin costo, incluso antes que alcances tu deducible.

Cuando una persona paga un seguro de salud, el dinero de las primas va a una especie de fondo común que la aseguradora utiliza para pagar por los gastos médicos de sus miembros. Una persona saludable gasta menos y, obviamente, una persona con condiciones médicas, más. Ese balance, que varía constantemente porque alguien sano puede enfermarse, ayuda a que las primas (los pagos mensuales) no aumenten, además de contribuir a la salud y el bienestar común.

¿Hay opciones de seguros de salud asequibles?

Los mercados de seguros establecidos por ACA ofrecen múltiples alternativas de planes de salud, y subsidios para pagarlos.

Puedes elegir un plan con deducible (lo que pagas de tu bolsillo al año, hasta que la aseguradora comienza a pagar)  más alto, que tienen primas más bajas.

Si calificas, podrías recibir la ayuda para pagar estas cuotas y tu gasto mensual sería muy bajo, o quizás de $0.

¿Cuándo es el período abierto de inscripción?

La ventana de inscripción abrió el 1 de noviembre (excepto California en donde inició el 15 de octubre). Y la mayoría lo cierra el 15 de diciembre. Pero:

  • California, Colorado y el Distrito de Columbia han extendido sus períodos abiertos de inscripción de manera permanente. En los dos estados dura hasta el 15 de enero del año siguiente (en este caso de 2020); la capital de la nación lo alargó hasta el 31 de enero del año siguiente (en este caso de 2020).
  • Solo Nevada permite que sus residentes se inscriban por fuera del período abierto, sin vivir un evento de vida para calificar para un período especial de inscripción (SEP).
  • Este año, 11 estados y el Distrito de Columbia manejan sus propios mercados de seguros (Nevada se sumará en 2020)

Este momento de inscripción también puede servirte para averiguar si calificas para Medicaid. Recuerda que muchos estados han expandido el programa, para que personas con salarios un poco más altos, aunque todavía moderados, califiquen.

Fuentes: cuidadodesalud.gov, thebalance.com, CMS.