Testigos clave advirtieron sobre inapropiadas peticiones de Trump a Ucrania

Fiona Hill y David Holmes rindieron testimonio para jucio político al presidente
Testigos clave advirtieron sobre inapropiadas peticiones de Trump a Ucrania
Fiona Hill y David Holmes.
Foto: Chip Somodevilla/Getty Images

Los republicanos intentaron desacreditarlos, tuvieron pocas preguntas en sus oportunidades, los criticaron, pero no lograron desvanecer las alertas que Fiona Hill, ex directora del Consejo de Seguridad Nacional para Europa y Rusia, y David Holmes, consejero de asuntos políticos en la Embajada de los Estados Unidos en Ucrania, lanzaron sobre las presión del presidente Donald Trump a su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelensky.

“Me llamó la atención cuando (el miércoles), cuando aparecieron en la pantalla los correos electrónicos del embajador (Gordon) Sondland, y quién estaba en estos correos electrónicos, y dijo que estas son las personas que necesitan saber que tenía toda la razón”, dijo Hill, en referencia los mensajes que el embajador en la Unión Europea envió a varios funcionarios sobre las peticiones del presidente Trump para investigar al exvicepresidente Joe Biden y a su hijo Hunter.

Hill dijo que advirtió a Sondland de los conflictos sobre seguridad nacional y relaciones internacionales con las peticiones a Ucrania, sobre las cuales también sabía el Jefe de Gabinete interino, Mick Mulvaney.

“No había señalado eso en este momento, pero estaba molesta con él, enojada con él… Y le dije: ‘Embajador Sondland, Gordon, creo que esto todo va a explotar. Y aquí estamos”, dijo la exfuncionaria.

También hizo referencia a las peticiones de la Administración Trump para demostrar la presunta intervención de Ucrania en las elecciones de 2016, algo que nos republicanos han utilizado, señalando que ese país, no Rusia, tuvo injerencia en el proceso.

“Me niego a ser parte de un esfuerzo por legitimar una narrativa alternativa de que el gobierno ucraniano es un adversario estadounidense y que Ucrania, no Rusia, nos atacó en 2016”, señaló Hill en su mensaje de apertura.

En su mensaje inicial, Holmes narró varios hechos sobre cómo la relación entre EEUU y Ucrania fue complicándose, a medida que el presidente Trump presionaba sobre investigaciones a Burisma Holdings –la empresa gasera que contrató a Hunter Biden– y el exvicepresidente Biden, quien supuestamente presionó para que los ucranianos detuvieran una indagatoria contra su hijo, cambio de casi $400 millones de dólares en ayuda militar.

“Mi clara impresión fue que la retención de asistencia de seguridad probablemente fue pensada por el Presidente (Trump) como una expresión de descontento, porque los ucranianos aún no habían aceptado la investigación de Burisma/Biden o como un esfuerzo para aumentar la presión sobre ellos para hacerlo”, advirtió el diplomático.

Tanto Hill como Holmes coincidieron en que era un “mal precedente” que el presidente de los Estados Unidos solicitar a un gobierno extranjero investigar a un rival político, esto a pregunta expresa del representante Joaquín Castro (D-Texas).

“Es un precedente muy malo”, dijo Hill.

“(Es) un precedente muy malo, y en el futuro, si ese fuera el caso, plantearía objeciones”, acotó Holmes.

La llamada incómoda

El consejero de los demócratas, Daniel Goldman, cuestionó a Holmes sobre una llamada entre el presidente Trump y el embajador Sondland, que el primero supuestamente escuchó.

“¿Cómo pudo escuchar si no tenían el altavoz activado?”, preguntó Goldman a Holmes, quien afirmó que lo pudo escuchar y distinguir porque fue muy “ruidoso”. Agregó que al escuchar al presidente Trump, el embajador Sondland se retiró el teléfono del oído, debido al estruendo. Repitió la acción en al menos dos ocasiones.

El asesor político señaló que Sondland dijo sobre el presidente de Ucrania, Zelensky: “Le encanta tu trasero, hará lo que quieras”.

Trump preguntó si Ucrania haría las investigaciones políticas. Sondland respondió: “Lo va a hacer. Hará todo lo que le pidas”.

Se refirió a que hablaron de “grandes cosas”, en referencia a las investigaciones sobre los Biden, así como el papel de Rudy Giuliani, abogado personal del presidente Trump, en la presión al mandatario ucraniano. El Comité de Inteligencia compartió el video del testimonio.

El representante Jim Jordan (R-Ohio) cuestionó que esa llamada no estuviera en los registros entregados al Comité de Inteligencia, pero Holmes defendió que él avisó sobre esa conversación a sus superiores, además que había contado a algunos conocidos sobre la misma.

“¿Le dijiste a tus amigos que estabas sentado junto a un embajador que estaba hablando por su teléfono celular con el Presidente de los Estados Unidos, le dijiste a tu amigos sobre eso?”, expresó indignado Jordan.

“Sí”, respondió Holmes sin mayor aspaviento.

¿Y las preguntas?

Algunos republicanos no hicieron preguntas a los testigos, pero dieron su opinión sobre el testimonio que rindieron.

“En realidad, no tengo preguntas para ustedes que aún no se hayan formulado”, dijo representante Chris Stewart (Utah).

En una postura similar estuvo Brad Wenstrup (Ohio), quien usó su tiempo para recordar su servicio militar y cuestionó las afirmaciones de Hill de que algunos republicanos están tratando de minimizar los esfuerzos de intromisión de Rusia en las elecciones de 2016. No hizo preguntas.

La Casa Blanca acusa “suposiciones”

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, emitió un comunicado sobre la audiencia de Hill y Holmes, señalando que sus afirmaciones se basan en “suposiciones”, “presunciones”.

“Como ha sido el caso a lo largo de la farsa de juicio político de los demócratas, los testigos de hoy dependen en gran medida de sus propias presunciones, suposiciones y opiniones”, aseguró Grisham. “Estos dos testigos, al igual que el resto, no tienen conocimiento personal o directo sobre por qué la ayuda estadounidense fue retenida temporalmente”.

La portavoz atacó a los demócratas, a quienes acusó de tener “un odio enfermizo” hacia el presidente Trump.

“Los demócratas están claramente motivados por un odio enfermizo hacia el presidente Trump y su rabioso deseo de revocar las elecciones de 2016. El pueblo estadounidense merece algo mejor”, apuntó.