¿Trabajadora latina y madre? La paridad salarial más difícil

Las mujeres de esta comunidad que tienen hijos sufren más en sus cheques
¿Trabajadora latina y madre? La paridad salarial más difícil
Las madres latinas cobran incluso menos que las que no lo son./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Fueron necesarias cuatro mujeres periodistas para que por primera vez en cinco debates, esta semana los candidatos a las primarias demócratas respondieran a preguntas sobre licencia pagada familiar y cuidado de hijos. Es una cuestión acuciante en los hogares de EEUU por el elevado costo que tiene cuidar a niños pequeños y por la situación de desventaja en la que deja a muchas mujeres trabajadoras la maternidad.

La peor situación la sufren las latinas.

Las trabajadoras de esta comunidad ya hacen frente a una fuerte y negativa situación salarial que las hace ser las peores pagadas de todas en el país. Dado que como media cobran 53 centavos por cada dólar que gana un hombre blanco no hispano, las mujeres latinas necesitan trabajar 22 meses y 20 días para ganar lo mismo que la media de los blancos. No es porque tengan trabajos de bajos ingresos sino porque dentro de ellos ganan menos que los hombres.

Pero ser madre supone una penalidad mayor para una trabajadora latina. Según el National Women´s Law Center las madres latinas cobran 46 centavos por cada dólar que cobran los hombres blancos, es la peor relación de este desigual trato. Las madres negras cobran nueve centavos más que las latinas por horas y las blancas ganan 72 centavos según datos de 2017. Es de esperar que en los dos años que han transcurrido apenas se hayan movido estas cifras ya que la disparidad de salarios es una cuestión en la que el avance es glacial.

Dos de cada cinco madres trabajan en 10 ocupaciones como enfermería, educación, supervisor de venta, contables y cajeras en tiendas y en todas estas ocupaciones los padres ganan más que ellas.

Según este mismo informe, la desigualdad es más fuerte en unos estados que en otros para las madres. De hecho en el distrito de Columbia, la capital del país, una madre latina puede llegar a perder $98,000 anualmente si se compara su salario con el de un padre blanco no hispano.

Y la brecha que afecta a las madres no solo es salarial.

Según el último informe anual de Bright Horizons’ Modern Family Index hecho por Kelton Global, el 69% de los encuestados afirma que las madres trabajadoras suelen ser ignoradas cuando se postulan a un nuevo trabajo dentro de una empresa y estos se ofrecen a empleados que tienen menos capacidades para desempeñarlo.

El 41% de los americanos creen que las madres tienen menos dedicación por su trabajo y las juzgan por querer un horario flexible de trabajo.

El informe dice que en los cinco años que se ha estado pulsando la opinión pública en este tema apenas se han detectado avances en estos frenos al desarrollo laboral y profesional de las madres. “Los lugares de trabajo aún están dominados por una cultura que sigue favoreciendo a los hombres como líderes en los negocios a pesar de que las mujeres tienen la ambición y la capacidad para liderar”, se explica.

De hecho, y pese a los prejuicios negativos el 91% de los entrevistados creen que las mujeres trabajadoras tienen capacidades únicas para papeles de liderazgo y una mayoría similar cree que la maternidad prepara para retos en las empresas. Un alto porcentaje creen que son más calmadas en las crisis, más diplomáticas y forman mejores equipos además de gestionar mejor su tiempo y tener capacidad para desempeñar más tareas.

La peor situación de las madres pone a las familias en una delicada situación cuando los costos de cuidar a un niño pequeño ya eran en 2015 unos $13,000 anuales como media. Para las madres solteras es una situación complicada de gestionar y si además son latinas, casi heroica.