Corte de LA otorga la custodia legal de 232 menores durante el Día Nacional de la Adopción

Se invita a que más familias latinas participen del programa
Corte de LA otorga la custodia legal de 232 menores durante el Día Nacional de la Adopción
Francisco González y su esposa Shana le dan un enorme beso al pequeño Ángel Jeremiah. / fotos: Jorge Luis Macías.
Foto: La Opinión

Zelali, Zyara, Zyada, Zachaeus, Zerenity, Zavier y Zethal son los siete pequeños, de entre 4 y 11 años, que ahora podrán legalmente llamar “mamá” a su abuela Maribel Orozco.

Sentados en una banca de la corte para niños Edmund D. Edelman, de Monterey Park, los hermanitos y su abuela esperaron con paciencia su turno este sábado para presentarse frente a un juez de cuidado de crianza del condado de Los Ángeles.

La firma de documentos en el lugar, cerraba el proceso final de su adopción.

“Todos mis niños son muy inteligentes; les tengo que dar la oportunidad de que pasen [superen] esto”, declaró Orozco, quien enviudó apenas hace dos años.

Contó que a su esposo, Óscar, le dio un paro cardiaco y que ahora tiene a su cuidado a todos los hijos de su hija, Suna Sashua.

“Es muy duro que aparten a los niños de la madre” añadió la mujer nacida en Nayarit (México) y criada en Mexicali. “Ellos tienen que procesar todo lo que han pasado, para agarrar seguridad en sí mismos”.

Problemas en la vida de la madre biológica de los menores, llevó a que la abuela peleara por la custodia.
Ella indica que solo quería salvarlos de un futuro oscuro.

Con sus cuatro hijos y sus nietos, hoy también hijos legales, la familia de Maribel —que vive en Pomona— creció a 14 personas.

Su hijo Michael, de 24 años de edad, a quien los tres varoncitos y las cuatro niñas llaman ‘Daddy’ es quien le ayuda en la crianza de los niños. También colabora su nuera Michele.

“Yo les doy amor como puedo”, dijo Michael, a quien no le sorprende que sus sobrinos le llamen “papi”.
Mientras, la abuela dice que “si algún día su hija se compone”, ella no tendrá ningún problema para que se acerque a sus hijos.

Maribel Orozco (d) completó la adopción de sus siete nietos este sábado.

La oportunidad de un nuevo hogar

Funcionarios judiciales del Tribunal Superior del condado de Los Ángeles realizaron ayer ceremonias para 232 adopciones en el vigésimo aniversario del Día Nacional de la Adopción.

Este evento se realiza en los 50 estados del país y en el Distrito de Columbia.

Dicho programa, creció bajo la inspiración desarrollada por Michael Nash, exjuez presidente de la Corte de Niños, en colaboración con la Alliance for Children’s Rights, el Departamento de Servicios para Niños y Familias del condado de Los Ángeles (DFSC) y la organización sin fines de lucro Public Counsel.

“Cada vez que se da una adopción es un día maravilloso”, dijo el juez presidente de la Corte para Niños, Víctor H. Greenberg. “Cada familia reunida llegó hasta el último paso para obtener la custodia legal de los niños”.

Greenberg destacó que la celebración del vigésimo Día Nacional de Adopción en las salas del mismo juzgado donde comenzó toda la historia, representa una gran reflexión sobre los esfuerzos de colaboración de individuos que hicieron realidad el sueño de los niños de encontrarles una familia estable para siempre.

Para algunos el proceso fue tranquilo y para otros hubo tropiezos en el camino, hasta llegar al paso final.

“No importa cómo han llegado ustedes aquí, lo que importa es que ustedes se comprometieron con su amor para crear una familia para los niños”, subrayó Cynthia J. Billey, directora del Programa de Adopción en la Alianza por los Derechos para los Niños y una de las cofundadoras del Día Nacional de Adopción.

“A lo largo de la historia de este evento, juntos hemos podido crear ese vínculo para miles de niños”, agregó.

En efecto, la oportunidad de tener una nueva familia y un hogar seguro se dio para las pequeñas Jasmine de 10 años, Jaylah de 6 y Jazlynn López de 5. Su madre ahora es su tía Betty López, residente de Whittier.

“Había negligencia de los padres. Ellas vivían en moteles y solo sé que el padre tuvo un caso [penal]”, indicó.

Jasmine, Jaylah  y Jazlynn López abrazan a la que hoy es su madre legal Betty López.

¿Y cómo fue que las niñas llegaron para que usted las tuviera en custodia?

“Yo respondo”, dijo de pronto Jasmine. “Mamá no se hacía cargo de nosotras”, comentó.

Desde que en 1997 se abrió el programa de adopciones en Los Ángeles, más de 39,000 niños que vivían en hogares de crianza han visto materializados sus sueños de ser adoptados y ya viven en hogares seguros y permanentes.

Eso es lo que le sucedió este sábado a la pequeña Victoria Campos, de 8 años, ahora hija de los guatemaltecos Alma y Aroldo Campos.

Aroldo comentó que tenía dos tiendas donde vendía todo tipo de artículos en la ciudad de Long Beach y que una pareja, clientes suyos, eran los padres de la niña.

“Ellos andaban en la droga”, informó Aroldo. “Yo les regalé una aspiradora para que limpiaran alfombras en las casas, pero cuando comenzaron a ganar dinero lo usaron mal”.

Un día, cuenta el hombre, el papá de Victoria pidió hablar con él. Quería que el comerciante adoptara a la niña que había perdido ante el Departamento de Servicios para Niños y Familias .

“Le dije que sí y comenzamos la adopción pensando que él se levantaría para salir de las drogas pero eso no sucedió”, dijo el guatemalteco.

Su esposa dijo haber estado de acuerdo en adoptar a la pequeña “como un acto de amor que me movió el corazón para tomar algo que no es tuyo”.

Aroldo y Alma Campos se convirtieron este sábado en los padres adoptivos de la pequeña Victoria, de 8 años.

‘Daddy, do you love me?’

Shana y Francisco González, residentes de la ciudad de El Monte, sus hijos biológicos y muchos familiares saltaron de alegría cuando la jueza Karin Borzakian concluyó el rito legal de adopción del pequeño Ángel Jeremiah, de solo 2 años de edad.

“El niño tuvo que sanar desde su nacimiento”, dijo Francisco conmovido hasta las lágrimas. “Nació adicto a las drogas… A la primera semana ya tenía problemas”.

El hombre, originario de Jalisco (México) narró que el cuerpecito del niño recién nacido temblaba pero que a los siete días los médicos que atendieron a Angelito pudieron controlarlo.

Agregó que los padres del menor no podían cuidarlo y que durante el embarazo, la madre biológica no dejó de consumir drogas.

En la sala de la corte, Francisco, su esposa Shana y sus hijos Raylene, Francisco Jr., Víctor y Samantha, además de otros familiares y amigos celebraron con gritos de júbilo y filmaban el histórico momento para sus recuerdos de felicidad.

Ángel junto a su nueva familia.
Ángel Jeremiah, de 2 años de edad, le da un fuerte abrazo a la jueza Karin Borzakian.

Todos iban vestidos con una camiseta gris, con un mensaje en letras grandes que decía: “Oficialmente un González”, en alusión al nuevo apellido del travieso.

El niño demostró ser muy amoroso ya que cuando la jueza Borzakian se paró de su sillón y se dirigió a la familia para felicitarla, el niño también corrió a darle un abrazo.

Shana González agradecía a Dios por haberle infundido en su corazón un mensaje bíblico del profeta Jeremías que todos traían en sus camisetas color azul marino: “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ti”.

“En verdad, Dios ya tenía un plan para él”, dijo la madre adoptiva.

Dentro de la sala del tribunal, Francisco lloró una vez más. Agradeció a sus propios hijos el apoyo moral que le brindaron para rescatar de un destino incierto al pequeño Ángel.

“Antes que lo adoptáramos, un día me preguntó: “Daddy, do you love me?” (Papi, ¿me amas?)
Entre risas de alegría, la odisea del proceso de adopción había concluido.

Conoce algunas pautas para la adopción de niños

El Departamento de Servicios para Niños y Familias del condado de Los Ángeles (DFCS) necesita familias seguras, solidarias y acogedoras para que ofrezcan hogares amorosos a los niños que lo necesiten.

La entidad indica que para ser un padre de crianza o adoptivo, se da la bienvenida a todos in importar si la persona es soltera, casada, divorciada o solo convive con su pareja.

En su portal web indica que las familias de recursos pueden vivir en un apartamento o casa ya sea propia o de renta.

Y agrega que pueden ser de cualquier raza, etnia, religión u orientación sexual.

Las familias latinas interesadas en la adopción de niños pueden llamar a la línea de Cuidado de Crianza y Adopción del condado de Los Ángeles al 1(888) 811-1121 o también pueden visitar la pagina de Internet en español en: www.FosterLAKids.com

‘Yo les he robado el corazón, ahora he tomado su apellido’, estaba escrito en una pizarra de la corte.