ICE detiene a 250 estudiantes tras tenderles una “trampa”

La agencia implementó una estrategia similar en Nueva Jersey

ICE vuelve a implementar estrategia de universidades falsas.
ICE vuelve a implementar estrategia de universidades falsas.
Foto: ice.gov

Oficiales de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) detuvo a 90 estudiantes extranjeros adicionales de una universidad falsa en el área metropolitana de Detroit, la cual fue creada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para utilizarla como una “trampa”, similar a lo realizado en Nueva Jersey.

Según un reporte de Detroit Free Press -que pertenece al grupo USA Today–, alrededor de 250 estudiantes han sido arrestados desde enero por violaciones de inmigración como parte de una operación encubierta de agentes federales que atrajeron a estudiantes nacidos en el extranjero, principalmente de la India, a inscribirse a una escuela que ofrece programas de posgrado en tecnología e informática.

Muchos de los arrestados han sido deportados a la India, pero otros impugnaron su expulsión, incluso uno logró la Residencia Permanente por orden de un juez.

“Los estudiantes habían llegado legalmente a los EEUU con visas, pero como se reveló que la Universidad de Farmington era una creación de agentes federales, perdieron su estatus migratorio después de que se cerró en enero”, indica aquel diario.

La escuela estaba ubicada en Northwestern Highway, cerca de 13 Mile Road en Farmington Hills, y contaba con agentes encubiertos que se hacían pasar por funcionarios universitarios.

Una vez que fue cerrada, de los 250 estudiantes arrestados, al menos el 80% aceptó irse del país, reportó ICE. El 10% ha recibido una orden final de deportación. El otro 10% restante ha logrado un alivio migratorio o está en proceso de impugnación.

En agosto pasado, la estrategia de ‘La Migra’ para ubicar a defraudadores de visas F1 para estudiantes creó la Universidad del Norte de Jersey. Su plan original, según récords judiciales, era ubicar a los reclutadores de estudiantes y buscar perseguirlos por prácticas inapropiadas en los procesos de otorgamiento de visas, pero a la agencia les pareció buena idea de acusar también a los estudiantes por fraude, aunque a ellos los había clasificado primero como víctimas. Las autoridades no esperaban que el grupo de 21 universitarios presentaría una demanda colectiva.

Ese mes, el Tercer Circuito de Apelaciones determinó que los estudiantes tenían razón sobre su apelación en la decisión del Tribunal de Distrito, que desestimó su demanda al considerar que el DHS había tendido una “trampa” a los estudiantes, al considerarlos víctimas, pero después enviándoles cartas de terminación de sus visas.

“Como explicamos a continuación, en una discusión oral, el Gobierno admitió que estos estudiantes eran víctimas inocentes de fraude que habían sido entrampados sin saberlo”, explica la opinión del juez de apelaciones José Linares. “Más tarde, por razones conocidas solo por el Gobierno, y como explicamos a continuación, (el DHS) contradijo esa posición en una declaración posterior”.