¿Qué sucede en nuestro cuerpo ante la ausencia de sexo?

Una vida sexual activa es importante para llevar una buena y sana relación de pareja

¿Qué sucede en nuestro cuerpo ante la ausencia de sexo?
NY sigue siendo la entidad con más casos de coronavirus en EEUU.
Foto: Shutterstock

La vida sexual es fundamental para el bienestar físico y emocional de cada persona, de acuerdo con infobae. Y pasar por un tiempo prolongado sin tener relaciones sexuales puede tener consecuencias a nivel físico y emocional. Conozcamos todos los detalles.

Cambios físicos

Entre ellos, uno de los más importantes tiene que ver con el sistema inmunológico. Mantener una sexualidad activa ayuda al cuerpo a prepararse para combatir algunas enfermedades. Esto sucede porque los niveles de endorfina crecen.

El estado de bienes que propicia las relaciones sexuales es tal que contribuye a que su sistema inmunológico se mantenga activo. También se activan neurotransmisores como la dopamina, serotonina y noradrenalina.

Estos contribuyen no solo a que se despierte el deseo sexual, también el cuerpo se dispone a recibir más energía y se tonifican los músculos. En el caso de la serotonina, esta contribuye con la conexión erótica y sexual con nuestra pareja.

Ante la ausencia de actividad sexual, estos neurotransmisores no se activan, por lo que el cuerpo no será capaz de mantener un buen estado de energía y distribuirla, y puede contribuir incluso en el aumento de peso.

Cambios emocionales

La conexión física también genera placer. Debido a este contacto, se producen cambios emocionales, algunos más perceptibles que otros. Así, hay quienes comienzan a sentir una sensación de tristeza, mientras que en otros se puede desarrollar depresión.

falta de sexo
Foto: Shutterstock

Esto se debe a que, debido a la falta de contacto, no solo sexual, sino humano, los niveles de estrés aumentan, y la depresión puede ser una consecuencia de ello. Esto quiere decir que las personas poco activas sexualmente tienen que lidiar con más problemas a nivel emocional.

Esto influye también en la comunicación. Las personas sexualmente activas procuran mantener una buena comunicación con su pareja. Al disminuir las relaciones sexuales, la comunicación puede verse afectada.

Es importante mantener relaciones sexuales sanas, con parejas emocionalmente estables, y en lo posible, que contribuya cada uno al crecimiento personal y emocional del otro.