Descubrimos el secreto real: así es la mansión donde el príncipe Harry y Meghan Markle pasan navidad

Los duques de Sussex pasan la navidad alejados de la reina Isabel II y la familia real.

Archie en los brazos de la duquesa de Sussex, Meghan Markle.
Archie en los brazos de la duquesa de Sussex, Meghan Markle.
Foto: Toby Melville / Toby Melville - Pool/Getty Images

El príncipe Harry y Meghan Markle tomaron una nueva decisión polémica y fuera de los protocolos reales: pasar la primera navidad con su bebé Archie, alejados de la reina Isabel II y la familia real británica, en una mansión de $14.1 millones propiedad de un misterioso multimillonario frente a las costas de Vancouver, en Canadá, de acuerdo con información del Daily Mail.

La mansión navideña del príncipe Harry y Meghan Markle en North Saanich, Vancouver, Canadá. / Fuente: Sotheby’s

La propiedad de cuatro acres ubicada en la isla de North Saanich, cuenta con dos playas y espectaculares vistas a través de la península.

La estancia de la propiedad cuenta con una espectacular vista hacia la península del Pacífico. / Fuente: Sotheby’s

La mansión de estilo francés de 11,416 pies cuadrados, cuenta con cinco habitaciones, ocho baños y una cabaña de huéspedes de 2,349 pies cuadrados con tres camas y dos baños. Además de un comedor idóneo para la realeza, también tiene una oficina con chimenea, una gran estancia de dos pisos, cuarto de juegos con barra de bar, sala de prensa y otra para degustación de vinos.

El lujosos comedor de la mansión navideña de los duques de Sussex. / Fuente: Sotheby’s

En 2012, Sotheby’s tuvo la propiedad en sus listas luego de que un fuente del Daily Mail confirmara que Bernadette Wolfswinkel, ex esposa del magnate Conley Wolfswinkel, puso a la venta la propiedad en $14.1 millones y fuera adquirida, años más tarde, por un multimillonario en Estados Unidos, que no es ni de origen canadiense ni estadounidense.

La presencia de los duques de Sussex en Canadá fue confirmada días antes de navidad por el primer ministro Justin Trudeau y aunque miembros de la realeza los instaron a regresar a Reino Unidos para el 24 de diciembre luego de la hospitalización del príncipe Felipe, decidieron pasar la fiesta decembrina con su bebé y la madre de Meghan, Doria Ragland.