Dan el último adiós al joven deportista que se suicidó en Florida

Su madre había contado en un video que no tenían hogar y que ahora estaban viviendo en un hotel

Familiares y amigos de Bryce Gowdy despidieron a la joven promesa del futbol americano, que se suicidó a principios de esta semana.

El chico, de 17 años, era uno de los mejores atletas de la escuela secundaria de Deerfield Beach y acababa de firmar un contrato para jugar en el equipo de los Georgia Tech. En unos días iba a comenzar su primer semestre en la universidad gracias a una beca que le habían otorgado por sus dotes deportivas.

Decenas de personas quisieron darle el último adiós al deportista en el campo de fútbol del Deerfield Beach High School, el lugar donde precisamente Gowdy había pasado muchas horas entrenando. Muchos de los seres queridos que fueron a despedirse de la joven promesa deportiva lucían una camiseta con el apodo del adolescente, “Simba”.

Bryce Gowdy murió el lunes cuando fue atropellado por un tren de carga en la 10th Street y la Dixie Highway del Suroeste de Deerfield Beach, a menos de dos kilómetros de donde estudiaba.

Según explicaron sus familiares y el entrenador, el joven tenía muchas responsabilidades en casa y estaba bajo mucha presión. Su madre contó en un video que no tenían hogar y que vivían en una habitación de un hotel.

Las investigaciones de la Oficina del Forense de Broward determinó que la causa del accidente había sido un suicidio.

“Era importante decir la verdad y lo que realmente sucedió, la enfermedad mental es muy grave y algunos niños pasan por eso, tratando de descubrir por lo que están pasando”, decía Deterius Lee, uno de los consejeros de duelo que estaban ahí para apoyar a los compañeros de Bryce Gowdy.

Sus seres queridos han montado una página en GoFundMe para recaudar fondos para su funeral.