Salarios estancados, una anomalía cuando hay bajo desempleo

Los salarios bajos son los que más están despegando gracias a la subida del mínimo
Salarios estancados, una anomalía cuando hay bajo desempleo
Casi una treintena de estados y 44 localidades han subido el salario mínimo por encima del federal./Archivo
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

A falta de revisiones, que pueden dar sorpresas, los datos oficiales sobre el mercado laboral en 2019 son positivas. Con una notable excepción.

Se siguió creando empleo tras 11 años de crecimiento. Es un logro notable por más que se esté desacelerando, como es lo que se espera, el ritmo de contrataciones y las cifras de nuevos empleos estén por debajo de las de años anteriores.

La tasa de desempleo al 3.5% es todo un hito histórico y lo que también es histórico — aunque no positivamente– por lo que representa como anomalía es la evolución de los salarios.

La teoría dice que cuanto más tienen que competir los empresarios por contratar a empleados, y eso es lo que ocurre cuando el desempleo es bajo, más tienen que hacer atractivos los empleos. Hay muchas maneras de hacer un trabajo atractivo pero una de las más efectivas es sin duda la mejora del salario y en ese frente 2019 no ha sido un gran año ahora que se empieza a hacer balance.

Los salarios se aceleraron en 2018 y al inicio de 2019 hasta tocar máximos en febrero en términos nominales (sin que se cuente el efecto de la inflación o subida de precios). La única buena noticia en este apartado es que los trabajadores de bajos salarios son los que más han avanzado en este sentido ya que si han visto diferencias al alza en su paycheck mientras que ha habido pocas alegrías en los que se han llevado a casa las personas que tienen salarios medios.

Esta situación coincide con las graduales subidas de salarios mínimos en estados y ciudades. De acuerdo con el Economic Policy Institute (EPI), un centro de estudios de posición progresista que tiene una base de datos sobre ello, el salario mínimo se ha aumentado por encima del federal (que es de $7.25 la hora) en 29 estados y 44 localidades desde 2014.

El paso del año viejo al nuevo supuso un aumento de sueldo automático para muchos trabajadores que tienen una agenda de subida gradual de salarios hasta los $12 o $15 la hora dependiendo de dónde trabajen.

El aumento de los salarios mínimos suele tener el efecto indirecto de aumentar el resto de las pagas por la presión al alza que se ejerce en el mercado. Y hay algunos ejemplos de ello pero para la generalidad de los trabajadores, después de febrero la tasa de crecimiento se ha desacelerado y el crecimiento de los salarios apenas fue de un 2.9% en diciembre. El punto más bajo en 18 meses, según EPI.

La economista de Grant Thornton y experta en empleo, Diane Swonk resumió de forma efectiva en su cuenta de Twitter la situación del mercado laboral. “Esta es una economía en la que es fácil encontrar un trabajo y más difícil tener un aumento [de salario]”.

Los trabajadores que se dedican a la producción y no tienen papeles de supervisor, el 82% de la fuerza laboral privada, vio un aumento salarial de apenas 3% en los 12 meses hasta diciembre, el crecimiento más desacelerado en un año. “Al haber menos personas disponibles en el mercado laboral esperaríamos que los empleadores tuvieran que trabajar más duramente para atraer y retener a los trabajadores que necesitan”, explican en EPI

Desde este centro se aboga por un reforzamiento de los sindicatos porque la debilidad de la negociación colectiva es un problema para la mejora de los trabajadores. Lo cierto es que ha tenido que ser una intervención de los gobiernos estatales y municipales lo que lleve algo de vida a toda una franja de salarios al subir el mínimo a abonar por hora.