Cuál es el vínculo entre el talco y cáncer de ovario

Continúa el largo debate, además de la avalancha de demandas, acerca de si el polvo para bebés que contiene talco promueve el desarrollo de algunos tipos de cáncer.

Una nueva investigación que incluyó a más de 250,000 mujeres no logró encontrar una conexión estadísticamente significativa entre los polvos de talco y el cáncer de ovario.

Una de las autoras del estudio, Katie O’Brien, epidemióloga del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental de EE. UU., dijo que los hallazgos no son consistentes ni definitivos.

“Encontramos un riesgo pequeño, sin significación estadística. Pero no podemos establecer causalidad. Si hay una asociación real [entre el polvo de talco y el cáncer de ovario], probablemente el aumento sea pequeño”, explicó.

¿Por qué el talco sería peligroso?

El talco es un mineral que se encuentra a veces de forma natural en áreas que también contienen asbestos. Se sabe que el asbestos es una sustancia cancerígena. Pero los fabricantes de productos de talco cosmético de EE. UU. aceptaron excluir el asbestos en 1976, según el estudio. Desde ese momento, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ha dicho que solo hay evidencias “posibles” de que el uso genital del polvo para bebés de talco pudiera vincularse con el cáncer.

El uso de polvo de talco se ha vinculado con otros tipos de cáncer, como el mesotelioma. Este cáncer afecta al tejido que recubre a los pulmones y otros órganos. Un jurado indemnizó a una pareja de California con casi 30 millones de dólares, pagados por Johnson & Johnson, debido al mesotelioma que desarrolló la esposa, según un informe de CNN.

La semana pasada, el estado de Nuevo México presentó una demanda contra la compañía, acusándola de engañar a los consumidores, sobre todo a los niños y a las mujeres negras e hispanas, sobre la seguridad de sus productos de talco.

La nueva demanda de Nuevo México, la primera presentada por un estado, es la más reciente en una avalancha de reclamaciones legales contra el gigante de productos del consumidor. Se han presentado más de 16,800 demandas más relacionadas con el talco a nombre de individuos, según The New York Times.

Talco y cáncer de ovarios 

¿Cómo podría el polvo de talco provocar cáncer de ovario? 

Las mujeres han usado polvos para la higiene genital durante décadas para absorber el olor y la humedad. Si bien las tasas de uso de polvo en el área genital han disminuido en los últimos 50 años, sigue siendo una práctica habitual para algunas mujeres.  

Esos polvos de de uso común suelen incluir talco, almidón de maíz o alguna combinación de ambos.  Las mujeres pueden aplicar polvos directamente sobre el perineo o sobre toallas sanitarias, tampones, diafragmas o ropa interior. 

Las investigaciones de una asociación entre el uso de polvos que contienen talco para la higiene genital y los riesgos de cáncer epitelial de ovario han arrojado resultados inconsistentes hasta la fecha y han generado una controversia continua.

Los autores del estudio explicaron que cuando las mujeres usan polvos de talco en el área genital, el polvo podría entrar en el cuerpo e irritar al tejido de las trompa de Falopio o de los ovarios. Esa irritación puede entonces provocar inflamación, e iniciar una cascada de respuestas en el cuerpo que podrían contribuir al desarrollo del cáncer.

Sin embargo, no es fácil probar que los polvos de talco puedan conducir al cáncer con cierto grado de certeza. 

Uno de los motivos es que el cáncer de ovario es un cáncer poco común. 

En este grupo de más de 250 mil  mujeres, se encontraron casos de cáncer de ovario en poco menos de 2,200 mujeres, es decir, en menos de un 1 por ciento. Además, apenas un 38 por ciento de las mujeres dijeron que usaban polvo en su área genital. De ellas, solo un 10 por ciento reportaron un uso a largo plazo, y un 22 por ciento reportaron un uso frecuente.

La investigación más reciente

El 7 de enero último la revista Journal of the American Medical Association (JAMA), publicó el estudio más reciente que combinó cuatro estudios prospectivos distintos. Se trata de  estudios que siguen a las personas con el tiempo, mientras recolectan información.

“Este es el mejor estudio que se ha hecho sobre este tema hasta la fecha”, aseguró la doctora Dana Gossett en un artículo donde se examina la evidencia. “No encontró una asociación clara entre el cáncer de ovario y el uso genital del polvo”. 

La doctora Gossett se  desempeña en el departamento de Ginecología, Obstetricia y Ciencias Reproductivas de la Universidad de California en San Francisco. 

Añadió que este estudio podría ofrecer cierta tranquilidad a las mujeres que usaban polvo regularmente en el pasado. “Este estudio tiene el tamaño suficiente, y está suficientemente bien diseñado, que si hubiera un riesgo sustancial, lo veríamos”, señaló Gossett.

La respuesta de Johnson & Johnson

En una declaración, Johnson & Johnson comentó que “otro estudio encontró que no hay una asociación estadísticamente significativa entre el uso del talco para la higiene femenina y el cáncer de ovario. Este estudio utilizó datos que ya se habían recolectado de decenas de miles de mujeres a quienes se siguió durante muchos años, y llega a una conclusión que es coherente con los más de 40 años de investigación independiente y evidencias clínicas que respaldan la seguridad del talco”.

O’Brien, autora del estudio, dijo que la nueva investigación “no ofrece evidencias firmes de una forma u otra” sobre la asociación entre el cáncer de ovario y el uso de polvo de talco en el área genital. También anotó que este estudio solo observó al cáncer de ovario, de manera que no puede abordar ningún vínculo posible entre el polvo de talco y ningún otro tipo de cáncer.

Más información sobre el cáncer de ovario:

Dónde empieza el cáncer de ovarios

Aceite de cáñamo para el cáncer de ovarios