Entre el sueño americano y la siesta española

Como dijo un personaje de Brad Pitt, “EEUU no es un país, es una corporación”
Entre el sueño americano y la siesta española
Catástrofe en Australia
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Impremedia

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de La Opinión puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

EFE.- Muchos de los que miles que emigran a Estados Unidos -y tantos más que sueñan con hacerlo-, apenas tienen la idea básica del costo que eso implica. Inspirados en películas y comedias de TV, y en historias reales de éxito y realización, creen ya tener claro el panorama.

Siendo uno de los países más abiertos a la inmigración y que además traduce su burocracia a varios idiomas para facilitar la vida de quienes no hablan inglés, el camino está abonado.

Lo que pocos ven o escuchan por anticipado son los tras bastidores o las costuras de la ropa: costosa educación universitaria –garantía de deudas impagables por años-, la salud como el negocio más rentable; y la obsesión por los seguros y las demandas, que van de la mano del miedo a lo imprevisto y muchas veces el abuso por pura codicia.

Lo anterior se resume en que esta sociedad se mueve en función del dinero, el crédito y las deudas. Como dijo un personaje de Brad Pitt en una de sus películas, “Estados Unidos no es un país, es una corporación”.

Curioso que siendo una nación militarmente tan poderosa y con la agencia espacial más avanzada del mundo, tenga inmensos desequilibrios sociales, y no logre garantizar dos derechos básicos como Canadá y Europa: salud y educación.

A eso hay que sumarle al menos dos nuevos elementos de subdesarrollo: la corrupción innegable que se ha destapado en los últimos años –de Rudolf Guiliani a Harvey Wenstein– y que, irónicamente, es la razón por la que muchos emigran desde sus maltrechas naciones; y el extremismo político, con Republicanos y Demócratas incapaces de convivir.

Al contrario, están marcando territorios, como los perros con la vejiga llena. En diciembre, por ejemplo, el comentarista Tucker Carlson culpó a los inmigrantes de la suciedad en las calles del Bronx, y lo definió como “uno de los últimos distritos menos estadounidenses en el país”. Mientras, varios senadores conservadores estatales de Nueva York anunciaron que se retirarían en 2020 porque ante la avalancha liberal “no tienen voz. No pueden ser escuchados. Es una pena vergonzosa”, dijo el veterano congresista Al D’Amato.

¿Y no se supone que este país es descentralizado, diverso y federal? Vaya ironía en la tierra de la Democracia “modelo”, donde además el que saca más votos no siempre gana…

¿Está funcionando el sueño americano o se ha tomado una buena siesta él mismo? Habría que preguntarles a los puertorriqueños en su isla o allí mismo en El Bronx. ¿Europa occidental ofrece mejores opciones para la inmigración? Tendrían que hablar los árabes o africanos en París, Madrid o Berlín. ¿Y qué queda para los venezolanos, en ruta de ser apátridas y convertirse en el mayor grupo de refugiados en el mundo actual?

Comienza una nueva década, ya está más que claro que no hay país perfecto ni “mejor”, que todo es relativo y nada es general ni eterno. Los voraces incendios en Australia y el Papa manoteando a una mujer frente a las cámaras parecen señales apocalípticas. Quizás ahora sea más útil planificar siestas a corto plazo que largos sueños.

Andrés Correa Guatarasma es corresponsal y dramaturgo venezolano residenciado en Nueva York, miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. 

(Las Tribunas expresan la opinión de los autores, sin que EFE comparta necesariamente sus puntos de vista).