The Gentlemen: Así ven a Guy Ritchie sus actores Hugh Grant, Matthew McConaughey, Charlie Hunnam y más

El cineasta inglés vuelve a sus orígenes en su nuevo film y los protagonistas nos cuentan cómo es trabajar con un director que puede cambiarlo todo "en un minuto"

The Gentlemen: Así ven a Guy Ritchie sus actores Hugh Grant, Matthew McConaughey, Charlie Hunnam y más
Izq. a dcha.: Henry Golding, Guy Ritchie, Matthew McConaughey, Charlie Hunnam, Michelle Dockery y Hugh Grant en Nueva York. (Photo by Slaven Vlasic/Getty Images for STXfilms)
Foto: Slaven Vlasic / Getty Images

Guy Ritchie es famoso por dos cosas: por haber sido el marido de Madonna y por sus películas de gánsters ingleses. De la cantante se divorció en 2008, año en que además estrenó “RocknRolla”, su última película de mafiosos con acento cockney londinense. Hasta ahora. Con “The Gentlemen” -estreno este viernes 24 de enero en Estados Unidos-, el cineasta de 51 años vuelve a sus orígenes.

“Ésta es la arena en la que yo quería trabajar con Guy Ritchie”, comenta Matthew McConaughey durante la promoción del film en un hotel de Nueva York. “Una película de un gánster pequeño, un marginado, en la que muere gente pero siempre guiñándote el ojo, con buen ritmo y humor. Con personajes muy excéntricos… suena muy divertido”.

McConaughey interpreta a Mickey Pearson, un estadounidense que logra hacerse con el control del mercado de la marihuana en Inglaterra. Michelle Dockery hace el papel de su esposa Rosalind.

“Si pudiera elegir en qué película de Guy Ritchie trabajar, sería este tipo de película de Guy Ritchie”, apunta la actriz de “Downton Abbey”. “Fue un sueño hecho realidad. Me encantan películas como “Lock and Stock” y “Snatch”.

Dockery y McCounaughey en una escena de The Gentlemen.
Dockery y McCounaughey en una escena de The Gentlemen. / Foto: STXfilms

Henry Golding -que interpreta a Dry Eye, uno de los villanos que pretende hacerse con el imperio de Pearson- coincide con sus compañeros de reparto: “Es el tipo de película con el que Guy afiló sus colmillos… Especialmente los que hemos crecido en la cultura británica hemos visto estas películas icónicas muchas veces”.

Pero Ritchie no es un director fácil. Tiene fama de hacer continuos cambios al guion a última hora.

“Con Guy nunca estás en control. Todo puede cambiar en un minuto”, asegura Dockery. “Al principio todos lo encontramos frustrante, pero luego nos dimos cuenta de que era incluso mejor que lo que estaba en la página. Tiene una brillantez, una energía eléctrica que aparece de repente… a las 8 de la mañana, ¡Oh, ésta es la escena, no la que me aprendí anoche! A veces para los actores, cuando es así de fresco es cuando sale lo mejor”.

“Muchas veces se va del set con el productor y el guionista por la cantidad de cambios que hace en el guion sobre la marcha”, recalca Golding, que saltó a la fama por “Crazy Rich Asians”. “En cuanto empieza a rodar y se sienta en la silla, incluso en los primeros cinco minutos del día, todo cambia. El movimiento, la descripción, las palabras que dicen los actores… Tienes que ser ágil cuando trabajas con Guy. Y tienes que ser un participante. Si eres un observador, no funciona. Porque tú eres el experto de tu personaje particular. Tú sabes las reglas bajo las que vive tu personaje. ¿Diría algo así?, ¿le pasaría algo así en su mundo? Cuando tienes ese ir y venir, ese partido de tenis, es cuando creas algo mágico, cuando creas algo real”.

“Fue horrible”, dice medio en broma, medio en serio, Hugh Grant, que interpreta a Fletcher, un investigador secreto que conoce la historia de Pearson y sirve como narrador de la trama en largas conversaciones con Raymond, la mano derecha del capo, interpretado por Charlie Hunnam.

“Normalmente en una película filmas dos o tres páginas [del guion] cada día. Aquí filmamos 10 por día. Porque cuando hay mucho diálogo, las páginas van más rápido”, explica Grant.

Grant (dcha.) durante uno de sus discursos con Hunnam. / Foto: STXfilms
Grant (dcha.) durante uno de sus discursos con Hunnam. / Foto: STXfilms

“Yo me había aprendido 40 páginas de discursos y llego el primer día y el director me dice: ‘Olvídate de eso, aquí tienes tres páginas nuevas para hacer hoy’. Le contesté: ‘No me jodas, no voy a hacer eso’. Y me dijo: ‘No te preocupes. Tenemos un teleprompter'”.

“’¿De verdad? Mira, yo soy actor, no un presentador de noticias’. Tuvimos una pequeña pelea… y gané”, recuerda Grant sobre su primer día de rodaje de “The Gentlemen” con Ritchie, con quien ya había trabajado en “The Man from U.N.C.L.E.” en 2015.

Por supuesto, Grant no utilizó el teleprompter.

“No podría haberlo hecho de otro modo, pero no importó, porque el texto original estaba bien. Además, Guy es muy colaborativo. Yo había hecho mis propios ajustes a mis líneas de todas formas y él es muy abierto a ello. Aunque yo no le dejé cambiar nada. Él me dejó hacer cambios a mí”, matiza.

Del elenco, Hunnam era quizá el que mejor conocía a Ritchie, quien le dirigió en “King Arthur: Legend of the Sword” (2017), su mayor fracaso en taquilla.

“Nunca sabes lo que te va a tocar con Guy. Es raro, porque normalmente no relacionas este tipo de películas a que sean muy personales. Normalmente son entretenimiento en sentido amplio. Pero cuando conoces a la persona y ves el resultado final, es una representación muy ajustada de quién es él”, reflexiona el protagonista de “Sons of Anarchy”.

Golding (de espaldas), McConaughey y Hunnam. / Foto: STXfilms
Golding (de espaldas), McConaughey y Hunnam. / Foto: STXfilms

“Él puede ser muy volátil. Un día ama todo lo que haces. Pero llegas al día siguiente, y simplemente porque él se siente diferente sobre el estado de la unión, puedes hacer exactamente lo mismo, con el mismo nivel de pasión y compromiso, y no le gusta”, explica el actor inglés de 39 años.

“Obliga a los actores a ser muy ligeros, muy atléticos, porque tienes que ser capaz de dar un giro rápidamente. No puedes llegar con un plan de juego muy rígido porque en cualquier momento te saca la alfombra de debajo de tus pies y te pide que hagas exactamente lo contrario a lo que pensabas hacer. Eso es mucho más dramático con Guy que con cualquier otro director con el que haya trabajado”, asegura Hunnam.

“¿Dirías que bipolar?”, le preguntamos.

“No… Eso no sería amable. Preciso, pero no amable”, bromea Hunnam. “Diría que tiene un desorden de Déficit de Atención. Pero no está dirigido a ti, sino a todo el proceso. Él puede estar enamorado de un monólogo de dos páginas que escribió el jueves y al momento de rodarlo el viernes piensa que es una mierda, lo odia y lo descarta. Tú como actor te has pasado toda la noche estudiándolo, pensando la arquitectura de la escena, trabajando los matices… y cuando llegas él acaba de decidir que ya no le gusta a escena. Es bastante auténtico, pero instintivo”.

Por cada reclamo a la forma de trabajar de Ritchie, los actores de “The Gentlemen” añaden una frase alabando su creatividad.

“Su cerebro es un motor que trabaja con todos los cilindros a tope en cada momento. No mira atrás”, dice McCounaghey.

“Si le dijeran: ‘Guy, haz una película durante los próximos 50 años’, sería el director perfecto. Porque su última idea es siempre su mejor idea. Y su última idea es siempre diferente a la idea que tenía 30 segundo antes. Y va a tener otra dentro de 30 segundos que va a ser aún mejor”.

McConaughey escucha a Ritchie hablar sobre The Gentlemen en el Alamo Drafthouse de Brooklyn, NY.
McConaughey escucha a Ritchie hablar sobre The Gentlemen en el Alamo Drafthouse de Brooklyn, NY. / Foto: Getty Images