Ford v Ferrari: qué fue real y qué no en la película sobre la victoria de EEUU en Le Mans

El film aspirante a cuatro Oscars fue bien recibido por los profesionales del automovilismo, pero no todo sucedió como se muestra en el film
Ford v Ferrari: qué fue real y qué no en la película sobre la victoria de EEUU en Le Mans
Christian Bale interpreta al piloto británico Ken Miles en Ford v Ferrari.
Foto: 20th Century Fox / Cortesía

A principios de los años 60, Henry Ford quiso comprar la prestigiosa marca italiana Ferrari, entonces en problemas financieros. Pero el mítico Enzo Ferrari decidió venderla a sus compatriotas de Fiat. Enojado por el rechazo, Ford puso en marcha un plan vengarse: invertiría lo que hiciera falta para derrotar a los autos rojos en la carrera más famoso del mundo, las 24 horas de Le Mans.

La historia de aquel arrebato de orgullo estadounidense se cuenta en “Ford v Ferrari”, film nominado a Mejor Película en los inminentes premios Óscar y que ya está disponible en digital y a partir del 11 de febrero en 4K, Blu-ray y DVD.

La cinta dirigida por James Mangold recrea uno de los momentos más memorables de la historia del automovilismo, por lo que no es de extrañar que profesionales de ese deporte y expertos de la industria la hayan recibido con expectación y, en general, de forma positiva.

“Cada vez que sale una película grande de carreras todos nos beneficiamos”, comenta Chip Wile, presidente del Circuito Internacional de Daytona, pista que alberga carreras tan famosas como las 500 Millas de Daytona (la prueba más importante de la NASCAR) y la carrera de resistencia Las 24 Horas de Daytona (ahora conocida como la Rolex 24). Esta última, que también se muestra en el film, acaba de tener lugar el 25 y 26 de enero.

“Este fin de semana hemos tenido más gente que el año pasado”, asegura Wile. “Lo atribuyo a la película”.

El film se centra en los personajes de Carroll Shelby –legendario diseñador de autos de carreras estadounidense, interpretado por Matt Damon– y del piloto británico Ken Miles –interpretado por Christian Bale–.

Loading the player...

Según la cinta, ellos fueron los personajes claves para llevar a cabo la misión encargada por Henry Ford.

“La parte del negocio, Ford yendo a por Ferrari porque no le quiso vender, es muy precisa”, explica Hurley Haywood, triple ganador de Las 24 horas de Le Mans. “Eso muestra lo que ocurre del lado corporativo y permite a los equipos hacer lo que hacen”.

“El aspecto político de la película es relevante hoy”, comenta Scott Pruett, cinco veces ganador de Las 24 horas de Daytona. “Ferrari acercándose a Ford para incrementar el precio a Fiat; todo lo que ocurría dentro de Ford, los favoritismos…”.

Pero el absoluto protagonismo de Shelby y Miles en el proyecto –como se muestra en la película– no fue tal.

Matt Damon (izq.) y Christian Bale en una escena de Ford v Ferrari.
Matt Damon (izq.) como Carroll Shelby y Christian Bale como Ken Miles en una escena de Ford v Ferrari. / Foto: 20th Century Fox

“Una cosa que no muestra el film es que Shelby tenía una organización enorme. Había más de 60 mecánicos allí”, recuerda Roger Bailey, uno de los ingenieros que trabajaron en el Ford GT40 Mk II que ganó en Le Mans en 1966. “Fue un esfuerzo menos individual que lo que se muestra en la película”.

Tras fracasar en Le Mans en 1965, Ford –que por entonces ya era dueña del equipo de Shelby– invirtió más aún en el proyecto y añadió otras organizaciones: Alan Mann Racing de Inglaterra, Holman & Moody y el propio Carroll Shelby, según Bailey. “Equipos diferentes en una organización combinada. No era solamente el equipo de Carroll Shelby. Se construyeron siete Mark II, cuatro o cinco se terminaron”.

“Me gustó la película –comenta Bailey-. Pero creo que la hubiera disfrutado más si no hubiera estado allí. Porque hay una o dos cosas… Tiene mucho de Hollywood”.

“Si yo no supiera nada de automovilismo y veo la película, hubiera pensado que Carroll Shelby ganó las 24 horas él sólo”, añade.

Bailey apunta una escena del film que nunca ocurrió: la prueba de los Ford GT40 sorteando barriles de aceite, bajo las alas de los aviones, en el aeropuerto de Los Ángeles, junto al cual tenía el hangar Shelby American. “Ni siquiera nos dejaban pasar a ese lado del edificio a comer un sándwich a mediodía”, asegura Bailey.

Matt Damon y Christian Bale en un momento del rodaje de Ford v Ferrari.
Matt Damon y Christian Bale en un momento del rodaje de Ford v Ferrari. / Foto: 20th Century Fox

Por otro lado, la película muestra a Miles como un genio no sólo al volante, sino también de la mecánica del auto de carreras. Él es el que hacía mejorar el Ford GT40 durante su construcción, algo que ponen en duda los expertos.

“Cuando yo empecé a correr, uno nunca podía decir sobre lo que se tenía que hacer con el auto. Pagaban a ingenieros muy caros que sabían qué hacer. Uno sólo le transmitía cómo se comportaba el auto. Ellos hacían los cambios y luego uno le decía si funcionaban o no”, explica Haywood, ganador también 5 veces en Daytona. “La relación entre el piloto y el ingeniero era muy estrecha, pero el primero nunca le decía al segundo lo que tenía que hacer”.

“Pero lo único que vi en la película que no es preciso son las líneas amarillas en la carretera en Le Mans. En Francia no había esas líneas”, asegura. “La réplica de los boxes fue muy precisa. Yo estuve allí en los 70 y había cientos de personas alrededor. Los equipos tenían que poner cuerdas para evitar que se metieran. En la parte de atrás había un callejón donde íbamos a orinar, y se ve en un par de escenas”.

En la película, en la salida de Le Mans Miles no logra cerrar la puerta de su Ford GT40 MKII y tiene que manejar parte de la carrera agarrándola. Por extraño que suene hoy, una situación así podía darse.

“Una vez se me salió una puerta a 200 millas por hora”, recuerda Haywood. “Entré a boxes y pusieron otra puerta, pero no encajaba bien. Uno de los mecánicos se quitó el cinturón y lo ató por la entrada de refrigeración. El ángulo impedía que entrara el aire y acabamos friendo el motor a una vuelta del final”.

“Estas cosas suenan medio locas, pero ocurren todo el tiempo”, explica.

Charlie Agapiou, jefe de personal del equipo, confirma en el documental “Shelby American” que en la salida Ken Miles no pudo cerrar la puerta correctamente.

La versión UIltra HD incluye un libro con imágenes del film.

“Una de las cosas que no se muestra en la película es el calor que hace dentro de esos coches. Puede llegar a 110 ºF o 120 ºF dentro del auto. Y los trajes ignífugos de ahora son mucho más ligeros y eficientes que entonces”, apunta Pruett.

Aunque el film se titula “Ford v Ferrari”, la trama se centra en Ford y pasa por encima de la marca italiana. Aún así, Enzo Ferrari aparece en su fábrica de Maranello y en la propia carrera en 1965 y 1966. ¿Así fue?

“¿Enzo Ferrari en la zona superior de boxes dirigiendo la carrera? Eso nunca ocurrió. Enzo Ferrari nunca fue a Le Mans. Y seguro que no fue en 1966”, asegura Bailey. “Nunca iba a las carreras, ni siquiera a Monza que le quedaba al lado de casa”.