Fanáticos de los 49ers en LA hablan de sus ‘locuras’ por el equipo

Los aficionados sueñan con que el equipo de San Francisco se corone este domingo en el Super Bowl

Óscar Jiménez dice que durante el año, siempre lleva alguna prenda de su equipo favorito. / fotos: Iliana Salguero.
Óscar Jiménez dice que durante el año, siempre lleva alguna prenda de su equipo favorito. / fotos: Iliana Salguero.
Foto: Impremedia

No importa si es de día o de noche, si es noviembre —cuando la temporada de la NFL está en su apogeo— o mayo —cuando aún se ve lejos el primer “kickoff” del año— Óscar Jiménez siempre lleva con él alguna prenda de los 49ers, que este domingo se enfrentará en el Super Bowl LIV a los Chiefs de Kansas City en el Estadio Sun Life de Miami Gardens, Florida.

“Todo el año siempre uso algo del equipo, ya sea pijama, una gorra, una cartera o un cinto… Siempre tengo algo de ellos, ya sea que esté despierto o dormido, siempre los tengo cerca”, cuenta Jiménez, quien es conductor de las rutas de autobuses 720 y 33 en la ciudad de Los Ángeles.

Este aficionado se enamoró de este deporte cuando era apenas un niño y desde entonces ha sido fiel al equipo de San Francisco.

Para el inmigrante este ovoide es una reliquia.

“Cuando empecé a ser fan de los 49ers tenía como 12. En ese entonces, a nadie de mi familia [que vino de El Salvador] le gustaba el fútbol americano, entonces el deporte de ellos era el fútbol, pero estando aquí me enamoré de ese deporte”, recuerda el hombre de 38 años, que nació en México cuando sus padres estaban en camino a EEUU y donde se quedaron a vivir casi cinco años.

“A los que sí logré hacer aficionados fueron a mis hermanos, porque mi esposa y mi hijo no mucho… Mis hermanos [menores] son igual de aficionados que yo”, dice sobre Dani y Francisco Morales. “Siento que inicié una tradición en la familia”.

Jiménez asegura que tiene una intensa conexión con el equipo, que va desde coincidencias simples hasta un estilo de vida que lo ayuda a sobrellevar el estrés laboral.

“Fui encontrando similitudes conmigo. Por ejemplo, el primer Super Bowl que ellos ganaron fue el año que yo nací y así muchas conexiones que me han hecho querer al equipo”, explica.

“Además, mi oficio es estresante, trabajar con el público es algo muy difícil y muchas veces los juegos son mi salida de energía. Uno llega a ver un juego y suelta lo que siente, porque uno grita y se emociona… A veces hasta brincas. Esa es mi forma de eliminar estrés y sentirme mejor”.

Jiménez creó este caso junto a sus hermanos.
Jiménez junto a sus hermanos dicen estar listos para el encuentro de este domingo.

¿Amor para toda la vida?

Para este salvadoreño-mexicano residente de City Terrence el juego de mañana domingo representa una oportunidad única para su equipo y el pretexto perfecto para compartir con la familia.

“Estamos viviendo en las nubes por este Super Bowl, esperamos que este año puede ser la temporada de nosotros… Vamos a invitar a la familia para ver el juego y ojalá todo salga bien”.

Jiménez se atrevió a dar un pronóstico y dijo que espera que la final acabe 21-14 a favor de los 49ers y si eso sucede, quizás sería el momento perfecto para tatuarse al equipo de sus amores, como ya lo hicieron sus hermanos.

“Si el domingo ganan quizás me tatuaría. Creo que por mi afición por ellos valdría la pena porque no pienso cambiar de equipo”, afirma.

Esta es una de las gorras más antiguas de los 49ers.

Una afición que lo lleva por todo EEUU

Al igual que Jiménez, Alejandro Rosales, es el precursor de esta pasión en su familia y la ha llevado a otro nivel al crear un grupo de viaje para ver a los 49ers por todo el país.

“Yo soy el primer aficionado de los 49ers en mi familia. El primer juego que vi fue contra los Gigantes de Nueva York fue como en el 2000 o 2001 y ganaron los 49ers. Desde esa fecha me hice aficionado”, relata el joven de 32 años.

“Mi familia vio cómo me encantaba el fútbol americano y ahora todos son aficionados también, somos ocho hermanos y todos somos 49ers”.

Desde hace siete años este empresario mexicoamericano viaja a diferentes ciudades del país en su cumpleaños —22 de noviembre— para ver al equipo de la bahía.

La elección la hace dependiendo del encuentro que esté más cerca de su fecha de nacimiento y por supuesto, que sea en un estadio que no haya visitado antes.

Alejandro Rosales cuenta que cada año sigue a los 49ers y visita un estadio nuevo con sus amigos. / foto: suministrada.

“Cada año voy a ver a los 49rs a un estadio diferente, ya tengo siete años haciendo eso… He ido a Dallas, Chicago, Green Bay, Arizona, Nueva Orleáns y otras y cada año vamos más amigos. Esta vez [esta temporada] fuimos 22 personas”, cuenta emocionado al recordar que el primer año solo fueron él, su hermana y tres amigos.

“El próximo año vamos a ir a Nueva Inglaterra a verlos contra los Patriots, casi todos somos del sur de California, tenemos una familia de cuatro que viene de Houston, Texas; y otra familia que conocimos cuando fuimos a Washington y ahora también nos acompañan”, relata.

Rosales planea el viaje desde abril cuando se anuncia el calendario de juegos para que todos los viajeros puedan comprar su boleto de avión y reservar su hotel con tiempo.

“Luego yo me pongo en contacto con el equipo que vamos a visitar y compro los boletos en grupos de 15 o 30 y todos nos sentamos juntos”, explica.

De esa forma, este aficionado aprovecha para apoyar a su equipo favorito y para disfrutar de otra de sus pasiones: viajar.

“A nosotros nos gusta viajar mucho, entonces nuestra afición nos da la oportunidad de ver a los 49ers y conocer una ciudad nueva de Estados Unidos. Es como una vacación que tomamos juntos y es la parte que más me gusta, compartir con mis amigos y conocer nuevos lugares”.

Rosales junto a sus amistades la vez que visitaron Nueva Órleans por un juego de temporada de los 49ers.

Fiesta el domingo

Rosales ya tiene todo listo para la fiesta que planea vivir el domingo, de la que espera los “Niners” salgan victoriosos.

“Ojalá que ganen porque ya tenemos mucho tiempo que no ganamos un Super Bowl”, desea el joven.

Pase lo que pase, dice ya tener todo listo para disfrutar sin distracciones el tan esperado Super Tazón.

“Cada año hacemos una fiesta para el Super Bowl y tenemos hasta 30 personas, pero estea vez vamos a ser como 50 personas y ya tenemos unas personas que nos van a hacer toda la comida y bebida para que nosotros solo estemos pendientes del juego y nos relajemos un poco más”, relata el residente de la ciudad de San Pedro.