Un avance en la tregua comercial y un paso atrás

China reducirá a la mitad aranceles a productos de EEUU

Un avance en la tregua comercial y un paso atrás
El fin de semana se reforzarán los aranceles al acero y aluminio./Shutterstock
Foto: Shutterstock
Regreso a Clases

El mes pasado China y EE UU firmaron la Fase 1 de un tratado comercial con el que se trata de resolver el enfrentamiento ente estas dos potencias. Aunque esta firma no eliminaba los aranceles con los que se están penalizando de un lado y otro las exportaciones de ambos países el jueves China dio un paso adelante en lo que se considera una tregua.

El Gobierno de este país anunció que reducirá a la mitad los aranceles a exportaciones estadounidenses por valor de $75,000 millones. Son algunos de los que se impusieron como represalia a las mismas medidas tomadas por la Casa Blanca. Será a partir del 14 de febrero cuando las tarifas a los productos afectados en la subida de septiembre del año pasado se reducirán del 10% al 5% y las que estaban al 5% como la soja, pasarán al 2.5%.

El próximo ajuste dependerá del avance hacia la Fase 2 que aún no tiene fecha. EEUU por su parte va a recortar parte de los aranceles impuestos en importaciones de China valoradas en $120,000 millones pero deja intactos estos impuestos al consumo en productos que se traen de este país y que suponen una factura de $250,000.

Pero los avances en un frente no están disminuyendo todas las tensiones comerciales. La Casa Blanca tiene previsto ampliar las tarifas a la importación de acero y aluminio (las primeras que impuso en 2018) este fin de semana con la idea de mejorar la posición competitiva de los productores de esta industria.

Adicionalmente, la Administración estadounidense no se ha pronunciado aún sobre la posible penalización con el 100% de arancel de importaciones de vino europeo. Algunos de los vinos procedentes de Europa ya están sufriendo costos más elevados pero la amenaza del 100% tiene nerviosa a la industria del vino de ambos lados del Atlántico. Los productores estadounidenses creen que se desestabilizará el mercado y será malo para todos.

La industria de la hostelería ha hecho ya campaña ante el Gobierno para evitar estas tarifas que tendrían graves repercusiones en el sector. Ante la incertidumbre, algunos distribuidores están haciendo acopio de botellas.