Metros de amor para personas con cáncer

Estudiantes y otros miembros de la comunidad donan su cabello en Woodland Hills

Alma Salazar, directora de la secundaria Wooland Hills Academy, fue al evento con su hija. / fotos: Iliana Salguero.
Alma Salazar, directora de la secundaria Wooland Hills Academy, fue al evento con su hija. / fotos: Iliana Salguero.
Foto: Impremedia

Cientos de personasse reunieron este viernes en la primaria Serrania Charter de Estudios Enriquecidos, en la cuidad de Woodland Hills, para ser parte de un enorme acto de amor que busca devolver esperanza y alegría a las personas que luchan contra el cáncer.

Una verdadera fiesta se vivió en el patio de la escuela, que se se pintó de color rosa, ya que todos los estudiantes estaban apoyando la causa con camisetas, suéteres, gorros y carteles.

Esta primaria unió esfuerzos con la escuela secundaria WoolandHills Academy para reunir a más 50 personas, entre estudiantes, maestros y miembros de la comunidad, que ofrecieron su cabello para donarlo en el evento que logró recolectar unos (35 pies) de cabello.

“Estoy muy emocionada de estar aquí, miren a todas estas personas que tememos hoy [ayer] listas para donar su cabello en un noble acto de amor”, dijo ante las decenas de pequeños estudiantes y padres de familia, Yevette Peterson, quien ha vencido dos veces al cáncer y es fundadora de este evento.

Esta fue la séptima edición del “Cortatón de Cabello” (Pony Up Cut-A-Thon) y en los seis años anteriores se han logrado recaudar unos 180 pies de cabello.

No solo alumnos pero también maestros y padres de familia llegaron a colaborar.

“Estamos dando mucho más que cabello, estamos regalando empatía, amabilidad y eso vale muchísimo para una persona enferma. Le da esperanza. Lo sé porque yo vencí el cáncer dos veces y sé lo que una muestra de amor como ésta significa, porque las personas enfermas y los que los rodean viven días muy, pero muy difíciles”, explicó la madre de familia.

Peterson recordó el momento en el que perdió todo su cabello, incluidas sus cejas y pestañas y recalcó que un acto, por muy pequeño que sea, puede cambiar la vida de una persona que lucha contra esta terrible enfermedad.

“Mi historia tiene un final feliz porque la gente fue muy buena conmigo. Las personas a mi alrededor me dieron mucha esperanza, cuando la gente era amable conmigo sentía que se preocupan por mí, que no estaba sola y eso me daba el valor para seguir adelante”, agregó.

El evento contó con el apoyo de 40 estilistas que ofrecieron su tiempo y buena energía para cortar el cabello de los donadores.

“Estoy aquí ayudando porque mi abuelita falleció de cáncer, además, he visto a muchas personas perder su cabello y con eso pierden su esperanza”, dijo Mirna Boror, una cosmetóloga guatemalteca con 12 años de experiencia.

“Las personas enfermas pasan por muchas tristezas y cuando hay un acto como este, ellos se motivan y encuentran más fuerzas para luchar”.

Con gran entusiasmo y ayudada por los estudiantes, Peterson encabezó la cuenta regresiva para que los profesionales de la belleza tomaran sus tijeras y cortaran las coletas de los donadores, un acto que desató los gritos, aplausos y lágrimas de los presentes.

David Trinidad (c) se puso en manos de Mirna Boror para cortar su melena.

En honor a los que se fueron

La mayoría de las personas que donaron sus melenas lo hicieron en honor a un amigo o familiar que perdió la batalla contra el cáncer y han encontrado en ese tipo de eventos una forma de honrarlos, recordarlos y dar apoyo a los que ahora enfrentan esa lucha.

Ese es el caso de Angie Pineda, una estudiante de séptimo grado que recordó a su ser querido durante la ceremonia.

“Decidí donar mi cabello en honor a mi abuela, quien desafortunadamente murió a causa de cáncer en 2018. Estoy muy feliz de ayudar a los demás haciendo algo tan pequeño como cortar mi cabello, sé que esta acción va a traer mucha esperanza y felicidad a las personas que tanto lo necesitan”, expresó la pequeña con una gran sonrisa de satisfacción.

Angie Pineda donó su cabello en nombre de su abuelita.
Así de largo se veía el cabello de la alumna de séptimo grado, Angie Pineda.

“Mi abuelita era de Honduras y cuando ella venía yo pasaba con ella todo el tiempo, ella era mi todo”, cuenta conmovida por el recuerdo.

“Hice esto porque quiero dar felicidad a las personas con cáncer y a mí no me cuesta nada cortar mi cabello. Lo hago por amor a ellos y para que otras personas se motiven a hacerlo”, agrega.

David Trinidad también participó en este maratón de cortar cabello por una experiencia personal y llevaba más de tres años esperando alcanzar el largo y poder donar su melena.

“Quise donarlo por mis familiares que han muerto de cáncer, para honrar a mi abuelito, dos tíos y mi tía, hice esto porque recuerdo cómo estaban ellos, lo hice para ayudar a otros que están pasando por lo mismo”, explicó el joven de 21 años de edad que es cocinero en un restaurante de comida rápida.

Ejemplo de liderazgo

Alma Salazar, directora de la secundaria Wooland Hills Academy ha donado cuatro veces su cabello y es la segunda vez que lo hace a través de este programa.

“Es una manera de darle esperanza a otra persona y ser un buen ejemplo para los jóvenes. El liderazgo es dar el ejemplo y esta es una manera de demostrarle a niños desde los 5 años que todos tenemos poder en nuestras manos para apoyar a nuestros semejantes”, explicó la docente de origen mexicano.

Salazar también expresó su alegría por el crecimiento del evento, ya que recordó que el primer año solo participaron 10 personas.

“Ahora fuimos más de 50 personas las que donamos el cabello, incluyendo mi hija de 7 años. La verdad es que me causa mucha emoción que ella haga eso”, dice y hace una pausa para evitar las lágrimas.

“Nuestros hijos son el futuro, mis estudiantes son el futuro y yo entiendo la importancia de inculcarles a temprana edad la importancia de ayudar a los demás… Para que ellos marquen la diferencia en el futuro”.

Salazar aprovechó la oportunidad para mandar un claro mensaje a las personas que luchan contra cáncer: “No están solos, no se den por vencidos porque nosotros estamos aquí para apoyarlos”.