Mujer con “cuatro senos” se opera para quitarse dos y tener una vida sexual sana

La mujer se sentía tremendamente acomplejada por su aspecto
Mujer con “cuatro senos” se opera para quitarse dos y tener una vida sexual sana
Imagen ilustrativa.
Foto: Shutterstock

Una mujer que desarrolló dos bolsas de tejido mamario debajo de las axilas afirma que su vida era poco menos que un infierno hasta que no se operó.

Debido a sus pechos extra, Phoebe Ellis, de 22 años, se sentía incómoda y su autoestima se vio afectada. Por eso se escondía debajo de camisetas holgadas y nunca permitía que nadie la viera haciendo topless.

Para ella, su situación era tan grave y le afectaba tanto que incluso tuvo pensamientos suicidas. Sin embargo, en ningún momento calificó para que los médicos consideraran su problema como algo más allá de un “complejo cosmético”.

“Me sentía como un monstruo. Ni siquiera podía mirarme a mí misma porque tenía esas deformidades extrañas. Estaba tan avergonzada pensando que era un bicho raro. Tenía miedo de que alguien se enterara de cómo era mi aspecto en realidad. Estaba traumatizada por mi propio cuerpo”, declaró Phoebe a Unilad.

Su vida sexual se vio muy afectada, ya que no conseguía sentirse cómoda a la hora de intimar con hombres. Se avergonzaba de sí misma.

Fue con tan solo 12 años cuando se percató de que tenía dos bultos del tamaño de una pelota de tenis debajo de la axila izquierda. En un principio temió que fuera cáncer.

Por suerte no lo era y su médico de cabecera le aseguró que no tenía nada de qué preocuparse, pero lo mismo le sucedió en su axila derecha tres años después.

A pesar de suplicar a los médicos que le revisaran bien, tuvo que esperar 10 años para recibir un diagnóstico que explicara su problema.

“No tenía idea de qué eran esas protuberancias extrañas, solo sabía que dolían y que no deberían estar allí.

Vivía con mi familia en Estepona, España, pero volé a casa para ver a mi médico en el Reino Unido, que nunca había visto algo así”, cuenta la afectada.

Como su seguro médico no le cubría la operación, sus amigos y familiares reunieron los casi $8,000 dólares que costaba la intervención.

Se sometió a la cirugía y todo salió bien, los bultos fueron enviados a un laboratorio para su análisis.

No fue hasta el pasado mes de enero que Phoebe descubrió que tenía tejido mamario axilar accesorio, una afección que afecta entre el 2% y el 6% de las mujeres.