5 milagros que sucedieron en Eucaristías y que dejaron evidencias físicas

Existen historias de milagros religiosos que se pueden presenciar hasta nuestros días

5 milagros que sucedieron en Eucaristías y que dejaron evidencias físicas
Los milagros pueden ser vistos actualmente.
Foto: Pixabay

Las personas católicas creen que Jesucristo está presente de alguna forma en la Eucaristía, ceremonia religiosa en la que se consagra el pan en el cuerpo de Cristo y el vino en su sangre.

A lo largo de la historia de la Iglesia, existen varias historias que podrían confirmar este milagro. Sin importar que una persona sea religiosa o no, lo que sucedió en estas Eucaristías dejó evidencia aún presente hasta nuestros días.

Milagro de Lanciano en el siglo VIII

Un sacerdote de Lanciano, Italia, que según cuenta el sitio Pop Church, experimentaba dudas sobre la presencia de Cristo, fue testigo en plena misa de cómo el pan y el vino se transformaron en carne y sangre reales. La noticia del milagro se extendió rápidamente y al poco tiempo, fue autenticado por la Iglesia. En 1971, el profesor de anatomía Odoardo Linoli realizó un análisis científico y concluyó que la carne era tejido cardiaco y la sangre parecía ser fresca a pesar de tener 1200 años. Actualmente, se puede presenciar en la Iglesia de San Francesco, en Lanciano, Italia.

El cabo de Bolsena, siglo XIII

Mientras celebraba una misa en Orvieto, Italia, un sacerdote comenzó a sangrar sobre el cabo (una tela litúrgica) en el altar. Cuenta la historia que el papa estaba visitando la ciudad en ese momento, por lo que el sacerdote corrió a verlo y le confesó que había estado dudando de la presencia de Cristo. El cabo permanece en exhibición en la catedral de Orvieto.

Las hostias de Siena, Italia, siglo XVIII

El 14 de agosto de 1730, mientras los católicos de Siena asistían a un festival en la víspera de la Asunción, unos ladrones entraron a la iglesia de San Francisco y robaron un copón de oro que contenía cientos de hostias consagradas. Dos días después, en otra iglesia una persona notó que algo blanco sobresalía de una caja de ofrendas, la abrieron y hallaron las hostias, con tierra y telarañas. Después de ser limpiadas para ser colocadas de nuevo en su copón; no fueron consumidas debido a la suciedad que presentaban, así que los sacerdotes dejaron que se consumieran con el tiempo, algo que no ha sucedido más de 285 años después. Hoy se pueden ver en la Basílica de San Francisco en Siena, Italia.

El milagro de Chirattakonam, India, siglo XXI

El 28 de abril de 2001 durante la Eucaristía que se celebraba en la parroquia de Santa María en Chirattakonam, tras manchas rojas se materializaron en la hostia. El sacerdote no supo qué hacer, así que la devolvió al tabernáculo. Días más tarde y al examinarlo, notó que se había formado un rostro.

El milagro eucarístico de Santarém, siglo XIII

Una mujer de la localidad de Santarém, Portugal, angustiada porque su esposo le era infiel, acudió con una hechicera para que la ayudara. El precio por sus servicios era una hostia consagrada. La mujer fue a la iglesia de San Esteban, recibió la Eucaristía y la mantuvo en su boca, la colocó en su velo, pero justo antes de salir, la hostia comenzó a sangrar. Al llegar a casa, se arrepintió de lo que hizo, llamó a un sacerdote, quien la recuperó y regresó a la iglesia. La Iglesia investigó y aprobó el milagro, por lo que el recinto tomó el nombre de Santo Milagro, donde permanece la hostia hasta nuestros días.

Te puede interesar:

Consulta tu horóscopo
de hoy