Un caso que estremeció a México: la psicóloga que desmembró a su esposo con sierra y espació sus restos por la ciudad

Usuarios de redes retoman la historia en medio de la indignación por el feminicidio de Ingrid Escamilla en Ciudad de México
Un caso que estremeció a México: la psicóloga que desmembró a su esposo con sierra y espació sus restos por la ciudad
La psicóloga María Alejandra Lafuente, acusada de cercenar con una sierra eléctrica el cuerpo de su marido y esparcir los restos por la Ciudad de México.
Foto: Cortesía

En medio de la indignación en redes sociales por la muerte de Ingrid Escamilla a manos de su esposo en Ciudad de México, usuarios retomaron el caso de la psicóloga María Alejandra Lafuente, acusada de cercenar con una sierra eléctrica el cuerpo de su marido y esparcir los restos por la demarcación.

Fue el 6 de noviembre de 2014 cuando el torso sin extremidades de Allan Carrera Cuellar fue hallado en la esquina de las calles Anáhuac y Quintana Roo, colonia Roma, perímetro de la delegación Cuauhtémoc.

El reporte del Excélsior indica que, posteriormente, las autoridades localizaron las partes superiores e inferiores, sin manos ni pies, en bolsas de plástico, en la colonia Valle Escondido, en Tlalpan.

Mientras que en la casa de la victimaria, ubicada en la colonia Tepepan, delegación Xochimilco, se recuperó la cabeza y las manos, también en bolsas de plástico. Allí además encontraron la sierra eléctrica utilizada para cometer el crimen.

La inculpada suministró a su pareja un medicamento que contenía benzodiacepinas, lo que provocó que disminuyera su capacidad física.

En un principio, la profesionista trató de confundir a las autoridades.

Pero, la mexicana, quien inicialmente declaró en calidad de testigo, se contradijo al ser cuestionada sobre el envío de mensajes desde el celular de su esposo, de 41 años.

Las autoridades lograron establecer la vinculación de la mujer con el crimen mediante varios testimonios que la ubicaban en el lugar a la hora de los hechos.

Además, pruebas recabadas mediante diversos procedimientos técnicos y tecnológicos, revelaron que la fémina pretendía hacer creer que la víctima estaba viva al enviar mensajes de texto desde los teléfonos celulares del hombre, durante el último mes.

Lafuente fue acusada del delito de homicidio calificado en razón de parentesco bajo la causa penal 247/2014.

En el 2016, las autoridades decretaron prisión formal en su contra por el asesinato de su esposo.

Se desconoce la condena exacta que le fue impuesta a la mexicana. Tampoco se tienen detalles de las circunstancias que llevaron a la comisión del crimen.