Ecuatoriano ‘Vespeando al Mundo’ llega a Los Ángeles

Ya visitó Sudamérica, Centroamérica, México y ha llegado a EEUU

Raúl "El Russo" Ricaurte a su llegada a Los Ángeles, lo primero que hizo fue visitar Hollywood. (Cortesía Vespeando al mundo)
Raúl "El Russo" Ricaurte a su llegada a Los Ángeles, lo primero que hizo fue visitar Hollywood. (Cortesía Vespeando al mundo)
Foto: Cortesía / Cortesía

Raúl Ricaurte es un fotógrafo y diseñador gráfico de Quito, Ecuador, conocido entre sus amigos como  “El Ruso” por su gran parecido con un jugador de fútbol ruso del mundial de 1994. Pero es aún más famoso porque desde 2017 decidió embarcarse en una intrépida misión en su moto a la que ha llamado “Vespeando al Mundo”.

“Mis amigos me dijeron que estaba loco y que no iba a llegar a ningún lado, que pensara bien las cosas, pero siempre he sido rebelde y quería hacer lo que yo quería”, cuenta en entrevista con La Opinión.

Así fue como el 26 de septiembre de 2017 se montó en su Vespa PX150 del año 1987 a la que bautizó como Antonia en honor a su maestra de kinder.

Los logos de Antonia, la motocicleta Vespa de Raúl “El Ruso” Ricaurte. (Cortesía Vespeando al Mundo)

“Salí con miedo porque iba solo y no conocía mi moto. Con el tiempo lo perdí cuando fui conociéndola y aprendiendo de mecánica”, dice.

Además en cada ciudad se encontró con clubes de motociclistas y se hizo de amigos que lo ayudaban. “Hoy por hoy, yo le arregló todo a la moto; y es muy cómoda”, dice.

Escogió una Vespa tras hacer una investigación de cuáles eran las mejores motos para recorrer el mundo y encontró que esta marca ocupaba el quinto lugar.

Antes de lanzarse a la aventura de recorrer el mundo en su Vespa, hizo un viaje como mochilero por Sudamérica con la meta de llegar al Mundial Brasil 2014, que lo llevó a conocer un total de 58 ciudades, 6 países y 14 maravillas del mundo moderno.

Raúl “El Ruso” Ricaurte en el Salar de Uyuni en Bolivia en el 2018. (Cortesía Vespeando al Mundo).

Ese viaje lo inspiró a viajar por el mundo en moto para tomar fotografías.

“Como fotógrafo siempre quiero parar en cualquier lugar que me llame la atención. Con mi vespa es más sencillo moverme y manejar mis tiempos según me convenga”, dice.

Además la Vespa gasta poca gasolina. Más o menos ocupa siete litros por cada 150 o 200 kilómetros. “Intento salir a las 9 de la mañana. Recorro entre 200 y 500 kilómetros por día dependiendo si es costa o montaña”, explica.

El deseo de este ecuatoriano de 37 años ha sido recorrer 20 países en América del Sur, Centroamérica, Norteamérica, Europa, África y Asia.

Empezó por su propio país y de ahí bajó hasta Ushuaia, la capital de la provincia de Tierra del Fuego en Argentina, un lugar conocido como el final del mundo.

“Ya llevo 19 países completados. En dos años y cuatro meses de viaje, he recorrido 70,000 kilometros”, precisa.

Raúl “El Ruso” Ricaurte ya ha recorrido en su moto Vespa América del Sur, Centroamérica, México y acaba de llegar a Estados Unidos. (Cortesía Vespeando al mundo)

Generalmente suele acampar porque le gusta tomar fotos de los amaneceres y atardeceres, y se apoya con amigos que viven en el exterior o clubes de motos que le orientan sobre dónde quedase o le ofrecen un techo.

La semana pasada llegó a Los Ángeles con los ojos puestos en llegar a Alaska. “Desde ahí voy a bajar para tomar un barco en Nueva York que me lleve a España, cruzaré Europa hasta llegar a China y tomaré un barco a Chile para regresar a Ecuador, y así cumplir mi sueño”, dice.

¿Qué lleva en su mochila?

Ropa, herramientas para arreglar la moto, gasolina, llanta de emergencia, una carpa para dormir y hasta una ducha portátil, dice.

Raúl “El Ruso” Ricaurte, llega a Los Ángeles en su ruta hacia Alaska. (Cortesía Vespeando al Mundo)

Una de sus preocupaciones al planear su viaje era el factor económico, de qué iba a vivir.

“Descubrí que es más barato vivir viajando, que vivir en un lugar de manera permanente con todas las cuentas que hay que pagar”, dice.

Sin embargo, logró algunos patrocinadores, como la empresa Top1 de California que le provee de aceite para su moto en todo el continente americano, pero también obtiene recursos de la venta de fotografías instantáneas que toma en el camino, o de las postales que ha hecho de sus imágenes. Otra empresa que lo ha apoyado desde el inicio ha sido NaturPharma.

“Vendo parches y calcomanías de mi logo viajero. Hago diseño gráfico a cambio de comida o estadía en hoteles; trabajo de cualquier cosa que se presente en el camino; hago voluntariados en zoológicos y fundaciones, y puedo dar pláticas de motivación”, dice.`

Raúl “El Ruso” Ricaurte con su amigo Adrián Quevedo a quien conoció en La Paz, México y se lo trajo de raite en su moto hasta Los Ángeles. (Cortesía Vespeando al mundo).

¿Qué es lo mejor que le ha pasado en este viaje?

Encontrarme con la amabilidad de la gente y descubrir que entre menos tienen, te dan más. Gente que sin conocerme me invita a dormir a su casa. En Ecuador, conocí a una familia de cuatro personas, que vive en una chocita y que me dejaron la única cama que tenían para que durmiera ahí.  No les dije, están locos, y no me dejaron, no me dejaron, y ellos durmieron en el piso”, dice.

En Ushuaia, Argentina conoció a una pareja de motociclistas. El señor de 93 años y ella de 87 años que vivieron siempre enfermos y un día decidieron salir, vivir la vida y morir viajando. “A los cinco meses se  hicieron exámenes y se dieron cuenta que se habían curado. Él fue una de las personas que me inspiró a llegar hasta Alaska”, dice.

Y cuándo le preguntamos qué lugar le ha gustado más, sostiene que cada país tiene lo suyo. “En Argentina, la Patagonia; El Salar de Uyuni de Bolivia; Machu Picchu en Perú; los volcanes alucinantes de Ecuador; el Caribe de Centroamérica y las pirámides en México”, afirma.

Raúl “El Ruso” Ricaurte en Ecuador. (Cortesía Vespeando al mundo).

En La Paz, México conoció a Adrián Quevedo, un español mochilero a quien se trajo en su moto hasta Los Ángeles, y espera visitar en Mallorca, España donde vive, cuando vaya para allá en su Vespa.

En su recorrido, nunca le ha pasado nada, ni un accidente o un robo, asegura. Pero claro, advierte que siempre hay que estar pendientes. De lo que no se ha librado es de la ferocidad de los mosquitos que lo han atacado en masa.

“Nunca me he enfermado. No he pasado de gripas y doblarme el pie”, dice.

La única desgracias que le ha pasado es perder su equipo de fotografía y computadora – equipo esencial para su viaje- que sin querer rompieron al ayudarlo a transportarse.

“El Ruso” encuentra divertido su viaje porque todos sus días son sábados. “Todo es inesperado. Nunca sabes dónde vas a ir, que te va a esperar, a quién vas a conocer, qué vas a comer. Al inicio es preocupante, porque nos acostumbran a lo programado. Yo puedo comer en un mercado, compro comida preparada, me invitan a comer, puedo cocinarme yo mismo”, observa.

Raúl “El Ruso” Ricaurte con su madre Yvonne Suárez en Ecuador. (Cortesía Vespeando al mundo).

¿No extraña su vida en Ecuador?

“Extraño a mi mamá – Ivonne Suárez -, que es mi fan número uno, a mi perro, una ducha caliente y a mi escarabajo – como le llama a su carro un Volkswagen clásico -”.

Qué le ha enseñado esta aventura de Vespear por el Mundo durante los largos recorridos en los que ha tenido mucho tiempo para dialogar consigo mismo.

He aprendido a ser paciente, a tener más confianza en mí mismo, a darme cuenta que sí puedo y a perdonarme”, dice.

Lo mejor es que en su camino se ha topado con mucha gente que le facilitan el viaje y quieren saber quién es.

Raúl “El Ruso” Ricaurte acomoda su moto en el estacionamiento donde le dan posada en Los Ángeles. (Araceli Martínez/La Opinión)

“Quieren saber más, te invitan a su casa a dormir, y terminas haciendo amigos. Esto te muestra que hay más gente buena en el mundo que mala. Te das cuenta que viajar es más fácil que estar en tu casa todos los días, disfrutas más, conoces más, gastas menos y vives más” dice.

Hace unos diez días entró a California, evitando las autopistas porque el motor de su Vespa es muy pequeño para correr la velocidad demandada en estas carreteras.

Si quieres ayudar a Raúl “El Ruso” Ricaurte o conocer más de su aventura por el mundo en su Vespa, búscalo en Facebook en: @Vespeandoalmundo; en Instagram en: vespeando_al_mundo; o en Youtube bajo: Vespeando al Mundo Raúl Ricaurte.