Muere joven latino de 17 años en un accidente de barco en los Cayos de Florida

El joven estaba cursando su último año en la escuela secundaria

Lucas Álvarez tenía 17 años y era uno de los jugadores más prominentes del equipo de lacrosse de su escuela.
Lucas Álvarez tenía 17 años y era uno de los jugadores más prominentes del equipo de lacrosse de su escuela.
Foto: Escuela Cristiana Westminster / Cortesía

Un estudiante de secundaria de una escuela de Palmetto Bay murió en un accidente de barco cerca de los Cayos de la Florida, según confirmaron varios funcionarios. El menor fue identificado como Lucas Álvarez y, supuestamente, viajaba con tres amigos más en la embarcación.

Los otros tres también resultaron heridos, pero se desconoce el alcance de sus heridas y el estado de salud.

Te podría interesar: Así fue el accidente de barco que acabó con la vida del beisbolista cubano José Fernández

Según la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida, el accidente tuvo lugar cerca de Bowlegs Cuts, a varias millas de Islamorada, sobre las 4 de la tarde del domingo.

Los investigadores dijeron que el Pathfinder de 24 pies golpeó un marcador, que fue lo que causó el accidente.

El estudiante murió en el lugar mientras que las otras tres personas fueron trasladadas a un hospital local. El joven, de 17 años, cursaba su último curso de High School en la Escuela Cristiana Westminster y, según dijeron funcionarios, era jugador de lacrosse.

“Era el niño más divertido que jamás había conocido. Siempre fue feliz. Creo que nunca lo vi triste”, decía Nicholas Feria, amigo de la víctima. “Siempre tenía la sonrisa más grande en su rostro y era el mejor niño. Que se haya ido es terrible, era uno de mis mejores amigos”, agregó.

El joven tenía planeado asistir al Instituto Técnico Universal de Orlando tras su graduación en la escuela cristiana.

Te podría interesar: Llegan cubanos a Miami en barco que transportó equipo de “Rápido y Furioso 8”

El domingo por la noche, los compañeros de clase de la víctima se reunieron en la escuela después de saber lo que había sucedido.

“Al principio nos pusimos a gritar, pero después comenzamos a hablar sobre ello, oramos y recordamos los buenos momentos que hemos pasado juntos”, apostilló.