Detective hispano mintió al interrogar a adolescente en muerte de alumna en parque de Nueva York

Audiencia previa al juicio para determinar qué evidencia puede ser admitida
Detective hispano mintió al interrogar a adolescente en muerte de alumna en parque de Nueva York
Escena del crimen en diciembre
Foto: ANDRÉS CORREA GUATARASMA / Cortesía

Wilfredo Acevedo, detective de la policía de Nueva York, reconoció en la corte ayer que engañó a un adolescente sospechoso durante los interrogatorios por el homicidio en Morningside Park de la universitaria Tessa Majors.

“Mentí”, dijo el detective Acevedo en el tribunal de familia de Manhattan acerca de su interrogatorio con Zyairr Davis, adolescente huérfano de 13 años.

A veces dices cosas para involucrar a la persona que está hablando”.

Acevedo hizo la admisión durante una audiencia previa al juicio para determinar qué evidencia puede y no ser admitida en el caso.

Davis admitió haber ayudado a dos amigos de 14 años a asaltar a Majors (18) dentro del parque, la noche del pasado 11 de diciembre. Pero negó haber sido quien la apuñaló fatalmente cuando el robo se complicó.

Acevedo reconoció haber dicho a Davis que ya conocía los detalles del robo y sugirió que todo fue capturado claramente en video.

“Voy a hacerte preguntas de las que ya conozco las respuestas”, se le oyó a Acevedo decir en un video clip del interrogatorio, reproducido ayer durante la audiencia. “Si mientes, te meterás en serios problemas”.

Acevedo le preguntó a Davis a qué hora dejó Morningside Park la noche del asesinato de Majors y con quién había estado allí, diciendo que había varias cámaras de vigilancia en el parque, cuando en realidad el apuñalamiento fue capturado sólo en imágenes granuladas desde lejos.

“Podemos mentir, sí”, testificó Acevedo después de reproducir el clip. “Sentí que el testigo no estaba siendo sincero. Estaba siendo un poco evasivo”.

Davis, cuyo caso está en curso en la corte, no dijo nada en la audiencia del miércoles, mordiéndose las uñas durante todo el proceso, detalló New York Post.

Sus presuntos cómplices, ambos de 14 años, también fueron arrestados este mes.

Luchiano Lewis supuestamente inmovilizó a Majors durante el robo, mientras que Rashaun Weaver la habría apuñalado con furia, destrozando su abrigo de invierno, alegaron las autoridades.

Siendo los tres detenidos negros y la víctima blanca, el caso desató manifestaciones supremacistas en diciembre.