Cosas que SÍ funcionan y cosas que NO para combatir el coronavirus

No te dejes engañar por todo lo que dice la red
Cosas que SÍ funcionan y cosas que NO para combatir el coronavirus
Una menor se protege del coronavirus en el aeropuerto de Beijing.
Foto: Kevin Frayer / Getty Images

Ante el pánico que ha desatado en el mundo la epidemia del coronavirus de China COVID-19, las informaciones sobre medicamentos, medidas de prevención y hasta remedios caseros para evitar el contagio no se ha dejado esperar.

Sin embargo, no todo lo que se dice o se lee en internet es verdad. Según la Organización Mundial de la Salud, hay cosas que sí funcionan y otras que no para combatir el coronavirus.

Esto es lo que SÍ funciona contra el coronavirus

Lavarse las manos: Algo tan simple como usar agua y jabón continuamente para lavarse las manos, puede prevenir el contagio de coronavirus y de otras enfermedades. Ni siquiera hace falta que el agua esté caliente; eso sí, hay que secarlas muy bien.

Alcohol antibacterial o desinfectante para manos: En caso de no tener agua y jabón a la mano, el uso de desinfectante con al menos 60 por ciento de alcohol es eficaz.

Máscaras (cubrebocas): Si una persona está tosiendo o estornudando, debe usar un cubrebocas para evitar el contagio a otras personas. Si está cuidando a una persona enferma, también debe usar una máscara. Es necesario lavarse las manos con agua y jabón antes y después de usar un cubrebocas y no tocar nunca el frente de la prenda.

Esto es lo que NO funciona contra el coronavirus

  • Vacuna contra la gripe.
  • Antibióticos, pues sólo son efectivos para combatir bacterias, no virus de ningún tipo.
  • Enjuagues nasales con agua salina.
  • Secadores de manos de aire caliente.
  • Lámparas ultravioleta para desinfectar, y además pueden irritar la piel.
  • Rociar alcohol o sustancias con cloro en el cuerpo, pues esto no mata a los virus que han ingresado al cuerpo y sí puede dañar las membranas mucosas. Los desinfectantes con cloro sólo deben utilizarse en superficies de uso común, como picaportes de las puertas, mesas, escritorios, pasamanos, etcétera.
  • Comer ajo o usar otros remedios herbales.
  • Untar el cuerpo con aceite de sésamo.
  • Fumar un cigarrillo.