Coronavirus: qué es el “distanciamiento social”

Más empresas están ordenando a sus empleados trabajar desde casa. Las escuelas están cerrando y los eventos deportivos y de caridad se están cancelando. Los feligreses deben orar en sus hogares, porque no habrá misa por un tiempo.

La medida de salud pública para frenar la propagación del nuevo coronavirus se conoce como “distanciamiento social”, y consiste en simplemente dejar de estar muy cerca, de mucha gente.

  • Guía: cómo protegerse del coronavirus

Esto no solo ayuda a prevenir una cantidad enorme de contagios en la comunidad, sino también a que los hospitales no estén colmados de casos y corran el riesgo de colapsar.

“Tenemos un número limitado de camas, y de respiradores, tenemos un stock limitado de todos los recursos que se necesitan para atender a los pacientes con coronavirus en situación más crítica”, dijo el doctor Bill Hanage, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en una entrevista a The Washington Post.

El primer país en tomar esta medida que suena draconiana fue China, en donde inició el brote en diciembre de 2019. Las personas veían las imágenes de las calles de Wuhan vacías luego de esta suerte de cuarentena masiva, y nunca se imaginó que iba a llegar a ocurrir aquí, en los Estados Unidos.

Pero funcionó y en las dos primeras semanas de marzo, China ha registrado menos de dos docenas de casos, cuando al principio de la epidemia eran miles por día.

El “distanciamiento social” no solo requiere de decisiones a nivel de gobiernos o comunas: las personas deben tener la responsabilidad de decidir qué hacer y qué no, por el bien personal pero también por el bien común.

Es probable que una pequeña cena en un restaurante no represente un riesgo grande, pero una boda con 250 invitados en donde la gente come, bebe y baila, ese ya es otro nivel de riesgo.

Ni que hablar de partidos de fútbol, en donde miles de fans literalmente escupen todos a la vez, cantando y silbando, y seguramente ni se acuerden de cubrirse al toser en el fragor de los goles y la competencia.

El coronavirus COVID-19 se transmite por contacto de persona a persona, a través de pequeñas partículas que se esparcen por el aire cuando una persona tose o estornuda. Este virus es olímpico: puede “flotar” en el aire y trasladarse hasta 6 pies. Y sobrevivir en una superficie, por ejemplo el picaporte de un baño público, por hasta tres días, si no se lo limpia.

Todos los brotes tienen una curva ascendente, el momento en el cual el virus se está propagando activamente en la comunidad. Luego se llega a un pico, y comienza una curva descendente. Lo que logra el “distanciamiento social” es que la curva ascendente sea más plana, es decir, que haya menos casos.

 Los Estados Unidos ya tienen evidencia del éxito de esta medida de salud pública, que no es nueva. Durante la pandemia de gripe de 1918, se cancelaron miles de eventos a lo largo de todo el país. Cuando comenzaron los casos, Filadelfia estaba por realizar un desfile, y la Ciudad decidió no cancelarlo. La tasa de muerte por influenza en esa ciudad fue el doble que en, por ejemplo, St. Louis, que practicó el “distanciamiento social” desde que se registró el primer caso. 

Este dato lopresenta un estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences.

¿Cuánto tiempo una comuna debe practicar esta medida?

Pueden ser algunas semanas, para ralentizar el avance del virus. Lo ideal sería que nadie saliera de sus casas. Pero en la vida real, esto puede ser imposible, especialmente si se trabaja en servicios, tareas que no pueden hacerse de manera remota, por ejemplo un barbero o un mozo de restaurante.

Sin embargo, las medidas de higiene, que hay que practicar en todo momento, ayudan mucho a frenar la propagación del coronavirus. Estas son:

  • Lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos (lo que dura cantar el Happy Birthday)
  • No llevar la mano a la boca o tocarse la nariz
  • Si se tose o estornuda, taparse la boca con el brazo, no con la mano.
  • Mantener las superficies como mesas, mesadas, y escritorios, limpias.

Especialmente los lugares públicos como baños, en donde cientos de personas abren la misma puerta cada día suelen concentrar más microorganismos.

Fuentes: CDC, The Washington Post, Departamento de Salud del Valle de Santa Clara.