Don Francisco desde su cuarentena: “Estamos igual que Adán y Eva, desnudos frente al coronavirus”

Sin descanso, y desde su casa, busca poder hacer este 3 y 4 de abril Teletón Chile para que ningún niño se quede sin su tratamiento

Don Francisco.
Don Francisco.
Foto: Teletón Chile / Cortesía

En cuarentena en su país natal, primero voluntaria y después obligatoria, y con un esfuerzo titánico para poder hacer Teletón Chile este próximo 3 y 4 de abril, hablamos en exclusiva con Don Francisco, quien asegura que a pesar de nunca haber vivido nada ni parecido, invita a que entendamos que hoy estamos desnudos y frágiles en donde es el momento de sacar lo mejor de nosotros.

“Nosotros tenemos una institución (Teletón) que se ha construido hace 40 años, que atiende 32 mil niños a los cuales no se les puede detener la rehabilitación, y nuestros recursos nos alcanzan hasta el mes de abril, por eso estamos tratando de construir una Teletón virtual, buscar los mejores momentos de las teletones antiguas, más artistas internacionales que han querido colaborar y mandar video, y también animadores desde las casas, vamos a hablar con las familias. Este es un evento nacional de otra características, para acompañarnos, derrotar la soledad, para hacer florecer la humanidad, promover el principio de la solidaridad”, comienza diciendo Don Francisco desde su casa en Chile y aclara que, siguiendo con los consejos dentro de una cuarentena no está en bata, sino que se vistió.

Para el animador chileno, el ‘Señor televisión’, como se lo conoce, Teletón no solo es un sueño, sino también un logro y hoy una responsabilidad que comenzó hace 40 años atendiendo al 5% de los niños de Santiago de Chile y hoy puede decir que han pasado  132 mil familias… “Atendemos el 98% de los niños, 9 de cada 10 niños… Hemos hecho un trabajo fantástico, le hemos dado visibilidad a los niños con discapacidad que antes no existía, se avanzó mucho pero todavía queda mucho por hacer”, explica.

-¿Se imaginaba algo así en su vida?
Don Francisco: Este ha sido el momento más difícil de mi vida, en lo que respecta a esta actividad a la cual le ha dedicado gran porcentaje de mi tiempo que es la Teletón, aunque también como comunicador me siento útil de poder comunicarme con la gente, pero tengo que encontrar el camino de comunicarme dentro de lo que la gente quiere, de lo que la gente necesita. Nosotros queremos decirle a la gente que no están solos, ahora tenemos que hacer que la gente quiera escucharnos, eso es lo más importante.

-¿Cómo están trabajando este Teletón de manera virtual, donde el humano va a estar distanciado?
D.F.: Nosotros tenemos un teatro donde ya habíamos construido la escenografía, si nos permiten que hayan dos o tres conductores, nosotros, con la distancias que se tiene que tener, con todas las garantías, ahí tendríamos una continuidad para estar en contacto con todo el país… Conversar con la gente porque transmitiríamos desde las casas de las gente a través de sus teléfonos. Saber qué inquietudes tienen, qué quieren saber del coronavirus, explicar la problemática de la gente a las autoridades como un programa interactivo, como esto nunca pasó en la historia de la humanidad estamos día a día lo que la gente necesita y quiere porque ese es el único objetivo.

-¿Cómo una persona tan activa como usted, pasa una cuarentena?
D.F.: Decido porque todos mis compañeros, los que trabajan conmigo, me recomendaron que lo haga, entonces si la mayoría está diciendo: “ándate para la casa”, pues… Pero además aquí hay un reglamente, ahora, que gente de mi edad tiene que estar en la casa obligatoriamente, pero lo hice antes que saliera este reglamente… Estoy solo con mi señora, lo primero que le recomiendan a uno, cuando está en esta situación, es que haga un día normal, que se levante normalmente a una hora como lo haces siempre, después hago un poco de deporte, camino en una máquina unas cuantas millas, después me visto, me comunico con canales de televisión y con radios, estoy escribiendo parte de mi libro que se llama ‘Lo que aprendí’ y así.

-¿Qué mensaje le da al público que siempre lo ha escuchado y que en este momento está con tanta incertidumbre?
D.F.: Hay una palabra mágica que yo siempre he usado y que nunca me ha fallado, que es la palabra ‘solidaridad’, porque yo creo que en este momento hay cuarentena para mucha gente y que la quieren mantener, pero hay otros que están en dificultades para mantenerla porque tienen que seguir trabajando, o algunos que no se pueden valer por si mismos y que viven al lado de tú casa o al frente, uno tiene que ser solidario con el que no tiene… Hoy en día el dinero cambió de valor, el dinero solamente tiene valor para la vida, no tiene valor ni para ahorrar, ni para ganar, ni para incrementar el patrimonio de alguien. El dinero es para la vida, porque si hay vida después, habrá oportunidad de hacer todos los otros cambios.

Yo creo que especialmente dirigido a la comunidad que yo conozco, que es la hispana, es que sean solidarios con sus amigos, y sus vecinos, y si están desencontrados con alguien que aprovechen esta oportunidad de reencontrarse… Cuando uno está muchas veces solo en su casa pensando, entonces uno dice: “¡Por Dios! hay tanta inteligencia artificial, tanta robótica, tanta tecnología y toda esa tecnología no fue capaz de mejorar una sola persona”… Estamos igual que Adan y Eva, desnudos frente al coronavirus, el más rico y el más pobre, el más inteligente y el menos inteligente, todos estamos frente a una situación en donde la única defensa que tenemos es quedarnos en la casa, tratar de mantener una cuarentena pero ni siquiera eso nos garantiza… Aquí se demuestra la fragilidad del ser humano y es cuando el ser humano tiene que sacar lo mejor de si, tenemos esta capacidad de hacerlo en un momento difícil en algo que la humanidad nunca ha vivido.