El coronavirus calla a los mariachis y los deja sin trabajo en Los Ángeles

Urgen a las autoridades a darles un alivio económico para hacer frente a la cuarentena
El coronavirus calla a los mariachis y los deja sin trabajo en Los Ángeles
Los mariachis están realmente desesperados por la falta de ingresos para sostener a sus familias. (photo Ciro Cesar/la Opinion).
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

LOS ÁNGELES – A las decenas de mariachis de la tradicional Plaza El Mariachi del barrio Boyle Heights en Los Ángeles, el coronavirus los ha dejado sin ocupación y sin medios para sobrevivir durante la cuarentena impuesta para detener la propagación de la pandemia.

El panorama para estos músicos se avizora aún más traumático ya que el condado de Los Ángeles ha extendido la orden “Quédate en Casa” hasta el 15 de mayo, lo que significa que no podrán trabajar al menos hasta esa fecha.

Todo comenzó cuando el 4 de marzo el gobernador de California, Gavin Newsom, declaró la emergencia por el coronavirus en el estado.

El 19 de marzo emitió la orden “Quédate en Casa” que en el caso de Los Ángeles, ordena a los angelinos a permanecer en sus hogares, excepto para realizar las actividades más esenciales como comprar alimentos y atender necesidades de salud. Quienes no cumplan, al menos en la ciudad de Los Ángeles, serán sujetos a delitos menores que pueden resultar en multas y cárcel.

Las restricciones por la pandemia incluyeron el cierre de todos los espacios públicos, las congregaciones masivas y una distancia social de seis pies.

“Está para la ‘fregada’. Tenemos cuatro semanas que no trabajamos. Nos han cancelado todas las presentaciones programadas. No hallamos la puerta para pagar los biles  -cuentas-. Estamos a pan y agua”, dice Javier Chora, trompetista del Mariachi Jocotepec, cuyos integrantes se juntan en la Plaza El Mariachi para irse a trabajar.

El Mariachi Jocotepec, impactado con el cierre de negocios. (Foto: Cortesía)

Se calcula que solo en la Plaza El Mariachi operan entre 40 y 50 grupos, pero en todo el condado de Los Ángeles, los mariachis suman por cientos. Cada grupo tiene entre cinco y seis integrantes.

Javier, quien lleva 32 años dedicado a tocar en el mariachi, asegura que están muy preocupados porque la cuarentena se va a extender otras semanas más, mientras tanto, no tienen a quien recurrir en busca de apoyos.

Estamos pidiéndole a Dios que esto se acabe pronto. Queremos que el gobierno ayude a los músicos.  No tenemos fondos, ni recursos para aguantar tanto tiempo sin trabajar. ¿Qué vamos a hacer? La comida se acaba. Imagínense lo que nos espera con todo parado. Los teléfonos no suenan para llamarnos a ninguna fiesta”, dice.

Ante la falta de ingresos, llamó a la compañía de teléfono que le presta el servicio para su celular. Les informó que no tenía para pagarles y les pidió plazo.  “Me dijeron que solo me daban diez días de extensión para no cortar el servicio, pero que al menos debía abonar diez dólares”, cuenta.

Los mariachis atraviesan por una situación económica delicada. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Antes del coronavirus, el trabajo no les faltaba: De viernes a domingo, bodas, fiestas, bautizos, quinceañeras y cumpleaños; y durante la semana, mañanitas, serenatas y funerales.

Javier envía dinero a su esposa y a un hijo de 13 años que viven en México. “Ella es dueña de una estética en Jocotepec, Jalisco, México,  pero también se la cerraron a causa del coronavirus. Así que los dos nos hemos quedado sin trabajo”.

Para colmo, el hermano con quien vive en Los Ángeles, está desocupado y sin ingresos porque como él también es mariachi. Entre los dos, pagan la renta de la vivienda que comparten.

“La dueña del lugar donde vivimos, es pariente, y prometió esperarnos con la renta”, platica.

El músico confiesa que han tenido que humillarse pidiendo prestado para sobrevivir. “Pero es más humillación cuando nos dicen que no”.

Los mariachis no califican para pedir el beneficio federal del desempleo, porque están considerados como microempresas. Así las cosas, su situación es bastante complicada con todas las reglas impuestas para poner freno al COVID-19.

Además, al extenderse la cuarentena hasta el 15 de mayo, van a perder dos días festivos muy importantes en las cuales podrían haberse recuperado del impacto económico: el 5 de Mayo y el 10 de Mayo, Día de las Madres.

No podemos tocar los instrumentos con máscaras y guantes; y todas las fiestas se han suspendido porque están prohibidas las reuniones de más de diez personas”, dice.

Si quieres ayudar al Mariachi Jocotepec, puedes llamar al 1(323) 356-2219 o donar a la cuenta de Chase 360 9753 232 con número de rastreo 322 271 627.

Los integrantes de los grupos de mariachis están desesperados.(Aurelia Ventura/La Opinión)

Devastados económicamente

Israel Moreno del Mariachi Alegría Michoacán, dice que están muy mal porque la pandemia ha hecho que todos los eventos en los que iban a tocar, se los cancelaran.

Queremos hacer una protesta para mandarle un mensaje al alcalde Eric Garcetti, y pedirle que nos otorgue un apoyo económico”, señala Israel, quien toca el violín en el Mariachi Alegría Michoacán.

“Para quienes no tenemos papeles y estamos en proceso de arreglar nuestro estatus migratorio es mucho más difícil. No tenemos derecho a nada”, reconoce.

Israel tiene una familia de cuatro hijos, dos de ellos menores de edad. Él es el único sostén de su casa. “Estoy volviéndome loco. No nos dejan trabajar. Todo está cerrado. No hay a quién tocarle. No hay entrada de dinero. No hay comida ni para pagar la renta y los gastos. Lo poquito de reserva que teníamos, se acabó”.

La Plaza El Mariachi, un sitio icónico de Boyle Heights, se encuentra sola. (Archivo/La Opinión)

Sin una salida

José Cervantes Vargas quien maneja dos grupos de mariachis, Mariachi Juvenil Latino y Mariachi Arriba México, afirma que están sin ninguna entrada de dinero debido a las cancelaciones por el coronavirus.

Estamos congelados ‘de a tiro’. No vemos ninguna vereda por dónde salir. Nos hemos quedado en la calle”, dice José con más de 30 años de mariachi, tocando la guitarra, el guitarrón y la vihuela.

Hace un llamado al alcalde Eric Garcetti para que les den una donación y despensas para sobrevivir la cuarentena.

Y reitera que la poquita reserva de dinero con la que contaban, se terminó. “Estamos en las últimas. Andamos pidiendo prestado a la gente con sacrificio y vergüenza. A veces, nos dicen que no tienen para prestarnos y nos dan cinco o diez dólares”.

Entristecido, José lamenta que ellos, que son quienes alegran a la gente con su música de mariachi, no encuentren ninguna salida ante la crisis económica provocada por el coronavirus. “Cómo podemos quedarnos en la casa con tranquilidad”.

Pide a quienes quieran donar a los miembros de los Mariachis Juvenil Latino y Arriba México, llamar al 213-505-6238.

Invitan a los mariachis a que vean si califican para los préstamos sin intereses. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Que pidan préstamos

La oficina del concejal José Huizar, a cuyo distrito pertenece la Plaza El Mariachi, respondió a través de su portavoz Laura McKinney, que no han sido contactados por los mariachis.

Sin embargo, recordó que el concejal ha estado trabajando para ayudar a los angelinos durante este tiempo. Por eso votó para que se aprobara la ordenanza que proporciona una moratoria a los desalojos de vivienda, y así ningún inquilino que no pueda pagar la renta durante este periodo del COVID-19, sea desalojado.

Cualquier mariachi que contacte su oficina, dijo, será referido al fondo de alivio para los pequeños negocios del alcalde, para que vean si califican para ese programa.

Dicho fondo por $11 millones de dólares, otorga micropréstamos de $5,000 a $20,000 dólares para cubrir capital de trabajo con cero por ciento de intereses por un periodo de seis meses a un año; y a una tasa de interés de 3% a 5% por hasta cinco años.