6 delicias de la cocina mexicana que fueron creadas por monjas

Los populares camotes poblanos fueron creados por una novicia de 13 años llamada Angelina

6 delicias de la cocina mexicana que fueron creadas por monjas
Foto: EFE

Varios de los platillos que representan la gastronomía de México en el mundo fueron creados en los conventos. Las preparaciones de las monjas pasaron a ser recetas tradicionales en los hogares y favoritas en celebraciones especiales.

Es importante destacar que la comida mexicana es la mezcla de tradiciones, ingredientes y recetas indígenas prehispánicas, europeas e incluso africanas. Por su gran historia, creatividad, diversidad y trascendencia es considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Te presentamos seis delicias populares mexicanas que les debemos a las monjas

Camotes

Los dulces de camote fueron creados por una niña de 13 años llamada Angelina. Se dice que en 1676 la novicia al cuidado de las religiosas de Santa Inés tuvo la encomienda de hacer un postre especial para el Obispo Manuel Fernández de Santa Cruz que visitaría el convento,

Angelina decidió hacer una pasta con camotes hervidos, agregar piña y azúcar. Con la masa hizo unos bollitos decorados con pinturas vegetales, resultando un postre delicioso.

Años más tarde, Angelina se casó y puso una tienda de dulces en cuyas cajas se leía: “Camotes de Santa Clara”.

Mole Poblano

Una salsa de origen prehispánico, su nombre en náhuatl “mulli”, salsa o guiso.

En la época prehispánica se preparaban diversas salsas molidas y complejas, que al paso de los años y siglos se fueron modificando, refinando y adaptando a los nuevos ingredientes y técnicas culinarias, explica el diccionario gastronómico Larousse.

¡Hay más de 30 moles! de varios colores, sabores y texturas diferentes.

El famoso mole poblano fue creado en el  Convento de Santa Rosa por una monja llamada Sor Andrea de la Asunción que preparó un platillo especial para el virrey Tomás Antonio de la Serna, quien estaba de visita en la ciudad de Puebla.

Tanto el virrey como las monjas quedaron encantadas con el platillo hecho en cazuela con manteca, varios tipos de chiles, especias y ajonjolí que acompañan piezas de guajolote. Otra monja, Sor Marta decidió llamarle mole por su significado náhuatl.

Chiles en Nogada

Se dice que fueron inventados por las monjas agustinas del Convento de Santa Mónica en Puebla, como una celebración a la firma de Independencia de México con los Tratados de Córdoba entre Agustín de Iturbide y Juan O’Donojú, de acuerdo con el escritor Sebastián Verti en su libro Esplendor y grandeza de la cocina mexicana.

Hay otras versiones que relatan que fueron creados antes de 1821, y que la nogada data del siglo XVIII en El libro de cocina del hermano fray Gerónimo de San Pelayo, escrito en 1780. El chef Ricardo Muñoz Zurita declara que desde esa época la receta de los chiles en nogada pasaba de generación en generación.

Buñuelos

https://www.instagram.com/p/B-14WjYnIhc/

Los buñuelos mexicanos son unas hojuelas delgadas y crujientes espolvoreadas con azúcar. Estos clásicos postres navideños son una adaptación de los buñuelos españoles.

Sor Juana Inés de la Cruz tenía al menos tres recetas de los buñuelos registrados en el famoso recetario que escribió durante el virreinato. Se les llamaba “puñuelos”, ya que la masa se aplastaba con los nudillos del puño.