Esta es la razón por la que el coronavirus provocó que el precio del petróleo fuera negativo

La caída en el precio del petróleo está ocasionando una disminución en los precios de los combustibles

Esta es la razón por la que el coronavirus provocó que el precio del petróleo fuera negativo
Las restricciones en movilidad originaron un exceso en la oferta del combustible.
Foto: MARK FELIX / AFP / Getty Images

Este lunes el precio del petróleo sufrió una estrepitosa caída que por primera vez en su historia un barril terminó en -$37.63 dólares.

La pandemia del coronavirus está ocasionando diferentes distorsiones en los mercados financieros de todo el mundo pero el lunes 20 de abril pasó a la historia.

Por primera vez los vendedores del petróleo pagarían para que se llevaran sus barriles que deberán ser entregados durante el mes de mayo.

Esto significa que si estabas en posición de recibir una entrega de mil barriles de petróleo en Cushing, Oklahoma en el mes de mayo, las empresas te hubieran pagado $37.63 dólares por cada uno de ellos, lo que equivale a poder almacenar cerca de 5 pipas.

Relacionado: El juego Barrel of Monkeys ahora cuesta más que un barril de petróleo canadiense.

El precio del petróleo no se refiere a un barril lleno de un líquido de hidrocarburo, sino a un contrato de futuros que se celebra en Chicago Mercantile Exchange.

Cuando en los periódicos y sitios web se refieren al “precio del petróleo” se refiere al precio actual por barril que se refleja en un contrato de futuros para el siguiente mes, en este caso para el mes de mayo. El West Texas Intermediate es el petróleo conocido como WTI.

La caída en el precio del petróleo ocasionará en los siguientes días una disminución en los precios de los combustibles de manera gradual, según un informe presentado por la AAA, que en relación al precio que registraba un galón con el mismo pero el año pasado su precio cayó cerca de $1 dólar.

Nadie quiere más petróleo

La pandemia del COVID-19 seguirá afectando la demanda por los combustibles debido a las restricciones de movilidad aplicadas por los gobiernos de los países originó que el uso del automóvil se redujera a niveles mínimos, de la misma manera la cancelación de viajes obligó a las aerolíneas a cancelar la mayoría de sus vuelos.

La baja demanda en el uso del transporte está ofreciendo un exceso en la oferta de los combustibles, ocasionando que los tanques donde se almacenan los barriles están llenos, debido a que la demanda del energético ha caído.

Cushing, Oklahoma en Estados Unidos es el lugar donde se almacenan los más de 76 millones de barriles, ya que es ahí donde los principales oleoductos se interceptan. Hasta la mitad del mes de abril Cushing almacenaba cerca de 60.6 millones de crudo según un informe de The Price Future Group.

La falta de espacio para almacenar los cargueros de petróleo es una de las razones por las que el precio cayó por debajo de los $0 dólares.

Con esa información los vendedores de petróleo tratan de cubrir los riesgos de una fluctuación de precios. A medida que la fecha de liquidación de esos contratos se acerca, los especuladores financieros venden sus contratos a compradores “reales” de petróleo como por ejemplo las empresas que tienen refinerías.

El lunes los corredores intentaron deshacerse del petróleo ya que no había suficiente demanda y capacidad de almacenaje.

Relacionado: El galón de gasolina podría costar muy pronto $1 dólar o menos.

En las empresas dedicadas a los energéticos está sucediendo lo mismo, desde que la caída en la demanda petrolera inició debido a las políticas para reducir la propagación del COVID-19. Los consumidores dejaron de utilizar el auto o viajar en aviones, sin embargo los productores de petróleo reaccionaron más lento al recortar sus niveles de producción lo que produjo un exceso, un indicador de un colapso deflacionario, es decir una abundancia de bienes y servicios lo que origina una caída en los precios.

A medida que la economía mundial comience a recuperarse el petróleo empezará a recuperarse, sin embargo entre más tiempo pase paralizada la economía habrá mayor riesgo en los daños de la economía de un país.

La lección que ha quedado registrada en la historia del lunes 20 de abril nos dirá que una baja demanda de un producto como el petróleo a nivel mundial y el exceso de la oferta del hidrocarburo no se puede seguir produciendo más petróleo si no existe donde guardarlo.

También te interesará: