5 datos que no sabías del mal de ojo

¿Cuál es el origen del mal del ojo? ¿Quiénes lo practican? Conoce la repuesta a estas y otras interrogantes alrededor de esta maldición

5 datos que no sabías del mal de ojo
El mal de ojo se transmite a través de la mirada.
Foto: samer daboul / Pexels

El mal de ojo es un tipo de maldición que se transmite a través de la mirada y puede ser voluntario o involuntario. Es decir, las personas pueden hacerte daño sin saberlo cuando te tienen envidia y se preguntan por qué eres más afortunado que ellos, pero también hay quienes lo hacen con pleno conocimiento y te envían el mal de manera consciente.

La creencia popular indica que una persona con mal de ojo se siente debilitada, cansada y podría enfermar.

Todos podemos ser víctimas del mal de ojo, así que te presentamos 5 datos que deberías saber para entender más acerca de esta manifestación.

Origen del mal de ojo

Se dice que la creencia del mal de ojo surgió en Medio Oriente y de ahí se propagó a todo el mundo. Antiguamente se creía que los dioses eran quienes producían este tipo de maldición, después se comenzó a relacionar con los hombres al afirmar que todos son capaces de transmitirlo a través de la envidia.

El daño también proviene de halagos

La envida es la fuerza negativa más común, pero el mal de ojo también se puede transmitir por medio de halagos. Hay personas que esconden muy bien sus sentimientos y saben hacerte daño por medio de palabras en apariencia positivas. A final de cuentas, el mal de ojo se transmite por el pensamiento.

Los más vulnerables son los niños y adolescentes

La persona que transmite esta maldición es energéticamente más fuerte que la víctima. Los bebés, niños y adolescentes son los más susceptibles a padecerlo debido a que aún no alcanzan su máximo desarrollo físico y espiritual. Sin embargo, los adultos estresados o con alguna enfermedad son también quienes están en riesgo.

No solo los humanos transmiten el mal de ojo

Si bien los humanos son los que comúnmente transmiten esta maldición, no son los únicos que pueden provocarlo. Los animales, las deidades y hasta los objetos pueden dañarte con el simple hecho de tocarlos.

El mal de ojo no se puede regresar

A diferencia de la brujería o hechicería, donde existen rituales de contra-daño, el mal de ojo no se puede regresar. Es posible prevenirse a través de la meditación, actitudes positivas, amuletos, cuarzos y talismanes, pero si somos afectados no lo podemos regresar.

Te puede interesar:

  1. Actitudes que te ayudarán a evitar el mal de ojo sin rituales ni amuletos
  2. Descubre cómo proteger a tu mascota del mal de ojo
  3. ¿Por qué las personas colocan tijeras en forma de cruz debajo de la cama?
Consulta tu horóscopo
de hoy