7 pescados que nunca debes comprar

Hay pescados con elevado contenido de sustancias que pueden ser perjudiciales para el cerebro y el sistema nervioso

7 pescados que nunca debes comprar
Foto: Alexander Zvir / Pexels

El pescado es un alimentos rico en nutrientes, contiene proteínas de alta calidad, ácidos grasos Omega-3, vitaminas A, B6, B12, y D, minerales como hierro, calcio, zinc, magnesio y son bajos en grasas saturadas.

Especialistas recomiendan comer pescado de 2 a 3 veces por semana. El máximo nivel de consumo aconsejado es de 12 onzas por semana de acuerdo a las Pautas Alimentarias para Estadounidenses de 2015-2020.

Son múltiples los beneficios a la salud al disfrutar de pescados y mariscos, pero debes evitar algunos pescados que contienen una mayor cantidad de sustancias químicas dañinas, como mercurio y pesticidas.

Todos los peces contienen al menos rastros de mercurio, que puede ser perjudicial para el cerebro y el sistema nervioso si una persona se expone a demasiada cantidad en el tiempo.

Los pescados que debes evitar de acuerdo a la Administración de Alimentos y Medicamentos:

  • Macarela Rey o caballa gigante
  • Reloj anaranjado, raya o pez emperador
  • Blanquillo o lofotátilo
  • Atún de ojos grandes o patudo
  • Aguja
  • Tiburón
  • Pez espada

Consumo de pescado en embarazadas y niños                  

Los beneficios nutricionales de comer pescado son importantes para el crecimiento y el desarrollo durante el embarazo y la primera infancia.

Estudios observacionales y ensayos controlados han demostrado que las grasas omega-3 en el pescado son importantes para el desarrollo óptimo del cerebro y el sistema nervioso de un bebé, y que los hijos de mujeres que consumen cantidades más bajas de pescado u omega-3 durante el embarazo y la lactancia tienen evidencia de retraso en el desarrollo del cerebro.

Mujeres que están o pueden quedar embarazadas, así como las que están amamantando es recomendable que coman pescado de consumo seguro como:

Sardina, corvina, caballa, robalo, palometa, salmón, almeja, bacalao, cangrejo, calamar, eglefino, merluza, arenque, tilapia, lisa, ostra, lucio, vieira, lacha, camarón, raya, pejerrey, lenguado, cangrejo de río, perca (de agua dulce y de mar), boquerón o anchoa, platija o lenguado, gado o abadejo, pez gato o bagre, tricha de agua dulce, atún (enlatado claro, incluye el bonito), pescado blanco, estornino del Pacífico y platica o lenguado.

Se aconseja a embarazadas limitar el consumo de pescados con niveles altos de mercurio ya que este puede interrumpir el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso en un feto o un niño pequeño.

Porciones

Adultos

Una porción típica es de 4 onzas de pescado, pesado crudo.

Niños

Se recomienda que los niños coman pescado una o dos veces por semana, seleccionado de entre una variedad de clases de pescados.

Las porciones deben ser más pequeñas y ajustarse según la edad y la necesidad calórica total.

Recomendaciones

Coma únicamente los filetes (la carne) del pescado. Tire la cabeza, las tripas, los riñones, el hígado, la grasa y la piel.

Evite el pescado y los mariscos crudos.

Ase, hornee el pescado o cocínelo al vapor en una parrilla. Tire la grasa o el jugo que le salga.

Compre atún enlatado “chunk light” (claro en trozos). Tiene menos mercurio que el atún enlatado blanco o “albacore”, o que los filetes de atún.

En caso de los pescados de pesca recreativa, los consumidores deben verificar las advertencias locales de donde estén pescando.

Los consumidores deben limpiar y cortar la piel y la grasa del pescado que pescan, puesto que los pescados que se pescan localmente pueden contener otros contaminantes aparte del mercurio que pueden reducirse cortándolos y cocinándolos (hervirlos en lugar de freírlos).