FBI considera “máxima prioridad” la investigación de la muerte de George Floyd

"La investigación federal determinará si las acciones de los exagentes involucrados violaron la ley federal"

FBI considera “máxima prioridad” la investigación de la muerte de George Floyd
Manifestantes exigen justicia para George Floyd.
Foto: ETIENNE LAURENT / EFE

El Departamento de Justicia otorgó este jueves el nivel de “máxima prioridad” a la investigación sobre la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un agente de policía en Minneapolis después de las fuertes protestas registradas en esa ciudad en las últimas horas.

“El Departamento de Justicia ha dado prioridad a la investigación y ha asignado fiscales experimentados e investigadores criminales del FBI al asunto”, anunció la fiscal federal Erica MacDonald y el agente especial encargado del FBI, Rainer Drolshagen, en un comunicado conjunto.

Relacionado: Quién era George Floyd, el hombre que murió cuando un policía se arrodilló en su cuello

La Justicia federal aseguró que llevará a cabo una investigación “criminal sólida” sobre la muerte de Floyd, ocurrida el pasado 25 de mayo tras ser arrestado por un policía blanco, que ha reavivado el debate nacional sobre la violencia excesiva de los cuerpos policiales contra la población negra del país.

“La investigación federal determinará si las acciones de los exagentes del Departamento de Policía de Minneapolis involucrados violaron la ley federal”, agregaron los investigadores, que pidieron “calma” a la población mientras se llevan a cabo las pesquisas.

El FBI se refirió a los agentes como “ex” en esa comunicación porque el cuerpo policial de Minneapolis decidió este martes expulsar a los cuatro oficiales implicados en el arresto y la muerte de Floyd.

A su llegada al lugar de los hechos tras recibir una denuncia sobre el uso de un billete falso, este lunes, los policías encontraron al sujeto sentado dentro en su vehículo, y cuando se le ordenó que saliera se resistió el arresto, según la versión oficial, que añade que durante la detención, cuando los agentes ya tenían al hombre esposado y tendido boca abajo, notaron que presentaba “dificultades médicas”.

En el video, tomado por viandantes que se toparon con la escena, se ve al hombre boca abajo en el pavimento y a un agente sobre él apretándole el cuello con una rodilla durante varios minutos, sin modificar su postura, pese a que se escuchan las quejas del detenido de que no puede respirar, hasta que parece perder el sentido.

“Por favor, por favor, por favor, no puedo respirar. Por favor”, se escucha a Floyd dirigirse al agente, que no deja de presionarle el cuello con su rodilla hasta que minutos después llega una ambulancia y el detenido es subido a una camilla sin dar señales de vida.

Ante estas pruebas gráficas, el alcalde de Minneapolis, el demócrata Jacob Frey, aseveró este jueves que Floyd fue “asesinado por ser negro” y que “estaría vivo hoy si fuera blanco”.

“No soy fiscal, pero déjenme ser claro: el agente que arrestó (a Floyd) lo mató”, apuntó Frey en una entrevista con la cadena de televisión CBS.

Estas declaraciones llegaron horas después de que las protestas en Minneapolis por la muerte del afroamericano, de 46 años, se recrudecieran en la noche de este miércoles con enfrentamientos y saqueos, mientras crecían los llamados al arresto del agente responsable del crimen.

En plena pandemia, miles de personas regresaron anoche a las calles por segundo día consecutivo en una serie de protestas, incluyendo frente a las viviendas del policía que asfixió a Floyd con su rodilla y del fiscal del condado, y que se fueron tornando cada vez más violentas según avanzaba la noche.

También incluyeron enfrentamientos con la Policía, que disparó gases lacrimógenos y balas de goma en varios puntos de la ciudad contra los manifestantes, así como el saqueo a unos grandes almacenes Target y a una licorería, y el incendio de una tienda de piezas de automóvil, entre otros incidentes.

Otro grupo de los manifestantes se dirigió al hogar del agente directamente implicado en la muerte de Floyd, Derek Chauvin, en cuya entrada marcaron con pintura roja la palabra “asesino” y otras inscripciones hasta que fueron dispersados por agentes antidisturbios.

Relacionado: “El asesino vive aquí”, manifestantes en Minneapolis llegan hasta la casa de agente que sofocó a George Floyd

La detención de Floyd, quien según los medios locales llevaba cinco años trabajando como guardia de seguridad de un restaurante y club latino de Minneapolis y era considerado una persona pacífica y afable, se produjo por una denuncia de que había intentado usar un billete falso de 20 dólares en un supermercado.

El “no puedo respirar” que repite Floyd en la escena de la detención se ha convertido en el grito de la protesta que vuelve a poner en evidencia la violencia policial contra los afroamericanos en Estados Unidos.