Arzobispo español insiste que vacuna contra coronavirus es “obra del diablo” porque fue creada de “fetos abortados”

Medios desmintieron la información del arzobispo Antonio Cañizares por ser falsa

Sin especificar a la que hace referencia, el católico expuso que "una de las vacunas se fabrica a base de células de fetos abortados".
Sin especificar a la que hace referencia, el católico expuso que "una de las vacunas se fabrica a base de células de fetos abortados".
Foto: Archivo. / Shutterstock

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, habría utilizado información falsa para tronar contra las iniciativas en curso para desarrollar una vacuna contra el coronavirus.

Según Cañizares, “el demonio existe en plena pandemia” y está intentando “llevar a cabo investigaciones para vacunas y para curaciones”. Sin especificar la iniciativa a la que hace referencia, el católico expuso que “una de las vacunas se fabrica a base de células de fetos abortados”, lo que para él “es inhumano” y “cruel”.

“Primero se le mata con el aborto y después se le manipula para (decir), qué bueno, mira qué bien, ya tenemos una vacuna”, sostuvo el religioso. “No señor, tenemos una desgracia más, obra del diablo. Eso es lo que quiere el diablo”, puntualiza Cañizares.

Cabe señalar que múltiples reportes han desmentido que exista evidencia de ADN fetal en las vacunas anticoronavirus en desarrollo.

Sin embargo, horas después de las declaraciones de Cañizares, varios medios españoles publicaron información que rechaza lo dicho por el arzobispo.

Los reportes indican que la teoría contenida en un texto de Science al que el religioso ha hecho referencia no es contundente.

“Existen dos líneas celulares inmortalizadas que provienen de células extraídas durante el análisis de dos fetos resultado de dos abortos por motivos médicos en 1961 y 1966. Esas células, que nunca han formado parte de los fetos originales, se han utilizado en investigaciones para vacunas contra la polio, la rubeola o la varicela, entre otras”, indica el artículo aclaratorio de Maldita.es, un medio especializado en verificación de datos.

En vista de la controversia desatada por sus declaraciones, este lunes, Cañizares matizó sus palabras pero insistió en sus dudas sobre las vacunas. “Desde el inicio de la pandemia, rezo para que se encuentre una vacuna que ayude a curar, e incluso a prevenir, la COVID-19, como así lo he manifestado reiteradamente”, indicó mediante un comunicado de prensa.

Sobre las investigaciones para desarrollar tratamientos, Cañizares destacó que “afortunadamente, están avanzando y tendremos vacuna; lo único que añadí es que, según las informaciones publicadas, parece que existen más de cien líneas de investigación, y que, entre ellas, existe alguna que se estaría produciendo con métodos que abrirían dilemas éticos”.

“Si estas publicaciones son ciertas, si existen más de 130 líneas de investigación, lo deseable es que se lograra esa vacuna, y que se produjera sin abrir dilemas éticos por su producción”.