COVID-19: Florida, nuevo foco de la epidemia en EE.UU.

Lo último sobre COVID-19

En los Estados Unidos

El Departamento de Salud de Florida informó el jueves 18 de junio que el estado había registrado 3,207 casos de COVID-19 en un día, el mayor recuento diario desde el comienzo de la pandemia. Según estos datos, el total de casos reportados en Florida aumentó a casi 86,000.

Alabama, Oregon, Carolina del Sur y Arkansas son de los estados que han visto más incremento de casos. Los otros son: Arizona, Texas, Florida, Oklahoma, Nevada, Wyoming, Hawaii, Vermont, Utah, Louisiana, California, Mississippi, Carolina del Norte, Oklahoma.

La mayoría de estos estados decidieron reabrir sus economías a principios o mediados de mayo, y algunos de ellos han sido muy flexibles con las normas de seguridad como el uso de máscaras.

Los gobernadores de Florida y Texas se encuentran entre los líderes estatales y nacionales que atribuyen el aumento de casos a más pruebas. Pero los epidemiólogos argumentan que los números de casos deberían disminuir con mayores pruebas, porque en teoría los funcionarios de salud deberían poder rastrear los casos adicionales y frenar la propagación del virus.

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo alertó sobre otro posible cierre de la ciudad, y eventualmente del estado, si siguen resurgiendo los casos de COVID-19.

El buen clima ha hecho que muchas personas no respetaran el distanciamiento social: los bares se atestaron y la Ciudad ya ha recibido 25,000 quejas denunciando establecimientos que no estaban cumpliendo con las normas de seguridad.

Varios estados han visto un aumento de casos de COVID-19 al comenzar a reabrir la economía y aliviar las normas de aislamiento social.

Por eso, expertos en salud pública están rogando a la población que sigan respetando la distancia social, que ha demostrado ser una de las medidas más eficaces para detener la propagación del coronavirus.

Las protestas a nivel nacional y mundial por la muerte del afroamericano George Floyd en manos del policía Derek Chauvin han generado preocupación por la dificultad para mantener el distanciamiento social de 6 pies (2 metros) entre personas.

“Existe un riesgo real de infección”, dijo a NBC News el doctor Holger Schünemann, profesor de medicina y epidemiología clínica en la Universidad McMaster en Canadá. “Es pura lógica, la situación aumenta el riesgo de una propagación del virus”.

Schünemann y sus colegas analizaron 172 estudios para evaluar qué tan bien han funcionado las medidas de control de infecciones para frenar la propagación de COVID-19, así como otros dos coronavirus, SARS y MERS.

Descubrieron que mantenerse al menos a 3 pies de distancia de los demás reduce el riesgo de transmisión al 2.6%, frente al 12.8%, entre aquellos en contacto físico más cercano. Por supuesto, enfatizan, la distancia ideal es la de 6 pies.

En Latinoamérica y el Caribe

En Cuba, no tener máscara facial (nasobuco como lo llaman en la isla) en público es un delito que se está penalizando con cárcel. 

Las personas que no usen cubrebocas en lugares públicos, como gasolineras, parques e incluso el Malecón de La Habana, pueden ser arrestadas y sentenciadas en juicios rápidos a hasta 9 meses de prisión.

Con los casos aumentando drásticamente en la región, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo que Latinoamérica es ahora el epicentro de la pandemia de COVID-19.

Los números cambian segundo a segundo. Al 5 de junio, el nuevo coronavirus circulaba en los 33 países de la región, con más de 1.000.000 de casos y 70,000 muertes.

Expertos dicen que esta situación era predecible considerando la falta de preparación y la actitud de ciertos líderes que consistentemente llamaron al nuevo y letal virus “un simple resfriado”, como el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Las consecuencias de este retraso en la reacción se están viendo ahora, dijo la OPS.

Un nuevo informe del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas alertó sobre una grave consecuencia socioeconómica de COVID-19: 14 millones de personas en la región están al borde del hambre por la crisis que ha generado la pandemia.

El informe indica que el número de personas que pasan hambre se elevará de 3.4 millones a casi 14 millones en el curso de 2020.

Y esta ola de hambre está afectando especialmente a las áreas megaurbanas, en donde ya el 17% de la población tiene una sola comida al día.

El 69% de los hogares en Latinoamérica y el Caribe se han visto afectados económicamente por la pandemia.

En Europa

Las ligas de fútbol europeas, entre ellas las de Alemania, el Reino Unido y España, han vuelto a la cancha para jugar sus torneos habituales en esta época del año, pero con un detalle muy significativo: sin fanáticos gritando desde las gradas.

Los jugadores que están en el banco, los técnicos y el personal tienen máscaras faciales. Y los festejos luego de un gol ya no son tan intensos y llenos de abrazos.

En los Estados Unidos y el resto del continente todavía no se ha decidido cuándo reabren las canchas y solo se permite el ingreso de los jugadores para que practiquen individualmente.

Máscaras sí o sí

Nuevos estudios afirman que si todas las peronas usaran máscaras en público, eso podría ser suficiente para prevenir una segunda ola de infecciones y más casos de COVID-19.

Aunque la gente ha adquirido masivamente este nuevo hábito, todavía hay muchos que se reusan a usar los tapabocas.

Dos estudios de las universidades de Cambridge y Greenwich en el Reino Unido concluyeron que esta simple medida de salud pública es eficaz en sí misma, sin necesidad de volver a las cuarentenas estrictas.

Johns Hopkins University creó un mapa de casos , casi en tiempo real, que también puedes ver y seguir aquí:

Qué son los coronavirus

Los coronavirus (CoV) son una amplia familia de virus que pueden causar diversas afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como ocurre con el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el que ocasiona el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV). Un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano.

Cómo se contrae el coronavirus

Los coronavirus se pueden contagiar de los animales a las personas (llamada transmisión zoonótica). Estudios comprobaron que el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano y que se ha producido transmisión del MERS-CoV del dromedario al ser humano. Además, se sabe que hay otros coronavirus circulando entre animales, que todavía no han infectado al ser humano.

Síntomas característicos

Esas infecciones suelen causar fiebre y síntomas respiratorios (tos y disnea o dificultad para respirar). En los casos más graves, pueden causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

También dolor de cabeza y pérdida del gusto y el olfato.

Cómo prevenir el contagio

Las recomendaciones habituales para no propagar la infección son lavarse las manos con frecuencia y cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar (con el brazo, no con la mano). Se deben utilizar máscaras, especialmente en lugares cerrados. 

También se debe evitar el contacto cercano con cualquier persona que presente signos de afección respiratoria, como tos o estornudos. Cumplir con el “distanciamiento social” y permanecer en casa si aparecen síntomas.

Fuentes: OMS, CDC, National Health Commission of China, Johns Hopkins.