Nadadora olímpica guatemalteca se retira de la natación a los 21 años, tras sufrir abuso psicológico y sexual

Valerie Gruest lo reveló a través de un comunicado

Gruest fue la atleta más joven de la delegación guatemalteca en los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Gruest fue la atleta más joven de la delegación guatemalteca en los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Foto: Clive Rose / Getty Images

La nadadora olímpica guatemalteca Valeria Gruest anunció su retiro de la disciplina a sus 21 años. La joven que representó a su país en los Juegos Olímpicos de Río 2016 expresó sus razones mediante un comunicado, en el que explica que durante su carrera vivió situaciones complicadas en cuanto a abusos y lesiones.

Estoy rompiendo el silencio y anunciando oficialmente mi retiro de la natación competitiva. La natación me desafió a siempre superar mis límites para convertirse en una mejor versión de mi misma y me dio el coraje de luchar por mi libertad, incluso cuando las cosas se pusieron difíciles”, explica al inicio de la misiva Gruest, quien es hija de Karin Slowing y sobrina de Melanie Slowing, ambas nadadoras olímpicas en Los Ángeles 1984 y Atenas 2004, respectivamente.

https://www.instagram.com/p/BJjwljYjnXR/

 

Más adelante en la carta, la joven nadadora se pone seria y explica que vivió una trayectoria difícil, muy alejada de lo que proyectaba ante los medios en competencias y entrevistas.

“Mi realidad auténtica a lo largo de mi vida ha sido completamente diferente de lo que todos han podido ver, ya que soporté abuso psicológico, físico y sexual mientras crecía. No fue hasta hace tres años que puede separarme de mi abusadora para detener este ciclo y procesar estos eventos”, agregó.

https://www.instagram.com/p/CBuPLnWAp0g/

Valerie, quien fuera una promesa del deporte de Guatemala, debutó en competencias internacionales a los 4 años y tuvo su mejor desempeño durante el Campeonato Centroamericano y de México (Camex) 2016, que se realizó en Panamá, donde obtuvo 10 medallas de oro y 2 de plata. Sin embargo, mantener el éxito no ha sido nada sencillo para la nadadora, por lo que tomó la decisión de despedirse de este deporte.

“Tuve que superar más lesiones de las que puedo contar, me sometí a cuatro cirugías reconstructivas y luché por mi salud mental. Llegué a mi punto de ruptura, tanto física como mentalmente, lo que me llevó a despedirme del deporte que me enseñó las mejores lecciones de vida: trabajo duro, disciplina, superación de las dificultades, nunca rendirse y luchar por nuestros sueños”, menciona Valerie.

https://www.instagram.com/p/BQJyagjjzTF/

“Ha sido difícil, ha sido una pelea diaria y hubo momentos en que no estaba segura de si iba a lograrlo. Aprendí que la familia no siempre es sangre: son los amigos quienes te apoyan en tus momentos más difíciles, te aceptan por lo que eres, te aman incondicionalmente y hacen que la vida valga la pena”, remató la joven con 17 años de trayectoria.

https://www.instagram.com/p/BNvYy6yj87U/