Manda restaurar obra de arte y el resultado es desastroso

Un coleccionista tenía una copia de las Inmaculadas de Murillo y debido al paso del tiempo, se había deteriorado. Pidió ayuda a un restaurador de muebles y lo que hizo con el cuadro es aterrador
Manda restaurar obra de arte y el resultado es desastroso
El trabajo lo hizo una persona no experta en el tema.
Foto: Europa Press

Seguramente que cuando hablamos de obras de arte restaurada fallidas, la primera que se nos viene a la mente es el famoso Ecce Homo de Borja, esa que le dio la vuelta al mundo en 2012. Pero ahora ha salido un nuevo “trabajo” que parece quiere hacerle la competencia.

Resulta ser que un coleccionista de arte de Valencia le encargó a un restaurador de muebles y de otras piezas para que hiciera su labor con una copia que tiene de las famosas Inmaculadas de Murillo. El hombre pagó aproximadamente $1,350 dólares por dicho trabajo sin imaginarse la terrible decepción que viviría.

Resulta ser que cuando el restaurador le devolvió la obra, se percató que el rostro de la virgen María estaba completamente desfigurado, lucía irreconocible.

Cada día era peor

Debido al paso del tiempo y las mudanzas, el cuadro se había oscurecido, por lo que encargaron a una persona que conocían “de toda la vida”, porque había trabajado en los muebles de su familia, que dorara el marco y realizara una limpieza.

“En un primer momento nos trae el marco dorado junto al cuadro con una primera imagen que no se parece en nada a la original y niega totalmente que hubiera hecho algo, solo que el cuadro estaba sucio y que lo había limpiado, pero la cara está totalmente desfigurada” y con un parecido al Ecce Homo de Borja, relata el propietario.

“Nos dijo que conocía a personas especialistas que se dedican a esto y se lo llevó por segunda vez y fue peor porque la imagen que nos ha planteado ni siquiera obedece al aspecto inicial que tiene el cuadro”, agregó.

Ahora el coleccionista ha solicitado ayuda a un verdadero especialista en restauración de arte, quien intentará arreglarla.

Ahora, “la única solución es intentar quitar lo que han pintado” y con las técnicas y procedimientos adecuados y profesionales ver si queda algo debajo para actuar en consecuencia. “Pero ya pierde totalmente el sentido y el valor” de esta copia de principios de siglo XX. Es, además, una pérdida “sentimental”: “Es un cuadro de mi familia y te sientes fatal”, concluyó.

“Desgraciadamente es mucho más frecuentes de lo que se piensa. Solo conocemos los casos que la sociedad denuncia a través de prensa o redes sociales, pero hay multitud de situaciones donde las obras son intervenidas por personas que no tienen formación. Las obras sufren este tipo de intervenciones no-profesionales, pudiendo, provocar un cambio irreversible”, declaró la vicepresidenta de Relaciones Internas y coordinadora de la Asociación Profesional de Conservadores Restauradores de España (ACRE), María Borja.