“¿Qué culpa tengo de que Dios me bendiga?”: Pastor causa polémica por posar al lado de un Ferrari y de otros autos de lujo

Dante Gebel es muy popular en California, no solo por su iglesia sino por algunas extravagancias

El pastor asegura que el auto es una "donación".
El pastor asegura que el auto es una "donación".
Foto: Shutterstock

Dante Gebel es un hombre de 51 años, originario de Argentina, al cual la vida le llevó a emigrar desde hace muchos años a Estados Unidos, buscando su sueño de convertirse en actor, el cual no pudo concretar, por lo que decidió entregarse por completo a la palabra de Dios, convirtiéndose en pastor.

Recién llegó a EE.UU., Gebel tuvo que trabajar como técnico electricista para poder sobrevivir y al poco tiempo, asegura “haber sentido el llamado de Creador” para predicar su palabra, convirtiéndose en uno de los pastores evangélicos más conocidos, no solo en California sino en el mundo entero, en especial en su país natal.

Este hombre fundó su propia iglesia a la cual denominó “River Church” y cuenta con miles de fieles, principalmente de la comunidad hispana que radica en suelo estadounidense.

Además de pastor, Gebel es conferencista, autor de libros y sí, logró meterse al mundo de la actuación gracias a una serie basada en su vida que estaría coproduciendo junto con Netflix

Pero otra de las cosas que ha llamado la atención es que en la página web de su iglesia, pide a sus seguidores donaciones vía “Pay Pal, Visa, MasterCard y American Express. “Tu aporte nos ayuda a llevar el Evangelio a todo el mundo”, dice el sitio.

Es por ello que en los últimos días, Gebel ha generado polémica al compartir fotos en donde se le ve posando con autos de lujo, entre ellos un BMW último modelo y un Ferrari amarillo que, según el, fueron “donaciones”.

“¿Qué culpa tengo de que Dios me bendiga tanto y que Él sea fiel a sus promesas?”, dijo ante la sorpresa de algunos por los bienes materiales que ostenta.

“Dios bendice extravagantemente”, escribió en Instagram junto con la foto al lado del Ferrari, al tiempo en que aclaró que “ya volvió a sembrar” el auto.