EEUU recuperó 4.8 millones de empleos en junio

Las demandas de protección de desempleo semanales siguen rondando los 1.4 millones
EEUU recuperó 4.8 millones de empleos en junio
Muchos de los trabajos recuperados fueron en los sectores de bares, restaurantes y ventas al por menor. /Archivo
Foto: Getty Images

La economía de EEUU recuperó 4.8 millones de empleos en junio, el segundo mes consecutivo en el que millones de personas vuelven al trabajo después de los despidos masivos que se registraron en las primeras semanas de la crisis del coronavirus.

La recuperación se produce a la vez que se proyecta sobre ella la sombra de un fuerte incremento de contagios del COVID-19 lo que amenaza su continuidad.

Casi la mitad de los empleos que ahora se suman llegan del sector que engloba la actividad de bares, restaurantes, casinos, hoteles y parques de entretenimiento.

La tasa de desempleo queda en el 11.1%, 2.2 puntos porcentuales por debajo de mayo, según cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS). Antes de que explotara la crisis en EEUU, en febrero el desempleo afectaba tan solo al 3.3% de la población pero entre marzo y abril se perdieron 22.2 millones de puestos de trabajo que empiezan a volver.

En el caso de los latinos el desempleo afecta al 14.5% aunque este porcentaje no contempla la situación de los inmigrantes indocumentados. El mes pasado esta tasa era del 17.6% y se mantiene en el 15.3% en el caso de las mujeres latinas que han experimentado un desempleo mucho mayor durante la pandemia.

El presidente, Donald Trump, intervino ante la prensa poco después de conocerse estas cifras en la mañana del jueves para dedicar a la recuperación desde lo más profundo de la crisis adjetivos como “grandes cifras”, “histórico”, “increíbles números”, “extremadamente buenas cifras”. Aunque la economía está oficialmente en recesión, el presidente dijo que “se está recuperando con fuerza” del “virus de China”. “Podían haberlo parado, ellos lo saben”, dijo.

El presidente no aceptó preguntas tras hacer referencia a la mejora de una histórica contracción en el empleo debido a una pandemia que está muy lejos de remitir en EEUU. El miércoles fue el día que más casos nuevos se registraron en el país, unos 52,789 según las tabulaciones de The New York Times. Ese récord es un problema a la hora de dejarse llevar por el optimismo en lo tocante a una recuperación económica que depende de la mejora de la salud.

Las cifras del BLS se anticiparon un día por la festividad del 4 de julio y coincidieron con las correspondientes a las solicitudes iniciales de seguro de desempleo que en la semana que acabó el 27 de junio fueron de 1.42 millones. Es decir, se sigue destruyendo empleo con cifras que superan el millón o sigue habiendo trabajadores que solo ahora están consiguiendo que su solicitud llegue a tramitarse.

En total 19.29 millones de personas llevan más de dos semanas cobrando esta ayuda por falta de trabajo, de acuerdo a las estadísticas del Departamento de Trabajo.

La recuperación de los empleos reflejan “una continuada reanudación de la actividad económica que fue recortada en marzo y abril debido a la pandemia del coronavirus (COVID-19) y los esfuerzos en contenerla”, se explica desde el BLS.

15 millones de desempleados

Desde The Conference Board, la mayor organización empresarial del país, se explica que la verdadera tasa de desempleo una vez que se ajusta al error que se ha cometido con la clasificación de despidos temporales, es del 12.3% en julio. Los economistas de esta organización no pasan por alto que hay casi 15 millones menos de personas trabajando que en febrero

Adicionalmente, los analistas han sido cautos a la hora de calificar las cifras de la recuperación por la fluidez de la situación. Hay que tener en cuenta que la recogida de los  datos de desempleo se hace en las dos primeras semanas del mes cuando los casos de coronavirus eran casi la mitad que a finales de junio. No se descarta que haya revisiones negativas a estas cifras dada la tendencia al alza de los contagios.

(La línea roja del tuit es la de la semana de referencia de los datos que usa el BLS para calcular el desempleo)

La mayor parte de los economistas aseguran que no se recupera la economía sin controlar el virus y tanto si hay cierre por orden como si no, la demanda de servicios cae cuando se sabe que no hay control sobre la expansión de la enfermedad.

Gad Levanon, vicepresidente del instituto de empleo de The Conference Board, explicaba  que “el incremento del empleo es debido simplemente a la reapertura de muchas economías en los estados, la cuestión es si ese incremento continuará”. La duda de Levanon se debe a que 35 estados, entre ellos los tres con más población, están viendo una subida de casos de COVID.

No es el único que lo piensa, desde el American Enterprise Institute, James Pethokoukis explicaba que las señales más recientes implican que puede haber una cancelación de reaperturas dado el aumento de las infecciones.

Pethokoukis, citaba a los economistas de JP Morgan que explican que la segunda oleada del virus “(o la persistente primera) deja lugar a la duda de que esta mejora pueda ser sostenida”.

“Aunque la recuperación laboral ha sobrepasado las expectativas, solo se han recuperado tres de cada 10 empleos”, recuerda Gregory Daco, economista jefe de Oxford Economics. Daco sugiere que los políticos no lean la mejora y piensen que “se ha cumplido la misión”. De hecho insta a que se preste atención a lo dañado que está aún el empleo y el hecho de que se acabe el refuerzo del seguro de desempleo mientras suben los contagios. Es algo “debe motivar a los legisladores para acelerar una intervención fiscal que asegure una fuerte recuperación”.

Mark Hamrick, de Bankrate, daba la bienvenida a las cifras pero también fijaba la vista en la situación en su totalidad advirtiendo que el desempleo es aún muy elevado y continua afectando a muchas personas que están en posiciones “muy difíciles”.

Levanon remarcaba que la “dura realidad” es que el desempleo estará entre el 11% y el 15% en el futuro que tenemos a la vista. Este economista recuerda que el desempleo tras la Gran Recesión “llegó a su pico en el 10% en un mes. Cuanto antes nos demos cuenta de esto más posibilidad tendremos de evitar una segunda Gran Depresión”.

Muchas de las re-contrataciones han estado apoyadas por estímulos monetarios (por parte de la Reserva Federal) y fiscales (como el CARES Act) pero algunos de estos soportes están empezando a desarmarse. El refuerzo del desempleo (con $600 semanales) vence en pocas semanas. El PPP, no obstante, ha sido ampliado porque aún existía dinero para ello que no ha sido usado cuando se vencía el plazo para pedirlo el 30 de junio.

En su intervención, Trump volvió a mencionar que se está trabajando en estímulos económicos de nuevo sin dar detalles. La Casa Blanca se resiste a renovar el plus de desempleo porque alegan que se desincentiva la búsqueda de trabajo.

¿Dónde se crea empleo?

La mayor parte de los empleos, 2.1 millones, se recuperaron en el sector de bares, restaurantes, casinos y hoteles. Solo los restaurantes y los bares volvieron a contratar a 1.5 millones de personas que se unen a los que también se sumaron en mayo. Pese a ello el sector aún está 3.1 millones por debajo de las cifras de febrero.

En tiendas al por menor se volvieron a contratar a 740,000 personas. El sector aún está 1.3 millones de empleos por debajo de antes de la pandemia. Casi todas las tiendas que han vuelto a recuperar el empleo son de ropa y complementos, muebles y concesionarios de carros.

En educación y servicios médicos también se ganaron más de medio millón de empleos coincidiendo con la apertura de prácticas médicas y atención primaria recortada durante marzo y abril.

En las residencias de ancianos se sigue perdiendo empleo pero se ha recuperado en servicios sociales y los lugares donde cuidan a niños.

El empleo en las manufacturas sumó 356,000 empleos y la construcción 158,000.