Trasladan a cárcel de Nueva York a millonaria amiga de pedófilo Jeffrey Epstein; estricta vigilancia para evitar suicidio u homicidio

Especulan sobre la calidad de información que podría proveer a los fiscales sobre otros sospechosos de alto nivel
Trasladan a cárcel de Nueva York a millonaria amiga de pedófilo Jeffrey Epstein; estricta vigilancia para evitar suicidio u homicidio
Ghislaine Maxwell en un evento a favor de la mujer en NYC, 2013
Foto: Laura Cavanaugh / Getty Images

Ghislaine Maxwell, la millonaria británica que estaba siendo buscada desde hace un año como supuesta cómplice de su ex novio Jeffrey Epstein, fue trasladada ayer de una cárcel de New Hampshire a un calabozo federal en Brooklyn (NYC), donde sigue siendo estrictamente vigilada para preservar su vida.

Maxwell (58) y el multimillonario neoyorquino Epstein, quien se suicidó a los 66 años estando detenido en Manhattan en agosto, han sido señalados de llevar a menores de edad a una variedad de residencias de lujo, en Nueva York, el Caribe y Europa, donde fueron abusadas sexualmente por sus amigos célebres y millonarios, según los fiscales.

Fotografías de Maxwell con diversas personalidades han circulado por años en la prensa, incluyendo su presencia en primera fila en la boda de Chelsea Clinton en 2010.

Desde su arresto en julio de 2019, The New York Times destacó la amistad previa de Epstein con conocidos como el Príncipe Andrés de Inglaterra, el cineasta Woody Allen, la modelo Naomi Campbell y los presidentes Donald Trump y Bill Clinton.

En medio de especulaciones sobre la calidad de información que Maxwell podría proveer a las autoridades sobre otros sospechosos, las autoridades quieren evitar que tenga el mismo final abrupto de Epstein, quien murió en un supuesto suicidio estando detenido hace un año en el Centro Correccional Metropolitano (MCC) del Bajo Manhattan.

Maxwell fue buscada activamente durante un año y finalmente detenida el 2 de julio en una mansión rural donde estaba escondida. Ayer la trasladaron de la Casa de Correcciones del Condado Merrimack (New Hampshire) al Centro de Detención Metropolitano (MDC) en Brooklyn, confirmaron funcionarios de la Oficina de Prisiones federal (BOP).

El domingo, los fiscales le pidieron a un juez federal de Manhattan que establezca su lectura de cargos en la corte para el próximo viernes 10.

“Después de la debacle con Epstein, nada le puede pasar” a Maxwell, dijo una fuente al New York Post, agregando que un acuerdo de culpabilidad es posible si la detenida “tiene pruebas que conduzcan a la convicción de un pez más grande”.

Los fiscales han dejado esa opción sobre la mesa, mientras Maxwell enfrenta dos cargos de perjurio además de cuatro cargos relacionados con tráfico sexual de menores de edad.

Christopher Mason, un presentador de televisión y periodista que conoce a Maxwell desde la década de 1980, afirmó que ella utilizará su arsenal secreto de cintas sexuales del difunto pedófilo como “una póliza de seguro” para salvarse de los cargos federales.

Según Mason, Epstein tenía cámaras en sus múltiples hogares y mantuvo grabaciones de vigilancia de todo lo que sucedía allí.

La prensa ha recordado que su amiga multimillonaria se mudó a EE.UU. para escapar del pasado extravagante y cuestionado de su padre, el magnate de los medios de comunicación Robert Maxwell, quien integró el Parlamento británico como diputado laborista entre 1964 y 1970.

El mundo se enteró después de su muerte en 1991 en las Islas Canarias (España) que había estado en graves dificultades financieras y robado los fondos de pensiones de sus empleados para apuntalar su imperio en ruinas. Ghislaine es la menor de sus nueve hijos.

El escándalo salpicó a la Casa Blanca, llevando el año pasado a la renuncia del Secretario del Trabajo, Alex Acosta, el único latino en el gabinete de Trump, debido a que fue él quien, siendo fiscal en Miami, negoció un acuerdo de culpabilidad con Epstein, cuando fue acusado por primera vez en 2008.

Hace un mes, Geoffrey Berman, fiscal federal de Manhattan, criticó y desmintió fuertemente al Príncipe Andrés, después de que sus abogados afirmaran que el noble británico se había ofrecido a hablar con los federales sobre su cuestionada amistad con Epstein.

Busque ayuda