El día que la soldado Vanessa Guillén se pronunció sobre los suicidios en el Ejército de EEUU

Del mensaje se desprende claramente la inquietud de la joven asesinada en la base militar Fort Hood
El día que la soldado Vanessa Guillén se pronunció sobre los suicidios en el Ejército de EEUU
Una de las entradas de la base militar texana de Fort Hood.
Foto: EFE

El 27 de noviembre del año pasado, la soldado Vanessa Guillén alertó de manera muy sútil sobre el problema del alto número de suicidios en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos por medio de un mensaje en su cuenta de Twitter.

Aunque muy limitado para llegar a conclusiones, del mensaje se desprende claramente la inquietud de la joven de 20 años, en ese entonces destacada en la base militar Fort Hood, en Texas, por el tema.

Guillén, cuyos restos hallados en una zona cerca del río León fueron confirmados esta semana, retuiteó una imagen de otra usuaria con un comentario  que leía: “La tasa de suicidios está creciendo dentro del Ejército de Estados Unidos…pero nadie habla de eso porque todos pensamos que nosotros lo tenemos resuelto”. La imagen que acapara la publicación indica: “Uniéndose al Ejército”. El post inicial, además,  incluye la frase “Sco pa tu manaa?”, que significa “¿Qué opinas de esto?”

Cuando la soldado compartió el tuit se había cumplido más de un año desde que superó el “BCT” del Ejército o “Entrenamiento Básico de Combate”, según lo anunció Vanessa en la misma red social.

El también llamado “boot camp” -que consta de tres fases- es el paso inicial para ingresar al Army.

El 23 de agosto, la soldado de origen mexicano, celebraba públicamente haber pasado el reto con un mensaje que leía: “¡Gracias a Dios por este logro!”. La etiqueta #Armystrong formaba parte de la publicación.

Según la versión que manejan las autoridades, Guillén fue asesinada por otro soldado con el que se encontró en el salón de armas de la base el pasado 22 de abril para un supuesto inventario.

Aaron David Anderson, de 20 años, se suicidó la semana pasada en una avenida de Killeen, no muy lejos del espacio militar, cuando iba a ser intervenido por agentes investigadores en relación con el caso.

Anderson fue identificado como el sospechoso de golpear a Vanessa hasta la muerte con un martillo en medio de un altercado verbal sobre su relación con Cecily Aguilar, quien está legalmente casada con otro soldado que estuvo destacado en Fort Hood.

Aguilar está siendo procesada criminalmente a nivel federal por manipular evidencia de un asesinato.

A la acusada de 22 años se le atribuyó haber ayudado a Robinson a desmembrar y enterrar los restos de Vanessa en varias fosas en el condado Bell, luego de que intentaran sin éxito quemar el cadáver.