Vanessa Guillén y Gregory Morales: las claras similitudes entre los casos de los soldados de Fort Hood asesinados

Las autoridades militares han insistido en que los casos no están vinculados
Vanessa Guillén y Gregory Morales: las claras similitudes entre los casos de los soldados de Fort Hood asesinados
Gregory Morales y Vanessa Guillén fueron asesinados mientras se encontraban en o cerca de Fort Hood.
Foto: Fort Hood Press Center / Cortesía

A los reclamos en redes de “Justicia para Vanessa Guillén” se han sumado los de parientes y amigos del también soldado asesinado Gregory Morales.

Morales, cuyos restos hallados en una zona apartada en Killeen el 19 de junio cuando las autoridades intensificaron la búsqueda de Guillén, fueron sometidos a una autopsia. El joven desapareció también de la base militar de Fort Hood sin que las autoridades tengan pistas de qué fue exactamente lo que le ocurrió.

Los investigadores del espacio militar se han reafirmado en que continúan la pesquisa del crimen que se investiga como violento o “foul play”, pero que el mismo no tiene vínculo con el de Vanessa.

Sin embargo, en vista de las similitudes entre la sucesión de eventos y sus protagonistas, el llamado para llegar al fondo del caso Guillén se extiende al de Morales con múltiples publicaciones diarias en redes como Twitter y Facebook para que se agilicen los procedimientos investigativos y se esclarezcan ambos casos.

En medio de la presión pública, esta semana se informó que el Ejército de Estados Unidos le informó a Kim Wedel, madre del fallecido, que su nombre fue sacado de la lista de desertores de las filas militares. Lo anterior facilitaría que el Army asumiera los gastos fúnebres del sepelio del soldado y se le despidiera con honores.

RIP Gregory Wedel Morales. You were NEVER AWOL.(Artist: Alex Wentz)

Posted by Prima M. Herrera on Wednesday, July 15, 2020

#UPDATE – Brandon Hamilton KWTX has learned slain Fort Hood soldier Gregory Wedel Morales will be reinstated so that he…

Posted by KWTX News 10 on Tuesday, July 14, 2020

Las autoridades habían indicado con anterioridad que para realizar ese trámite tenían que evaluar los resultados de la autopsia y clarificar las causas de la muerte.

En entrevista este martes con 6 News, Wedel dijo que -basado en la evidencia con la que cuentan las autoridades militares-, el Ejército “reinstalaría de desertor a miembro activo al momento de su muerte”. La progenitora, sin embargo, dijo desconocer a qué evidencia se refieren.

Similitudes entre el caso de Guillén y el de Morales

Rangos militares

Tanto Guillén como Morales no se llevaban mucho en edad y estaban comenzando en las filas de las Fuerzas Armadas. La primera tenía 20 años al momento de su desaparición de Fort Hood; mientras que Morales, 23.

En el caso de la joven de origen mexicano, ésta pertenecía al 3er Regimiento de Caballería como soldado de primera clase (PFC). Tras su asesinato, presuntamente a manos del soldado suicida Aaron David Robinson en la armería del fuerte, el Ejército la ascendió a Especialista (“SPC”), uno de los cuatro rangos júnior del Army.

Un Especialista en el rango avanzado más común para un soldado de primera clase privada.

Morales de la Primera División de Caballería era un soldado de segunda clase privada (PV2), que es la primera promoción que pueden recibir los enlistados luego de completar el entrenamiento básico.

Última vez  y lugar donde fueron vistos

En ambos casos, los soldados fueron divisados por última vez antes de desaparecer en la zona de estacionamiento de Fort Hood o no muy lejos de las instalaciones.

A Guillén, según el comunicado de las autoridades militares, se le vio, entre las 11:30 a.m. y 12:30 p.m. del 22 de abril, en el estacionamiento de la sede del Tercer Regimiento de Caballería al que pertenecía. Vestía una camiseta negra y pantalones deportivos color violeta.

“Las llaves de su carro, de su habitación en el cuartel, la tarjeta de identificación y su billetera fueron encontradas posteriormente en el salón de armas donde estaba trabajando temprano ese día”, indica un comunicado del CID en su página web.

A Morales se le divisó por última vez, la noche del 19 de agosto de 2019, éste supuestamente conducía su auto KIA Rio negro del 2018 en el exterior de la base militar.

El vehículo tenía una licencia provisional de Texas con la numeración “46190B3”.

Al día siguiente se tuvo el último contacto verbal con el joven, aunque la naturaleza del mismo no consta en el comunicado de las autoridades militares.

Kim Wedel, madre de Morales, dijo a KCEN que su hijo “llamó y solicitó dinero para gasolina” y dijo que “había comprado un nuevo carro”.

Pronunciamiento público de las autoridades

En ambos casos, las autoridades del espacio militar han reaccionado públicamente de manera hermética y tardía ante los hechos bajo el argumento de que se trata de investigaciones  en curso.

En el caso de Guillén, a pocos días de que se cumplieran dos meses de su desaparición, fue la primera vez que un alto oficial pidió ayuda por medio de un video en redes sociales para esclarecer el caso y detener a los sospechosos.

En cuanto a la pesquisa de Morales, no fue hasta que fueron identificados sus restos, que las autoridades en Fort Hood insistieron en la recompensa de hasta $25,000 por pistas que ayuden a la ubicación de los responsables.

Aún oficiales de alto rango no han ampliado sobre el caso ni en videos en redes ni en conferencias de prensa.

Para marzo pasado, nueve meses después de su desaparicón, ya la madre del soldado había empezado a pronunciarse públicamente en medios en reclamo para que encontraran a su hijo.

Días después de la desaparición, el Departamento de la Policía de Killeen informó que se sumó a los esfuerzos de búsqueda y a las indagaciones lideradas por el Comando de Investigación Criminal del Ejército (CID), el mismo organismo que encabeza la pesquisa por la desaparición de Guillén.

Lugar donde fueron encontrados los restos

Tanto los restos de Guillén como de Morales fueron hallados no muy lejos de la base militar.

En el caso de Vanessa, sus restos fueron descubiertos en tres fosas cerca del río León en el condado Bell. Quienes dispusieron del cadáver, lo desmembraron, decapitaron e intentaron sin éxito quemar los restos.

El sospechoso de haberla matado a martillazos en el armería dela base es el soldado Aaron David Anderson, quien alegadamente se suicidó cuando era abordado por investigadores en la avenida East Rancier hace una semana. Por el crimen, está acusada a nivel federal Cecily Aguilar, quien mantenía una relación sentimental con el Especialista.

Aguilar, quien enfrenta cargos de manipulación de evidencia, habría ayudado a Robinson a disponer del cuerpo.

Sobre las circunstancias de la muerte de Morales no se tienen muchos detalles. Ni siquiera se tiene información sobre los resultados de la autopsia a casi un mes de que sus restos fueron hallados no muy lejos del fuerte en un campo cerca de Florence Road, en Killeen.

La gran diferencia

Al momento de su desaparición, Guillén seguía siendo una miembro activo del Ejército.

Morales, por su parte, había sido catalogado como AWOL (ausencia sin permiso del servicio activo), y, posteriormente, como desertor. Las causas se desconocen.

Su madre dijo que las autoridades pasaron de ubicarlo de una clasificación a otra en un periodo de 30 días.

Los oficiales de Fort Hood indicaron que el muchacho estaba fuera de procesamiento del Ejército y programado para ser dado de alta en los próximos días antes de que se le perdiera el rastro.